Crónica Bolivia.- Declarado "ilegal" el paro convocado mañana en cuatro regiones contra el "totalitarismo" de Morales

Actualizado 07/09/2006 21:59:30 CET

Los líderes políticos y sociales de los departamentos ricos del país, apoyados por la oposición, seguirán adelante con la protesta

LA PAZ, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Evo Morales declaró "ilegal" el paro de 24 horas convocado para mañana por los líderes políticos y sociales de los departamentos (provincias) de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, apoyado por los tres principales partidos de la oposición, para protestar contra la decisión del Movimiento Al Socialismo (MAS, en el poder) de aprobar por mayoría simple los artículos de la Constitución que se elabora estos días en la Asamblea Constituyente de Sucre y no por dos tercios de los votos, como establece la ley de convocatoria.

El ministro de Trabajo de Bolivia, Alex Gálvez, informó hoy de que mañana es "un día laboral en todas las entidades públicas" y advirtió de que habrá sanciones para quienes no acudan a sus puestos de trabajo en los departamentos donde líderes sociales y políticos, apoyados por Podemos, MNR y MIR, decidieron convocar una huelga de 24 horas declarada ilegal por las autoridades.

Gálvez dijo que, a pesar de que existen muchas competencias que dependen de las prefecturas, el Gobierno central será "muy exigente" con el control de la asistencia al trabajo de aquellos ciudadanos que trabajan en entidades dependientes del Poder Ejecutivo, según declaraciones del ministro difundidas por la oficial Agencia Boliviana de Información (ABI), recogidas por Europa Press.

EL PARO SIGUE ADELANTE

A pesar de las advertencias del Gobierno, los dirigentes cívicos y políticos de la región llamada 'Media Luna' por su ubicación en la Amazonia y el Chaco, anunciaron que seguirán adelante con el paro y que mantienen también el respaldado que brindaron a su causa los principales partidos de la oposición, a quienes el Ejecutivo acusó de "manipular políticamente" el paro en favor de sus intereses en el marco de un "plan separatista" y en contra del buen funcionamiento de la Asamblea Constituyente, cada día más violenta y polarizada.

Dirigentes cívicos y oposición convocaron el paro el lunes para mostrar su rechazo al "totalitarismo" que a su juicio, mostró Morales y los constituyentes de su partido al proponer que la reforma del reglamento interno de la Asamblea, el desafuero de sus miembros y la aprobación del texto final se hiciera por dos tercios de los votos y que la aprobación del articulado de la Carta Magna se hiciera por mayoría absoluta para evitar un eventual estancamiento del proceso.

Desde que se conoció la convocatoria del paro, el Gobierno de Morales viene realizando una campaña mediática contra la medida, a la que criticó porque, a su juicio, está "políticamente manipulada" por el partido opositor Podemos y alentada por los "planes separatistas" de las regiones con más recursos de Bolivia, con el 85% de las reservas de hidrocarburos.

"DEFENDER LA UNIDAD NACIONAL"

En un mensaje difundido al país por radio y televisión, Morales aseguró ayer que quienes "quieren abandonar (la Asamblea), así como Podemos, con otros intereses, no están aportando a una transformación pacífica" de Bolivia. A su juicio, la postura de Podemos y de los líderes de estas cuatro regiones contrasta con la del resto de fuerzas políticas del país, que iniciaron hoy en Sucre diversas reuniones para reabrir el diálogo entre los constituyentes.

Durante su intervención, el mandatario boliviano insistió en denunciar la "manipulación política" que desde el partido opositor liderado por el ex presidente Jorge Quiroga se está realizando, a su juicio, del paro convocado por los líderes de la 'Media Luna'. Para Morales, Podemos se encuentra "entre los sectores que promueven esa separación".

Por este motivo, el líder del MAS instó a las Fuerzas Armadas a "defender la unidad nacional" frente a la "amenaza separatista" que, a su juicio, coincide con el paro regional convocado para mañana y con la amenaza del opositor Podemos de retirarse de la Constituyente.

El presidente boliviano pidió a las Fuerzas Armadas "defender la democracia y la unidad del país" frente a los que llamó "intereses mezquinos y de muy poca gente", en referencia a la postura de los líderes de las cuatro regiones ricas de Bolivia. "Esperamos que también el pueblo dé respuesta a ese nivel", añadió.

Poco antes de la intervención de Morales, el ministro de Defensa, Walker San Miguel, anunciaba el inicio de una investigación militar para identificar a los supuestos "separatistas". "Estamos averiguando quiénes son esas personas y qué financiamiento tienen para hablar de separación y división", confirmó San Miguel.