Actualizado 24/08/2006 15:35 CET

Crónica Bolivia.- Evo Morales ratifica en su cargo al ministro de Hidrocarburos tras ser censurado por el Senado

El presidente dice que el "complot" orquestado por "vendepatrias, asesinos y masacradores" contra la nacionalización "no pasará"

LA PAZ, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Antonio Soliz Rada, presentó ayer su dimisión después de que fuera censurado por el Senado por presuntas irregularidades en la empresa petrolera estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Sin embargo, horas después, el presidente Evo Morales ratificó al ministro en su cargo y aseguró que el "complot" orqeustado por la oposición contra el proceso de nacionalización de los hidrocarburos "no pasará".

La moción de censura a Soliz Rada, principal artífice del polémico proceso de nacionalización de los hidrocarburos, fue aprobada ayer por los 13 legisladores del opositor partido Poder Democrático y Social (Podemos), mientras que los 12 diputados del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), que lidera Morales, optaron por no asistir a la sesión en la Cámara alta.

Asimismo, los legisladores opositores acordaron la creación de una comisión para investigar las denuncias aparecidas en los últimos días contra el presidente de YPFB, Jorge Alvarado, que ha sido acusado de firmar un contrato irregular para la exportación de crudo a Brasil que no llegó a ejecutarse, y cuya moción de censura todavía no ha sido votada porque se encuentra de viaje en Estados Unidos.

"PROCESO IRREVERSIBLE"

"Usted y yo sabemos que detrás de mi censura, dispuesta por la circunstancial mayoría opositora del Senado, se hallan las fuerzas que pretenden que Bolivia retorne a su condición de semi colonia de los centros de poder mundial, aliados a las oligarquías que explotaron por 500 años a nuestro pueblo", afirmó Soliz en la carta de renuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press.

Asimismo, el renunciante ministro de Hidrocarburos, cuya dimisión finalmente no fue aceptada por el presidente, aprovechó la ocasión para manifestar a Morales su agradecimiento por llamarle para formar parte de su Gobierno el 23 de enero pasado, tras su victoria en las elecciones de diciembre, y ratificar su "lealtad con el irreversible proceso revolucionario" que Bolivia.

Poco después de conocer la carta de renuncia de Soliz Rada el presidente Morales ratificó su confianza en la gestión del ministro, y aseguró que el "complot" montado contra la nacionalización e industrialización de los hidrocarburos "no pasará". "El compañero Andrés Soliz queda ratificado y siempre será ratificado para que siga llevando adelante este proceso de nacionalización", aseguró Morales en en mensaje a la Nación.

"CONFIANZA PLENA"

Asimismo, el mandatario insistió en que Soliz Rada no está solo. "Está con el pueblo, está con el Gobierno, está con su presidente", indicó Morales, quien alabó la trayectoria política y personal del ministro, por lo que ratificó su "confianza plena" en la tarea que cumple y su aportación en la redacción del Decreto Supremo 28701, de nacionalización y de los hidrocarburos, del pasado 1 de mayo.

"Esta tarde se ha competido un hecho vergonzoso contra la dignidad nacional en el Senado, un hecho aberrante contra la patria, contra la Nación por un grupo de senadores, llamados por el movimiento popular, vende patrias, asesinos y masacradores", criticó Morales, quien añadió que la oposición demuestra con su decisión que sólo quieren defender los intereses de las petroleras extranjeras.

En su mensaje, Morales aprovechó para defender la nacionalización de los hidrocarburos gracias a la cual, dijo, Bolivia logró subir el precio del barril de petróleo de 3,20 dólares a 5 dólares, lo que significó mejores ingresos para las regiones productoras "para dejar la dependencia, para dejar esa mendicidad del Estado que nos dejaron los partidos neoliberales".

"HUMILLACIONES Y SAQUEOS"

Posteriormente, entrevistado por un canal de televisión local, el ratificado ministro de Hidrocarburos dijo sentirse "alagado" por ser censurado por "representantes de la oligarquía", que reaccionan así junto con las trasnacionales petroleras a la nacionalización de los hidrocarburos. "Las petroleras extranjeras quieren detener un proceso revolucionario que no es reversible", subrayó.

"Han pasado 27 años de continuo retroceso en el país, donde se sufrió las peores humillaciones y peores formas de saqueo, como haber entregado las reservas probadas que tenía Bolivia en 1996, es decir 5,7 trillones de pies cúbicos y 160 millones de abriles de petróleo (...) Eso asciende a más de 12.000 millones de dólares entregados gratuitamente a los intereses económicos extranjeros", indicó.

Por último, cargó contra ex altos cargos de anteriores gobiernos que en la actualidad trabajan para petroleras extranjeras como el ex presidente de YPFB Jaime Barrenechea durante los gobiernos de Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez, que hoy trabaja en Argentina para Repsol YPF, o el ministro de Desarrollo Económico en el Gobierno de Jorge Quiroga, Carlos Kempff Bruno, que ahora trabaja para Transredes.