Publicado 18/11/2021 15:22CET

Coronavirus.- República Checa restringe la entrada a restaurantes y grandes eventos a los no vacunados

Archivo - 02 January 2021, Czech Republic, Jihlava: A medic of the Regional Hospital in Jihlava receives her dose of the Biontech/Pfizer COVID-19 vaccine. Photo: Lubo? Pavlíèek/CTK/dpa
Archivo - 02 January 2021, Czech Republic, Jihlava: A medic of the Regional Hospital in Jihlava receives her dose of the Biontech/Pfizer COVID-19 vaccine. Photo: Lubo? Pavlíèek/CTK/dpa - Lubo? Pavlíèek/CTK/dpa - Archivo

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de República Checa han anunciado este jueves una batería de nuevas medidas contra la pandemia de coronavirus tras el repunte de contagios que vive el país, entre las que destaca la restricción de acceso a los restaurantes y grandes eventos a los ciudadanos que no estén vacunados contra la COVID-19.

Hasta ahora, aquellos que no contaran con el pase sanitario, donde se refleja la vacunación o haber superado la enfermedad, podían presentar una prueba negativa de coronavirus y acceder a los servicios de hostelería o peluquerías, por ejemplo, aunque a partir de ahora esta prueba solo la podrán presentar los jóvenes de entre 12 y 18 años que no haya recibido la inyección.

En una rueda de prensa, el primer ministro checo, Andrej Babis, junto al ministro de Salud, Adam Vojtech, han detallado, además, que los trabajadores que no estén vacunados deberán comenzar a presentar una prueba diagnóstica semanal.

Babis ha indicado que el Gobierno presentará una propuesta al Parlamento para aumentar la atención sanitaria, algo que se discutirá el próximo martes, según 'Lidovky', cuando también se abordará una posible compensación a las empresas por las pruebas a los empleados.

En cuanto al incremento de restricciones para los no inmunizados, las autoridades han indicado que están siguiendo el ejemplo de Austria y el estado alemán de Baviera.

Las autoridades, antes de tomar la decisión sobre las nuevas medidas, se han reunido con un equipo de representantes de la futura coalición gubernamental.

República Checa, al igual que gran parte de los países europeos, atraviesa un repunte de los contagios que provocó que el miércoles se anotara un nuevo récord de casos diarios, con más de 22.400. Algunas regiones checas como Pardubice, Olomouc, Zlin, Moravia del Sur y Moravia-Silesia han pedido ayuda al Ejército para aliviar el trabajo del personal sanitario en los hospitales.

Ya se habían impuesto medidas anteriormente, que obligan a los checos a llevar mascarilla en interiores y en transporte público.

Contador