Actualizado 11/08/2007 20:42 CET

Crónica Argentina.- Kirchner niega vinculación alguna entre su Gobierno y el caso del maletín con 800.000 dólares

Venezuela se desliga del escándalo que tilda de "problema jurídico" de Argentina aunque dice estar interesado en que el tema se aclare

BUENOS AIRES, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

El gobierno del presidente argentino, Néstor Kirchner, negó hoy cualquier relación con el caso del maletín con 800.000 dólares que trató de introducir un empresario venezolano en el país, cuando viajaba en un vuelo en el que le acompañaban funcionarios argentinos. Así lo aseguró Kirchner en una entrevista publicada hoy en diario argentino 'Clarín'.

"Todos sabrán quiénes dicen la verdad y quiénes mienten", declaró Kirchner sobre el escándalo protagonizado por el empresario venezolano Guido Alejandro Antonini, quien trató de entrar en Argentina sin declarar que en su maletín llevaba 800.000 dólares (unos 586.000 euros).

"Nosotros no tenemos nada que ver", afirmó Kirchner al citado rotativo durante su estancia ayer en Bolivia, donde junto a sus homólogos venezolano, Hugo Chávez, y boliviano, Evo Morales, firmó varios acuerdos energéticos y de cooperación técnica.

"Yo no sé por qué hay en ustedes un empeño en darle al tema una dimensión que no tiene", indicó por su parte el presidente venezolano, Hugo Chávez, en relación con el caso del maletín, por el que esta semana se vio forzado a dimitir el director del Órgano de Control de Concesiones Viales de Argentina, Claudio Uberti, y que anunció el ministro de Planificación, Julio de Vido, cuya renuncia también ha sido solicitada por el candidato opositor a vicepresidente y diputado nacional Esteban Bullrich (PRO-Recrear).

"En este caso como en los dados a conocer sobre irregularidades en las obras públicas siempre aparece como denominador común el nombre de Julio de Vido", sotuvo Bullrich, que pertenece a la agrupación que lidera por el empresario y alcalde electo de Buenos Aires, Mauricio Macri.

Uberti --considerado hasta este jueves encargado de la relación con Venezuela-- viajaba en el avión que llegó el 4 de agosto al aeropuerto de Buenos Aires, en el cual le acompañaba Guido Alejandro Antonini Wilson, un empresario venezolano de 46 años de edad, radicado en Miami y a quien se le secuestraron 800.000 dólares (unos 586.000 euros).

Al parecer, el avión privado de Royal Class había sido alquilado por Enarsa, la empresa estatal de energía creada por el gobierno del presidente Néstor Kirchner. El propio titular de la compañía, Exequiel Espinosa, también viajaba en el aparato. Además ocupaban el avión tres ejecutivos de la empresa petrolera estatal venezolana PDVSA, el hijo de un funcionario de esa compañía en Argentina, y Guido Antonini Wilson.

El vuelo llegó a Buenos Aires procedente de Caracas, sin embargo, el 10 de agosto este dato fue negado por el gerente general del Aeropuerto caraqueño Óscar Machado Zuloaga, Henry Vásquez. "El avión salió del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía", aseguró Vásquez, quien insistió en que la aeronave, que fue alquilada por por la empresa estatal argentina Enarsa a una compañía de taxis norteamericanos.

Una fiscal del fuero penal económico de Argentina inició el jueves una investigación por el posible delito de contrabando. El dinero encontrado por los efectivos de la Aduana fue incautado y depositado en una cuenta del oficial Banco Nación.

SOSPECHAS

Este es el tercer escándalo que involucra a funcionarios del gobierno del presidente Kirchner en presuntos actos de corrupción. El antecedente más reciente es el de la ex ministra de Economía, Felisa Miceli, quien renunció a su cargo después de que se descubriera una bolsa con dinero en su baño privado del Ministerio.

El otro antecedente es el del llamado caso Skanska, por el cual se investiga el supuesto pago de sobornos de la empresa sueca del mismo nombre para que se le adjudicaran obras para ampliar una red de gasoductos. Por ese caso renunciaron dos funcionarios del Gobierno.

