¿Por qué Cristina Fernández de Kirchner sigue siendo una política de alto cargo?

¿Por Qué Cristina Fernández De Kirchner Sigue Siendo, A Pesar De Todo, Una Política Presidenciable?
REUTERS / AGUSTIN MARCARIAN
Actualizado 19/05/2019 23:13:43 CET

   BUENOS AIRES, 18 May. (Notimérica) -

   Está siendo investigada por más de una decena de causas, acumula cientos de detractores y críticas, forma parte de las discusiones diarias de las familias argentinas y, para más inri, no ha querido hablar negativamente del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Sin embargo, Cristina Fernández de Kirchner, sigue sonando como posible política de alto rango y cargo en el país sudamericano.

   De hecho, la senadora y expresidenta argentina ha anunciado este sábado que será la candidata a vicepresidenta en la fórmula de Alberto Fernández, exjefe de Gabinete de la propia Fernández. Si bien el anuncio ha suscitado sorpresa entre los expertos políticos argentinos, desde hace meses el nombre de la exmandataria sonaba como posible para las próximas elecciones presidenciales.

   ¿Cómo es posible? ¿Cómo puede seguir atrayendo cientos de seguidores a lo largo de todo el país? Y no se trata de una idea abstracta. La pasada semana, la expresidenta argentina presentó en la Feria del Libro de Buenos Aires --una de las citas culturales más importantes del país-- su libro 'Sinceramente', en cuya presentación estuvo arropada por cientos de seguidores que clamaron su nombre y solicitaron dedicatorias.

   Colas, cánticos y aplausos dieron muestra de que Cristina Fernández de Kirchner podría copar más atención de la esperada de cara a las próximas elecciones presidenciales, programadas para el 27 de octubre de este 2019. Los expertos vaticinaban que la exmandataria, de presentarse a la presidencia nuevamente, no lo haría público hasta el 22 de junio, cuando se cierren las listas electorales. Sin embargo, no ha sido así.

   A pesar de que no sea la presidencia, está claro que la publicación de 'Sinceramente' tiene más que un objetivo, y este tiene que ver con el afianzamiento de su figura política pero, posiblemente, manteniendo cierto distanciamiento de la cara más visible del gobierno. Y es que, si bien su postura continúa acaparando muchos seguidores, también acumula muchos detractores.

    Su libro, si bien es una defensa a su persona y la toma de sus decisiones durante sus años de mandato, una especie de humanización de su figura, también es una reafirmación sobre su postura política y sus actos de gobierno durante sus legislaturas. Al tiempo, este mismo documento sirve como dardo contra el actual presidente, Mauricio Macri, y su administración.

   Cuando su Gobierno afronta uno de sus peores momentos, Mauricio Macri continúa manteniendo con vida la figura antagónica de Cristina, la misma que le hizo ganar las elecciones presidenciales. Sin embargo, no cuenta con que este hecho también mantiene con vida la imagen pública de su rival político, un arma de doble filo. Cristina no ha salido de las casas de los argentinos, ni de sus conversaciones ni tampoco de las noticias que publican los medios de comunicación nacionales e internacionales, y este hecho le favorece mucho.

   En boca de todos, Cristina Fernández de Kirchner no requeriría en una posible campaña electoral de ninguna estrategia para volver a saltar a la palestra pública, pues nunca se ha ido de esta. Su imagen continúa teniendo gran peso político, y el recuerdo de lo que su gobierno --y previamente el de su marido, Néstor Kirchner-- fue para el país sudamericano y, también, para la región latinoamericana, podría sumar puntos en su canasta de votos.

   En un momento de recesión económica en Argentina, el recuerdo del la salida a flote de la nación argentina y de las políticas sociales de su movimiento atraerían a más de un votante insatisfecho con el neoliberalismo de Macri.

   Asimismo, como señala a 'BBC Mundo' la politóloga María Esperanza Casullo, "hay un aparte de la sociedad que espera ciertas cosas de un gobierno --limitaciones al mercado, redistribución del ingreso, mayor inversión pública en educación y salud, respeto a los derechos humanos-- que nadie ofrece de manera tan clara como ella", explica.

   Por otro lado, el politólogo argentino de la Universidad de Lisboa Andrés Malamud explica al citado medio los tres puntos que mantienen vigente al fenómeno Kirchner: "Primero hay un voto identitario: a tu equipo le puede ir mal, pero lo sigues apoyando hasta la muerte. Luego está el efecto memoria, que en Argentina "es muy corta y cada vez le rinde menos a Macri. Entre más te acostumbras a algo, más valor pierde, dice la teoría de los rendimientos decrecientes", señala.

   Y por último, añade, está el efecto comparación: "La frustración que generó el gobierno de Macri es muy grande y eso revaloriza lo anterior; te parece mejor". De esta manera, la fórmula presidencial que propone Cristina Kirchner puede atraer muchos votos, tantos como titulares por otra parte.

Para leer más