Actualizado 11/11/2010 21:56:11 +00:00 CET

C.Rica/Nicaragua.- Chinchilla pide a la comunidad internacional ayuda para resolver el conflicto con Nicaragua

SAN JOSÉ, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Nicaragua, Laura Chinchilla, pidió ayuda a la comunidad internacional para resolver el conflicto que vive el país con Nicaragua. "Nos sentimos verdaderamente golpeados y ofendidos, por eso pedimos a la comunidad internacional que nos entienda", afirmó.

La mandataria considera que no se trata de un conflicto limítrofe, sino que su país se encuentra "invadido" por tropas extranjeras. "Esto es una situación que debe llamar la atención a la comunidad internacional", aseguró la presidenta en declaraciones al diario costarricense 'La Nación'.

Sobre la posibilidad de que las tropas nicaragüenses avancen dentro de territorio costarricense, Chinchilla sentenció que "nada lo podría evitar, así como nada podría evitar que otra nación haga lo mismo en nuestras islas u otras fronteras, salvo que la comunidad internacional nos entienda y actúe".

Así, Chinchilla recordó que Costa Rica abolió sus Fuerzas Armadas hace 60 años. "No tenemos capacidad ofensiva ni defensiva ante el instrumental pesado y el entrenamiento de un Ejército", destacó.

En este sentido, condenó el "irrespeto" por la incursión militar que han llevado a cabo las Fuerzas Armadas de Nicaragua en una parte de la zona disputada por ambos países y el dragado del río San Juan, un territorio que separa a ambas naciones centroamericanas.

Costa Rica dio un plazo de 48 horas a Nicaragua para que siguiera las propuestas del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, de retirar sus tropas del territorio en disputa.

Chinchilla ha expresado que si en 48 horas Nicaragua no responde a la recomendación de la OEA quedará en evidencia la "falta de voluntad" de Nicaragua.

Según la mandataria, Costa Rica entiende que el río San Juan es de Nicaragua y que tiene derechos regulados para navegarlo. Además, el problema ya fue resuelto hace 15 meses en La Haya, que otorgó a San José los derechos para navegar sobre las aguas del río en la zona fronteriza.

El problema se intensificó con la queja sobre los trabajos de dragado en el cauce del río y llegó a la OEA convertida en una reclamación costarricense por invasión militar, con el trasfondo de la pelea por la soberanía de una isla de 151 kilómetros cuadrados.

"Aquí lo que hemos tenido es un irrespeto a la soberanía costarricense, en primer término por los trabajos de dragado del río, que afectaron la margen costarricense y, en segundo término, con el ingreso de tropas que permanecen hasta hoy (ayer). Es una flagrante violación a la soberanía costarricense y a la integridad de nuestro territorio", dijo.

Las razones por las que Costa Rica acudió a la OEA fueron dos. Por un lado, Costa Rica no tiene ninguna otra manera de defenderse si no es con el Derecho Internacional pues es una "democracia desarmada desde hace 60 años", en segundo lugar, "no va a responder con uso de la fuerza porque no podemos y no es nuestra vocación", explicó Chinchilla.

"Pedimos que, por favor, nos saquen las tropas de nuestro territorio. Costa Rica es una democracia sin ejército. El Derecho Internacional tiene que responder a esta situación. No admitimos que se diga que es un conflicto tropical más", apostilló.

INTERFERENCIA DE TERCEROS

En respuesta a si existen intereses por parte de terceros países la presidente costarricense aseveró "rechazo de manera absoluta cualquier interferencia de terceros por nuestro lado". "Todo lo que hacemos es para proteger nuestro territorio, como lo haría cualquier nación del planeta", subrayó.

Con respecto a la participación en el conflicto de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), Chinchilla pidió que "a Costa Rica que no me la alineen".

"Cuando hemos discutido problemas similares, Costa Rica ha votado en favor de países como Ecuador, cuando se demostró el ingreso de tropas extranjeras, sin importar si es del ALBA", apuntó.

Chinchilla anunció que no se detendrá en la lucha por algo tan fundamental como la defensa de la soberanía. Tenemos esperanza de que nos responda. Sería muy grave para la OEA y el sistema interamericano.