El Ejecutivo había guardado silencio sobre el hallazgo del dinero hasta la tarde de este miércoles, cuando admitió que funcionarios oficiales viajaban con el empresario venezolano a quien la Aduana le había secuestrado el dinero. El Código Aduanero establece que el ingreso a la Argentina de un monto superior a 10.000 dólares (7.300 euros) debe ser declarado a las autoridades.

Uberti y Espinosa negociaban en Caracas la construcción por parte de Venezuela de una planta de regasificación para obtener gas natural licuado, cuya concreción fue confirmada el lunes por Kirchner y Chávez.

Al ingresar al país, la Aduana incautó los dólares y dejó ir a Antonini Wilson, ya que el ingreso de dinero no declarado no es un delito sino una infracción.

RESPUESTA VENEZOLANA

Horas después de que el ministro argentino De Vido pidiera un gesto por parte de Venezuela, el vicepresidente segundo del Ejecutivo de Caracas, Roberto Hernández, dijo que su país no tiene que "pedir disculpas" porque se trata de un "problema jurídico" de Argentina, sin embargo indicó que Venezuela es el país más interesado "en que esto se aclare".

"El Gobierno no tiene que pedir disculpas", respondió Hernández, tras la Cumbre de Tarija, en Bolivia, durante la cual De Vido insistió en que Caracas debía hacer "una declaración como corresponde".

Según declaró a la emisora argentina Del Plata, el vicepresidente venezolano sostuvo que el caso del maletín "no tiene nada que ver" con el viaje del presidente Hugo Chávez esta semana a Argentina, en el que se firmaron varios proyectos conjuntos. "Hay poderosos intereses para que no se establezcan relaciones entre Argentina y Venezuela", espetó, aunque pidió que se investigue el caso a fondo porque "no podemos encubrir delincuentes" en Venezuela.

Por su parte, el ministro de Finanzas venezolano, Rodrigo Cabezas, dijo el viernes que el gobierno de Venezuela no tiene "nada que ver" en ese caso. "Nosotros no tenemos nada que ver con esa avioneta, ni con ese viaje... nada que ver ni con el empresario (Guido Antonini Wilson)", dijo a la prensa Cabezas.

Además, se mostró a favor que se investigue el origen de los fondos que le fueron decomisados a Antonini Wilson, quien en declaraciones publicadas el viernes en el diario argentino 'La Nación' dijo que próximamente dará las explicaciones del caso.

Sin embargo, el fiscal general de Venezuela, Isaías Rodríguez, afirmó que no se abrirá una investigación mientras la justicia argentina no aporte resultados "concretos" de sus indagaciones, porque el hecho se produjo "allá". Sin embargo, por el sistema de control de cambio que rige en Venezuela, salir del país con tal cantidad de dólares en efectivo está tipificado como delito.

"No estoy diciendo que no vamos a hacer nada. Vamos a esperar simplemente que haya un pronunciamiento (argentino). Estamos a la expectativa de hacer algo, pero no podemos, sobre la marcha de una información que no tenemos concretada, desarrollar una actividad que pudiera, incluso, entorpecer, el resultado cierto de la investigación", sostuvo el Fiscal.

Por su parte, el jefe de gabinete de Kirchner, Alberto Fernández, dijo que el caso no tiene que ver con el Ejecutivo ya que uno de sus objetivos más firmes es luchar contra la corrupción. "No hemos llegado hasta aquí para repetir la nefasta experiencia de la corruptela argentina. Hemos venido para romper con la corrupción y vivir en otro país con otra moral y dignidad", resumió Fernández.

En ese sentido el jefe de Gabinete tildó de "error muy grave" que Uberti autorizara a Guido a Antonini a subir al avión "sin saber quién era a ciencia cierta".

"Antes, cuando estos hechos ocurrían el Gobierno se hacía el distraído y decía que la Justicia actúe. Este Gobierno no hace eso, separa a los funcionarios mencionados o implicados y les dice que respondan como funcionarios comunes para que la justicia pueda investigar", insistió Fernández.