Publicado 24/02/2021 14:33CET

Coronavirus.- República Checa apunta a un endurecimiento de las restricciones ante una situación "extremadamente grave"

14 February 2021, Czech Republic, Prague: Czech Republic's Prime Minister Andrej Babis speaks during a press conference following a government meeting. Photo: Vít ?imánek/CTK/dpa
14 February 2021, Czech Republic, Prague: Czech Republic's Prime Minister Andrej Babis speaks during a press conference following a government meeting. Photo: Vít ?imánek/CTK/dpa - Vít ?imánek/CTK/dpa

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de República Checa, Andrej Babis, ha apuntado este miércoles la necesidad de endurecer las restricciones vigentes en el país por la pandemia de COVID-19 porque la situación epidémica es "extremadamente grave".

"Estamos convencidos de que las medidas deben reforzarse y modificarse", ha resumido, recalcando que, si no se hace, "en las próximas dos semanas" el sistema de salud del país tendrá "grandes problemas".

En un rueda de prensa, recogida por CT 24, Babis ha insistido en que la situación de República Checa es peor que nunca y ha hecho hincapié en la necesidad de evitar "una catástrofe total". Así, la ciudadanía ha de minimizar contactos y preservar en las restricciones hasta que suficientes ciudadanos estén vacunados. "Antes de que podamos empezar a pensar en aflojar de nuevo, no hay otra solución", ha zanjado.

Se espera que las autoridades checas hagan públicos los detalles sobre las nuevas limitaciones durante la jornada, mientras los ministros tienen previsto reunirse con la oposición del país, empresarios y sindicatos. Babis ya ha avanzado que pretende que la oposición acepte ampliar el estado de emergencia y ha apuntado a que las restricciones serán similares a las impuestas en la primera ola. "Tenemos que reaccionar", ha justificado.

El viceministro de Salud checo, Vladimir Cerny, volvió a advertir el martes de que la capacidad de las unidades de cuidados intensivos del país está cerca del "agotamiento absoluto", por lo que no descartó solicitar ayuda a otros países.

Según detalló, las UCI podrían estar "exhaustas" en "dos o tres semanas" y señaló que esta situación podría darse si República Checa cuenta con menos del 5 por ciento de las camas libres. Actualmente, quedan libres alrededor del 15 por ciento de las camas.

Actualmente, más de 6.500 personas están internadas en República Checa recibiendo tratamiento médico. De ellos, 1.300 están en unidades de cuidados intensivos. En este sentido, Babis ha descrito el aumento de las hospitalizaciones en las unidades de cuidados intensivos como "dramático".

Con 968 nuevas infecciones por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, el país europeo tiene la mayor incidencia de casos de COVID-19 de la Unión Europea. Hasta ahora se han confirmado más de 1,1 millones de positivos, incluidas más de 19.600 víctimas mortales a causa de la enfermedad.

Entretanto, la imposición del uso de mascarillas FFP2 en zonas multitudinarias, como supermercados o transporte público, se ha aplazado hasta este jueves. Iba a entrar en vigor el lunes, pero muchas farmacias e instalaciones donde las vendían se han quedado sin suministro.