Costa Rica.- Arias promete gobernar para los pobres tras ser declarado oficialmente vencedor de los comicios

Actualizado 08/03/2006 1:19:30 CET

SAN JOSÉ, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente electo de Costa Rica, Oscar Arias prometió, tras ser declarado oficialmente por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) vencedor de las pasadas presidenciales del 5 de febrero, que su Gobierno se entregará a la clase más pobre del país.

Asimismo reconoció que su victoria se ha producto por un escaso número de votos, lo que la convierte en la más reñida en la historia de unas elecciones en el país. Arias, ex presidente y premio Nobel de la Paz, venció a su oponente, Ottón Solís, por algo más de 18.000 votos.

"Nunca podré olvidar que fueron los más pobres, los habitantes del precario, los más humildes, los que creyeron en nosotros y con los que tenemos una deuda y una gratitud muy grande. Este gobierno debe pensar en ellos", aseguró Arias durante su primer discurso como presidente electo, tres horas después de que el presidente del TSE confirmara oficialmente su triunfo, tras haber analizado todas las denuncias por supuestas irregularidades durante el proceso.

Acompañado por sus dos vicepresidentes electos, Laura Chinchilla y Kevin Casas, Arias agradeció la confianza que han depositado en él los ciudadanos costarricenses que "una vez más" creyeron en él 20 años después, según cita el diario local 'Capital Financiero'. El nuevo mandatario ya gobernó el país de 1996 a 1990.

Así, en su primera rueda de prensa como presidente electo oficialmente, Arias repitió las prioridades del próximo Gobierno, entre las que destacó la lucha contra la pobreza, la renovación y construcción de infraestructuras, la seguridad y la educación. En este último asunto, Arias se comprometió a tener a toda la población menor de 17 años en la escuela para 2010.

En otro ámbito, el premio Nobel no quiso adelantar nombres de su futuro gabinete y afirmó que el siguiente paso que tomará será trabajar con la oposición, con la que espera establecer diálogo. En este sentido informó de que tiene algunos puntos coincidente con los de su oponente en la contienda electoral, Ottón Solís y confirmó que aceptará propuestas de este como la de renunciar al 0,3% del PIB en lugar del 0,19% del PIB previsto; y contratar menos asesores en la Asamblea Legislativa.