Publicado 18/08/2020 02:36CET

Coronavirus.- Túnez reconoce que la situación del coronavirus en el país se está volviendo "grave" y "peligrosa"

Coronavirus.- Túnez reconoce que la situación del coronavirus en el país se está
Coronavirus.- Túnez reconoce que la situación del coronavirus en el país se está - Jdidi Wassim/SOPA Images via ZUM / DPA - Archivo

TÚNEZ, 18 Ago. (DPA/EP) -

El Ministerio de Salud de Túnez ha reconocido este lunes que la actual situación de la crisis sanitaria de la COVID-19 en el país del norte de África se está volviendo "grave" y "peligrosa" debido al creciente aumento en el número de casos positivos.

Así lo ha manifestado el director de salud pública del Gobierno tunecino, Taher Guergueh, quien ha señalado que "si no se siguen las instrucciones del Ministerio de Salud" el país tendrá "problemas".

Es por ello que Guergueh ha alertado durante una conversación para a la emisora tunecina Shems FM que "si es necesario cerrar una ciudad o una delegación", no dudarán en hacerlo.

En un principio, el Gobierno de Túnez optó por implantar medidas muy estrictas para hacer frente al avance del nuevo coronavirus, después de comprobar la situación a la que se enfrentaban algunos de sus vecinos de la región, como Argelia, Marruecos, o Egipto.

Sin embargo, las mismas autoridades decidieron flexibilizar algunas de ellas tras una breve tregua mostrada por la pandemia. A día de hoy, por ejemplo, sólo es obligatorio el uso de la mascarilla en las zonas de playa y en el transporte público de la capital, Túnez.

Hasta el momento, otras regiones del país habían estado exentas de las medidas, pues la gran parte de los contagios habían sido registrados en la capital.

No obstante, las autoridades de la gobernación de Gabes, en la coste este del Mediterráneo, han decretado el cierre de mezquitas y de los mercados al aire libre durante la semana, a la vez que se han levantado hospitales de campaña para atender a los enfermos.

Hasta la fecha, el Ministerio de Salud de Túnez ha informado de 2.185 casos acumulados del nuevo coronavirus, además de 56 muertes. Aunque son cifras muy pequeñas en comparación con el resto de países del norte del continente africano, el aumento de casos ha sido constante durante las últimas semanas.