Publicado 04/02/2021 17:49CET

Coronavirus.- Von der Leyen asistirá el miércoles al pleno de la Eurocámara para explicar su gestión con las vacunas

HANDOUT - 31 January 2021, Belgium, Brussels: European Commission President Ursula von der Leyen talks to EU commissioner for internal market Thierry Breton (R) during a video conference meeting with seven chief executives from pharmaceutical firms with E
HANDOUT - 31 January 2021, Belgium, Brussels: European Commission President Ursula von der Leyen talks to EU commissioner for internal market Thierry Breton (R) during a video conference meeting with seven chief executives from pharmaceutical firms with E - Etienne Ansotte/European Commiss / DPA

BRUSELAS, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, asistirá el próximo miércoles a un debate en el pleno del Parlamento europeo para rendir cuentas por su gestión de la compra conjunta de vacunas, algo que reclamaron varios grupos tras el fiasco de los retrasos en el reparto de dosis y las tensiones con Irlanda y Reino Unido por el control sobre las exportaciones.

Von der Leyen reaccionó a las primeras críticas recibidas durante la semana pasada reuniéndose a puerta cerrada con los principales grupos en la Eurocámara --PPE, S&D, Liberales y, un día después, los Verdes--, ante los que defendió la necesidad de negociar en bloque los contratos con los laboratorios y admitió errores en el diseño apresurado del mecanismo para evitar que se desvíen vacunas de la UE a terceros países.

La política alemana evitó entonces comparecer ante la Izquierda Europea, que reclama una investigación y que las respuestas de la jefa del Ejecutivo sean en público, pero fuentes del grupo consultadas por Europa Press han indicado que finalmente Von der Leyen ha aceptado reunirse con esta familia en una comparecencia el lunes por la tarde, que no será a puerta cerrada sino que se podrá seguir 'online'.

La intervención ante el pleno será, por tanto, su segunda comparecencia abierta ante eurodiputados, muchos de los cuales han criticado la falta de transparencia en el proceso de negociación y compra de la Unión Europea con los laboratorios que producen las vacunas contra el coronavirus.

Bruselas se escuda en que los contratos están protegidos por estrictas cláusulas de confidencialidad impuestas por las empresas para evitar dar cifras precisas sobre los precios de compra ni sobre los calendarios de reparto de dosis, si bien asegura que trabaja para convencer a las marcas para que levanten parte del secreto.

La polémica se agudizó a lo largo de la última semana cuando AstraZeneca, cuyo fármaco no fue autorizado por la UE hasta el viernes pasado, anunció que apenas podría suministrar una cuarta parte de las dosis comprometidas con los Veintisiete en los primeros meses.

El Ejecutivo comunitario, que ya tuvo que lidiar con un primer retraso de Pfizer resuelto amigablemente, reaccionó con mayor severidad ante AstraZeneca al sospechar que estaba reconduciendo parte de la producción prevista para la UE a países terceros, especialmente Reino Unido.

Ello llevó a los servicios de Von der Leyen a trabajar contrarreloj en un mecanismo de control sobre las exportaciones que diera poder a Bruselas para frenar la salida de vacunas si sospechaba que correspondían al pedido común.

Sin embargo, este instrumento que no pasó por el control previo de departamentos clave dentro de la Comisión estuvo a punto de desencadenar una grave crisis con Irlanda y Reino Unido, al prever reintroducir controles en la frontera del Úlster gracias a una salvaguarda del protocolo de Irlanda negociado para el Brexit.

La intervención de Dublín y Londres, cuyos primeros ministros llamaron a la propia Von der Leyen para pedir explicaciones, desactivó esta salvaguarda evitando que llegara a incluirse en el mecanismo.