Crisis en el gobierno ecuatoriano por la fuga de Fernando Alvarado

Fernando Alvarado, exsecretario de Comunicación del Gobierno de Rafael Correa
TWITTER/ @MASHIDANNY
Publicado 24/10/2018 13:36:24CET

   QUITO, 24 Oct. (Notimérica) -

   El Gobierno de Ecuador se encuentra sumergido en una crisis por la fuga del exsecretario de Comunicación del anterior Gobierno, Fernando Alvarado, acusado de malversación de fondos públicos.

    "Se ha destituido a toda la cadena de responsabilidad de rehabilitación social y del exMinisterio [sic] de Justicia -esta cartera se fusionó recientemente con Interior-, incluyendo a los servidores del ECU911 -el servicio de emergencias-, que estuvieron a cargo del monitoreo del grillete electrónico", ha informado el mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, en rueda de prensa.

   El exsecretario de Comunicación, ahora en paradero desconocido, viajó por varias provincias del país durante casi dos días, se quitó el brazalete electrónico, dejándolo en una zona de carretera y poco poblada de Quito sin que saltase ninguna alerta en el sistema de vigilancia, y desapareció.

   Por este hecho, el líder de la oposición, Guillermo Lasso, ha afirmado a través de Twitter que "la fuga de Fernando Alvarado deja al desnudo la inoperancia de nuestra justicia y la negligencia del Gobierno ecuatoriano. ¿Esta es la 'gran cirugía a la corrupción' que prometió Lenín Moreno? Queremos más acción y menos discurso. Esta es una situación que no hubiese sido posible si no hubieran existido acciones cómplices de otras instituciones", ha señalado Lasso.

   31 EXALTOS CARGOS INVESTIGADOS

   El Gobierno ecuatoriano también ha pedido a jueces y fiscales que implanten medidas más estrictas que sean oportunas jurídicamente contra todos los funcionarios y exfuncionarios que tengan abiertas investigaciones por corrupción y ha recordado que actualmente hay 31 exaltos cargos del gobierno de Correa con causas abiertas.

   Según la justicia, Alvarado pudo haber acelerado su huida por a dos hechos. El primero se debe a que las autoridades manejan 11 informes con indicios penales contra él por haber contratado con dinero público a empresas que pertenecen a su familia, haber aprobado contratos sin justificación técnica o por haber pagado sobresueldos y beneficios más altos de lo normal a directivos de los medios públicos que él gestionaba durante el Gobierno de Rafael Correa (2007-2017).

   El segundo se debe a que su mano derecha, el exsubsecreatario de Comunicación Pablo Yánez, decidió la semana pasada colaborar con la Justicia, una información que puede ser clave para el proceso por el que se investiga a Alvarado y por lo que se le colocó una pulsera electrónica, además de obligarle a comparecer ante el juez cada día 15 días y prohibirle la salida del país.

   Alvarado se enfrenta ahora, además de las causas que ya tiene abiertas, a una orden de busca y captura de la Interpol en 192 países. Para reforzar su localización, el Gobierno de Moreno ha solicitado a la justicia que congele los bienes de todos los familiares de Alvarado.

Contador