Actualizado 20/01/2006 10:52:00 +00:00 CET

Crónica Bolivia.- Evo Morales añade a su jura oficial del domingo dos ceremonias ancestrales de origen andino

A la investidura oficial asistirán 12 presidentes y 60 delegaciones de todo el mundo, además de figuras como García Márquez y Maradona

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 12 presidentes y 60 delegaciones de todo el mundo, además de los Premio Nobel Gabriel García Márquez (Colombia) y Rigoberta Menchú (Guatemala) o el ex futbolista Diego Armando Maradona, han confirmado la asistencia este domingo en el Palacio de gobierno de La Paz a la toma de posesión del líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), el aymara Evo Morales, como el primer presidente indígena de la historia de Bolivia.

Además del acto oficial, que costará cerca de 1,2 millón de euros, Morales protagonizará el sábado y el lunes sendas ceremonias especiales "para los bolivianos", que seguirá los ritos ancestrales inscritos en la cosmovisión andina.

La primera en las milenarias ruinas de Tiawanacu, donde el líder cocalero contraerá un compromiso telúrico con la Pachamama (madre tierra) y con el Tata Inti (padre sol) y la segunda en la pirámide Akapana, sobre la que Morales caminará descalzo y recibirá el bastón del mando terrenal de los pueblos originarios del Ande boliviano.

LA INVESTIDURA OFICIAL

La investidura formal de Evo Morales como presidente de Bolivia será este domingo, comenzará a las 12.30 hora local (17.30 hora española) con la instalación del Congreso y seguira a las 15.00 hora local (20.00 hora española) con el primer discurso oficial de Evo Morales como presidente de Bolivia.

Al acto confirmaron su asistencia un total de 12 presidente y al menos 60 delegaciones de todo el mundo. A ellos se sumarán los invitados del Movimiento Al Socialismo (MAS) y el millar de periodistas de todo el mundo acreditados al evento.

Los mandatarios que confirmaron su asistencia son el de Argentina, Néstor Kirchner; de Brasil, Luis Ignacio 'Lula' da Silva; el de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos; de Perú, Alejandro Toledo; de Ecuador, Alfredo Palacio; de Colombia, Alvaro Uribe; de Venezuela, Hugo Chávez; de Nicaragua, Enrique Bolaños; de República Dominicana, Leonel Fernández; de Chile, Ricardo Lagos, y de Panamá, Martín Torrijos. Fidel Castro no confirmó, pero las acreditaciones están en marcha.

Acudirán al acto que se celebrará en el Palacio de gobierno de La Paz, el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, acompañado por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, y también desde España el coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares.

También asistirán el vicepresidente de República Dominicana, Rafael Albuquerque; el subsecretario de Estado para América Latina, Thomas Shannon, y el encargado de Política Exterior de la Unión Europea (UE), Javier Solana, además de ministros, embajadores y misiones especiales de otros países.

Asimismo, estarán el presidente de Eslovenia, Janez Drnovsek, y el secretario general del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, presidente de la autoproclamada República Arabe Saharaui Democrática (RASD).

A última hora el Gobierno de Uruguay comunicó que el presidente Tabaré Vázquez declinó la invitación a La Paz "debido a temas de agenda", en su lugar asistirán el ministro uruguayo de Exteriores, Reinaldo Gargano, y el titular de Ganadería, José Mujica. Tampoco estará el presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, quien designó a su viceministro de Exteriores, Eduardo Cálix, para representarle.

El Gobierno mexicano también confirmó la semana pasada que faltará a la jura Vicente Fox, quien estará representado por el embajador de México en Bolivia, José Antonio Zabalgoitia. Tampoco asistirán a la toma de posesión delegados del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), grupo invitado personalmente por Morales, confeso admirador del subcomandante Marcos.

Asimismo, también faltará a la cita el presidente de Guatemala, Oscar Berger, que estará representado por la secretaria de la Paz Norma Quixtán y la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú.

