Cristina Fernández culpa a Macri y a los medios de su último procesamiento judicial

Cristina Fernández
REUTERS / MARTIN ACOSTA
Publicado 21/12/2018 12:32:47CET

   BUENOS AIRES, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La expresidenta de Argentina Cristina Fernández ha denunciado la existencia de una justicia "a la carta" al servicio de lo que dicten su sucesor, Mauricio Macri, y algunos medios críticos con el kirchnerismo, después de que la ahora senadora fuese procesada formalmente por la conocida como 'causa de los cuadernos'.

   El caso investiga una presunta red de cobro de sobornos para adjudicar obra pública durante los gobiernos Kirchner y cuenta como prueba más simbólica unos cuadernos elaborados por el chófer de un antiguo alto cargo. En ellos, figura supuestamente el dinero que se entregaba y se cobraba para la adjudicación de contratos durante las Presidencias de Néstor Kirchner y su mujer.

   La Cámara Federal de Buenos Aires confirmó el jueves el procesamiento de la expresidenta como responsable de una asociación ilícita y 27 cargos de cohecho, lo que la sitúa un paso más cerca del banquillo. Su condición de aforada, sin embargo, le salva por ahora de cualquier medida de prisión preventiva.

   Fernández ha reaccionado al último anuncio judicial a través de Twitter, donde ha acusado al tribunal de seguir los dictámenes que había publicado la semana pasada el periódico 'Clarín'. "Digo yo: ¿dónde se escribirán las sentencias? Todo a pedido y a medida de Macri, Cambiemos, 'Clarín' y sobre todo: el desastre de la economía. Partido Judicial a la carta", ha lamentado.

   Además de la expresidenta, también está acusado en la misma Julio de Vido, exresponsable de Planificación, así como un exsecretario de Obra Pública y un antiguo subsecretario de Control y Coordinación. Todos ellos están ya detenidos a la espera de que avance el proceso.

   Los jueces de la Cámara Federal han dado validez a los cuadernos redactados por el chófer Óscar Centeno entre 2005 y 2010, hasta el punto de considerarlos el documento "más detallado que se pueda tener" sobre la "corrupción enquistada en el corazón del Gobierno de la última década".

Contador