Crónica Bolivia.- El Gobierno asegura que la Asamblea Constituyente no rescribirá "desde cero" la Constitución

Actualizado 08/03/2006 15:21:00 CET

El vicepresidente García Linera dice que seguramente no más del 20% de los articulados de la actual Carta Magna será reformulado

LA PAZ, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente Alvaro García Linera dice que la Asamblea Constituyente que se instalará el próximo 6 de agosto para refundar Bolivia, probablemente no cambie "más del 20%" del articulado de la actual Constitución. Así confirma el Gobierno de Evo Morales su renuncia a la Asamblea "vinculante" de "poderes ilimitados" a favor de la promesa hecha a la oposición de respetar "los poderes constituidos" y no escribir "desde cero" la Carta Magna. Para García Linera, lo importante es que todos los sectores sociales ya se pusieron en marcha para participar en la discusión.

La Constituyente "con espíritu revolucionario" que las organizaciones sociales esperaban quedó desvirtuada el sábado pasado, después de que el Ejecutivo cediera posiciones para llegar a un consenso con las fuerzas políticas que representan a los sectores más conservadores de la sociedad, entre ellos los terratenientes y empresarios del país.

En principio, el presidente, Evo Morales, propuso una Asamblea con "poderes ilimitados" e inclusive con la autoridad para destituir a los actuales representantes del Legislativo y el Ejecutivo. Morales también insistió en que su partido no buscaba una simple reforma de la Constitución sino instalar una "magna asamblea fundacional".

Sin embargo, tras negociar con Podemos (derecha, oposición), el Gobierno emitió la ley de convocatoria comprometiendo que la Asamblea "respetará los poderes constituidos", según información de la agencia de noticias boliviana Bolpress recogida por Europa Press.

Los partidos de derecha siempre se opusieron a una asamblea fundacional que rescribiera "desde cero" la nueva Carta Magna y fue enfática al afirmar que la Constituyente sólo es un evento para reformar la Constitución. García Linera confirmó esa postura hoy en 'Radio Fides', al asegurar que seguramente no más del 20% de los articulados de la Constitución actual será reformulado.

PROCESO EN MARCHA

De cualquier modo, la Constituyente ya está en marcha. A través de un decreto, el Gobierno reestructuró los Consejos Preconstituyente y Preautonómico y dispuso la instalación de una Oficina de Representación Presidencial para manejar la Constituyente en Santa Cruz y otras nueve oficinas regionales en el interior del país. Otro decreto autorizó el lanzamiento de una masiva campaña de entrega de certificados de nacimiento y documentos de identidad gratuitos.

Se estima que el proceso costará 43 millones de bolivianos (unos 4,5 millones de euros), más 10 millones de bolivianos (cerca de un millón de euros) para el Referéndum Autonómico.

La alcaldesa de Sucre, Aydee Nava, calcula que la Capital Oficial de la República invertirá alrededor de 2,5 millones de dólares (unos dos millones de euros) en las diferentes obras para la instalación de la Constituyente.

Todavía no se sabe cuánto ganarán los 255 asambleístas elegidos por voto directo, 50 en La Paz; 44 en Santa Cruz; 35 en Cochabamba; 29 en Potosí; 23 en Chuquisaca; 20 en Oruro; 20 en Tarija; 20 en Beni 20 y 14 en Pando.

ALIANZAS Y CANDIDATOS

Partidos políticos, agrupaciones ciudadanas y pueblos participarán el 2 de julio en la elección de representantes para la Constituyente. La ex defensora del pueblo, Ana Maria Romero, se mostró "terriblemente tentada a postularse como asambleísta", aunque ley le prohíbe ocupar cargos públicos por cinco años.

Sectores indígenas y campesinos de tierras bajas y altas confirmaron que se aliarán al Movimiento Al Socialismo (MAS). Los máximos dirigentes de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Saúl Chávez y Román Loayza, respectivamente, anunciaron que irán a la Asamblea bajo la sigla del MAS.

El alcalde de Potosí René Joaquino tramita la representación jurídica para que su agrupación ciudadana Alianza Social participe en las elecciones de asambleístas y de esta forma evite la "hegemonía" del MAS.

El Movimiento Sin Miedo (MSM) del alcalde paceño Juan del Granado definirá, en una asamblea interna el próximo fin de semana, si se alinea a la propuesta del principal partido de gobierno. El alcalde de El Alto Fanor Nava impulsará espacios de discusión para que los asambleístas que representen a esa ciudad, cualquiera que sea su color político, lleven a la Constituyente un solo planteamiento.

Samuel Doria Medina, jefe de Unidad Nacional (UN), y Jorge Quiroga, de Poder Democrático Social (Podemos), viajarán a las regiones para establecer posibles alianzas y definir el perfil de sus candidatos. El MAS y el UN adelantaron que sus parlamentarios no serán candidatos a la Constituyente.

En Santa Cruz, el primero en anunciar su candidatura fue el consejero departamental Jesús Marcos López, seguido por el arquitecto Jorge Stratis y el presidente de Fejuve, Rodolfo Landívar, cuestionado por mantener estrechos vínculos con los poderes oligárquicos de la región. Los partidos políticos y agrupaciones ciudadanas todavía no tienen candidatos.

LOS ESCEPTICOS

Según el dirigente de la COB, Jaime Solares, la Asamblea no será la instancia que resuelva los problemas sociales del país. El líder sindical anunció que presentará hoy miércoles al Tribunal Constitucional un recurso de nulidad contra la nueva Ley de Convocatoria a la Asamblea porque esta no es representativa y deja fuera a los sectores sociales y sindicales.

El dirigente campesino Felipe Quispe también se siente excluido y denuncia que varios sectores sociales no fueron considerados en la convocatoria. Así, advirtió de la posibilidad de convocar su propia Asamblea Constituyente si persiste la "discriminación".