LAS CEREMONIAS RITUALES

El primer acto de la jura como presidente de Morales se celebrará mañana sábado en las ruinas de Tiawanacu, la ciudad que da nombre a la cultura más longeva de Sudamérica, con 27 siglos y medio de existencia. Los rituales continuarán el lunes 23 de enero, tras la jura oficial en el Palacio de gobierno.

Allí, ante unos 10.000 indios aymaras y quechuas --bolivianos y peruanos-- se desarrollará una ceremonia "para el pueblo" que seguirá los ritos ancestrales inscritos en la cosmovisión andina y en la que Morales contraerá un compromiso telúrico con la Pachamama (madre tierra) y con el Tata Inti (padre sol) en un ritual sobre una 'huajta' (mesa) presidido por un 'kallaguaya' (chaman o sabio indígena aymara) y secundado por 24 'mallkus' (autoridades supremas).

El lunes, tras la toma de posesión formal, se celebrará otro acto vinculado con la cultura indígena, en el que el líder del MAS se trasladará "descalzo caminando" sobre la pirámide Akapana, aún enterrada en los predios del "sagrado" templete semisubterráneo del Kalasasaya, donde recibirá el bastón del mando terrenal de los pueblos originarios del Ande boliviano.

Después del paseo sagrado, acto que movilizará a unos 2.500 agentes de inteligencia y policías bolivianos, Morales ofrecerá a sus invitados un 'ajpati' o comida comunitaria andina en base a tubérculos, carnes de res, camélido y pescado deshidratadas, queso y picantes, que se sirven con las manos.

La urbe prehispánica de Tiwanaku fue la capital de un extenso Estado andino que comprendía la parte occidental de Bolivia, el noreste argentino y la costa litoral de Chile, desde Copiapó hacia el norte del desierto de Atacama. La capital de este imperio es Tiwanaku, llamada también Taipikala.

EL ATUENDO DE MORALES

A pesar de que los organizadores del evento aseguraron que el presidente electo asistirá a las ceremonias rituales "descalzo" y con atuendos indígenas, las direcciones de Protocolo de la Vicepresidencia de la República de Bolivia y de la Cámara de Senadores aseguraron que dejarán "a criterio del presidente electo" el atuendo que usará para el día de la transmisión de mando, tanto en la ceremonia del sábado como en la del domingo y el lunes.

Desde la prensa local durante estos días, antropólogos, ex mandatarios y diseñadores han formulado sus sugerencias al líder cocalero en el marco de una polémica sobre el fondo de armario de Morales que ha trascendido las fronteras del país e incluso generado, durante su gira por Sudamérica, Europa, Asia y África entre los días 3 y 13 de enero, problemas de protocolo con casas reales como la española, después de que Morales asistiera con su "histórico" jersey de rayas horizontales a su audiencia con el Rey don Juan Carlos.

Así, el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas (1989-1993) considera que Morales debería tomar en cuenta, para su vestuario en la jura como presidente de Bolivia, tres elementos: "identidad, comodidad y cómo se siente mejor" y propuso la "pollera aymara de gala" para atuendo del futuro presidente.

Por su parte, recogiendo la forma de vestir de las culturas bolivianas, los sociólogos Jorge Miranda y Freddy Arce plantearon que la vestimenta de Morales debería constar del báculo de basalto negro en oro y plata, un gorro semicuadrado de cuatro puntas, que representa la inclusión de todos los sectores territoriales de los cuatro puntos cardinales, y una vestimenta ritual cuadrática, con dos franjas de símbolos de la cultura tiwanakota.

El antropólogo Carlos Ostermann sugiere que Morales lleve traje, corbata y chalina, como lo hizo el ex vicepresidente Cárdenas. Para Ostermann, "en el mundo originario está presente también el traje y la corbata". "No hay festividad donde no se use la corbata, es parte de los prestes, de los bautismos, las milluchadas y de los matrimonios dentro de la vida más urbana", indicó.