Crónica Bolivia.- Morales, Chávez, 'Lula' y Kirchner coinciden en avanzar en la integración energética

Actualizado 05/05/2006 1:04:50 CET

Repsol YPF recalca que continuará actuando en Bolivia como hasta la fecha, aunque sin renunciar "a la defensa de sus derechos"

BUENOS AIRES, 4 May. (Del corresponsal de Europa Press Rafael Saralegui) -

Los presidentes de Bolivia, Venezuela, Brasil y Argentina, Evo Morales, Hugo Chávez, Luiz Inacio 'Lula' Da Silva y Néstor Kirchner, respectivamente, acordaron hoy discutir en un "marco racional" los precios del gas, y afirmaron que la integración energética es "vital" para el desarrollo de los países de la región.

Los cuatro mandatarios asistieron a una cumbre en la ciudad argentina de Puerto Iguazú, convocada de urgencia tras la decisión del presidente Morales de nacionalizar los hidrocarburos, que obliga a todas las empresas a entregar la producción de petróleo al Estado para su comercialización.

Al término del encuentro, Kirchner leyó una declaración en la que afirmó que los presidentes sostienen que "la discusión de los precios del gas debe darse en un marco racional y equitativo que dé viabilidad los emprendimientos y que propicie el diálogo", y en la que además se destaca que "la integración energética es un elemento vital para el desarrollo de los pueblos".

Bolivia, que tiene la segunda reserva de gas de importancia de América del Sur, vende el 25 por ciento del gas que se consume en Brasil y el 4 por ciento del gas consumido en Argentina. A este respecto, los mandatarios aseguraron que estará garantizado el suministro del fluido, aunque deberá discutirse un nuevo precio.

Por su parte, Evo Morales señaló, después de la lectura de la declaración de los presidentes, que la reunión sirvió para subsanar cualquier "susceptibilidad" que pueda haber provocado su decisión de nacionalizar los hidrocarburos, aunque dijo que deberán discutirse nuevos precios.

En la lectura de la declaración, Kirchner aseguró que la provisión de gas está garantizada. "La garantía del volumen necesario de gas está absolutamente preservada con toda la calidad, solidaridad e integración", indicó, al tiempo que apeló a una discusión que apunte a "la racionalidad, criterio, ayudar al crecimiento, la producción y el consumo".

PROFUNDIZAR EL MERCOSUR

El jefe de Gobierno argentino, quien calificó la reunión como "una de las mejores" a las que ha asistido, declaró que los mandatarios también exhortaron a "profundizar el Mercosur y consolidar la integración sudamericana", en un contexto en el que la continuidad del bloque regional fue puesta en duda por Uruguay, enfrentado con Argentina por la construcción de dos plantas de celulosa en la localidad de Fray Bentos.

Asimismo, Hugo Chávez defendió la decisión de Morales, al sostener que la nacionalización de los hidrocarburos "va a afectar en positivo" a los intereses de la región. "No va a afectar para nada, al contrario, la va a afectar en positivo", dijo Chávez, quien explicó que, además, los presidentes conversaron sobre la construcción del gasoducto sudamericano, al que podría sumarse también Bolivia. En este sentido, señaló que el suministro de gas a todos los países de la región está garantizado por al menos 100 años.

Por su parte, 'Lula' contestó, cuando se le recordó que ayer la petrolera estatal brasileña había anunciado su decisión de suspender nuevas inversiones en Bolivia y recurrir a los tribunales internacionales para apelar la decisión de Morales, que "Petrobras es una empresa independiente que invertirá donde tenga posibilidades y donde le convenga".

Así, 'Lula' se remitió al comunicado que difundió el Gobierno brasileño el martes, después del anuncio de Morales, cuando se señaló que la nacionalización de los hidrocarburos era una decisión "soberana" del Gobierno de Bolivia, y negó de plano que este país y Venezuela hayan hecho una alianza para enfrentar a Brasil y a Argentina.

Igualmente, destacó que reconoce la soberanía de Bolivia en la utilización de sus recursos mineros, y admitió que los nuevos precios del gas vendido a Brasil serán discutidos en la forma más democrática posible. El mandatario brasileño destacó además la importancia de que los cuatro presidentes se hayan podido mostrar "juntos" cuando, a su juicio, se están gestando "nuevos rumbos geopolíticos" en la región. La declaración de 'Lula' pareció una referencia a la cumbre que mandatarios sudamericanos y de la Unión Europea mantendrán en Viena el próximo día 10.

PREOCUPACIÓN DE LOS EMPRESARIOS

En el día de hoy, empresarios españoles de diferentes sectores con presencia en Bolivia trasladaron al secretario de Estado de Turismo y Comercio, Pedro Mejía, su preocupación por la incertidumbre generada después del anuncio de la nacionalización de los hidrocarburos, al tiempo que le expresaron su deseo de que el Gobierno de Evo Morales respete los compromisos adquiridos.

Para los empresarios, esta decisión ha generado "inquietud y preocupación", debido fundamentalmente a las "circunstancias" en que se ha producido la nacionalización, pues, según declaran, supone una "modificación sustancial del necesario entorno jurídico y político y de una estabilidad que es indispensable para garantizar inversiones futuras".

No obstante, explicaron al Gobierno que la situación actual se circunscribe sólo al sector de los hidrocarburos y que no esperan que actuaciones de este tipo se extiendan a otros sectores de la economía en los que existen intereses españoles. En este sentido, las empresas no vinculadas a los hidrocarburos indicaron que actualmente están desarrollando su actividad con total normalidad.

REACCIÓN DE REPSOL YPFB

Por su parte, Repsol YPF recalcó que continuará actuando en Bolivia como hasta la fecha, "sin que ello suponga una renuncia a la defensa de sus derechos", y hasta el momento en que se definan e instrumenten los parámetros señalados por el decreto", en los que se refiere a que YPFB, en nombre del Estado, "asume la comercialización de los hidrocarburos producidos en el país, definiendo las condiciones, volúmenes y precios".

Así, la compañía subrayó que Repsol YPF y sus subsidiarias se ven obligadas a reservar todos sus derechos y acciones respecto a las medidas del Gobierno, incluyendo los derechos y acciones bajo el acuerdo para la promoción y la protección recíproca de inversiones entre el Reino de España y la República de Bolivia.

"ESCUCHAR AL EJECUTIVO BOLIVIANO"

En cuanto a la posición del Gobierno español ante la nacionalización boliviana, el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, recalcó que lo "primero" es "escuchar" al Ejecutivo de Morales para ver "la posición de oferta con las empresas", concretamente con Repsol YPF, para saber "cuál es la condición de socio de la que hablamos".

No obstante, aseguró que se trata de un "problema puntual" para cuya solución tienen "180 días de plazo", período en el que las compañías transnacionales deberán firmar nuevos contratos que se ciñan a la normativa vigente. Zapatero negó que la decisión de Morales sea el "varapalo" denunciado por el PP, y aclaró que el Gobierno no tomará represalias contra Bolivia, pues apuesta por la vía del diálogo.

El presidente reconoció, por otro lado, que la decisión del Ejecutivo boliviano estaba en "el programa electoral" de Evo Morales y que el Gobierno español era "consciente" de ello. "Otra cuestión distinta es el momento o la característica en que se iba a hacer la nacionalización", matizó.

En cualquier caso, según afirmó, "en absoluto" este tema afectará a la ayuda oficial española al desarrollo a Bolivia, alegando que "la gente que necesita educación y salidas va a tener siempre a España al lado más allá del conflicto".