Publicado 29/11/2020 14:17CET

Coronavirus.-República Checa relaja las restricciones vigentes por la pandemia de COVID-19 ante el descenso de contagios

16 November 2020, Czech Republic, Hradec Kralove: A medical worker in protective clothing takes a nasal swab from a patient for a coronavirus(9COVID-19) test. Photo: David Taneèek/CTK/dpa
16 November 2020, Czech Republic, Hradec Kralove: A medical worker in protective clothing takes a nasal swab from a patient for a coronavirus(9COVID-19) test. Photo: David Taneèek/CTK/dpa - David Taneèek/CTK/dpa

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de República Checa ha anunciado este domingo que el país pasará del nivel cuatro de riesgo por la pandemia de COVID-19 al tercero, lo que implica una relajación de las restricciones impuestas, según ha anunciado el ministro de Salud, Jan Blatny.

En concreto, tiendas y restaurantes podrán reabrir desde este jueves desde las 6.00 horas hasta las 22.00 y se levantará el toque de queda nocturno, actualmente vigente entre las 23.00 y las 5.00 horas, ha informado la cadena CT24.

Los restaurantes no podrán atender en barra y se permitirá a cuatro personas sentarse juntas, mientras que el aforo de las instalaciones alcanzará, como máximo, el 50 por ciento. Hasta ahora, los restaurantes sólo podían operar para proporcionar comida para recoger en el local y tenían que cerrar a las 23.00 horas.

En cuanto a las tiendas y centros comerciales, tendrán que garantizar un límite de 15 metros cuadrados por cliente y podrán operar también los domingos.

En general, hasta 50 personas podrán reunirse en el exterior, en lugar de las seis actuales, y se ha levantado la prohibición del consumo de alcohol en lugares públicos.

Peluquerías, salones de belleza y salones de masaje también podrán reanudar sus labores desde el jueves. El Gobierno ha precisado que no recomienda la instalación de mercados navideños en el exterior, si bien no los ha prohibido.

Si finalmente se celebran, tendrán que seguir las mismas normas que los mercados de alimentos, es decir, una separación de cuatro metros entre los puestos y la prohibición de consumir bebidas y comida en el lugar.

Hasta ahora, República Checa ha confirmado más de 518.000 personas contagiadas de COVID-19, incluidas más de 8.000 víctimas mortales debido a la enfermedad.