Publicado 17/07/2021 08:30CET

Coronavirus.- Sídney endurece las restricciones ante el incremento de contagios con la variante Delta

A general view of the central business district in Sydney, Saturday, July 17, 2021. The stay-at-home orders for coronavirus-hit Greater Sydney and surrounds have been tightened with the lockdown extended for a further 2 weeks. (AAP Image/Dan Himbrechts) N
A general view of the central business district in Sydney, Saturday, July 17, 2021. The stay-at-home orders for coronavirus-hit Greater Sydney and surrounds have been tightened with the lockdown extended for a further 2 weeks. (AAP Image/Dan Himbrechts) N - AAPIMAGE / DPA

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de la región metropolitana de Sídney han endurecido este sábado las restricciones ante el aumento de los casos de coronavirus relacionados con la variante Delta, especialmente contagiosa.

Con la confirmación de 111 casos nuevos en el estado donde se encuentra la gran ciudad australiana, Nueva Gales del Sur, el Gobierno australiano ha ordenado el cierre de comercios minoristas no esenciales a partir de la medianoche, así como el cese de obras hasta el 30 de julio, la fecha en la que termina el estado de confinamiento actual.

"No subestimamos el impacto que esto tiene en nuestros negocios", ha explicado también este sábado la primera ministra del estado, Gladys Berejiklian. "Ésta es nuestra oportunidad de acabar con este virus y asegurarnos de que las familias y las empresas puedan recuperarse lo más rápido posible", ha indicado en comentarios recogidos por el Sydney Morning Herald.

Además, a las personas que viven en tres áreas del estado se les ha prohibido abandonar esos lugares, excepto en circunstancias excepcionales, en un intento de cercar el virus que se ha concentrado cada vez más en esas comunidades, ha añadido la primera ministra del estado.

Dado el número de casos en Sídney es muy posible que las autoridades amplíen de nuevo el estado de confinamiento, máxime cuando sus brotes se han extendido a Melbourne, la segunda ciudad más grande del país, que cerró durante dos semanas a fines de mayo para detener la propagación de la cepa delta.

Su estado, Victoria, ha registrado 19 nuevas infecciones en las últimas horas, nueve más que el viernes, cuando volvió a entrar en un estado de confinamiento durante cinco días. Ahora hay más de 10.000 contactos cercanos aislados en todo el estado como resultado del brote actual.

El tardío lanzamiento de la vacuna en Australia, uno de los más lentos entre los 38 países de la OCDE, ha hecho que el país sea particularmente vulnerable a la variante delta. Las fronteras internacionales de Australia permanecen, en gran parte, cerradas.

Contador