Actualizado 28/10/2006 15:45:38 +00:00 CET

Crónica Brasil.- 'Lula', a un paso de la reelección

Todos los sondeos apuntan a una amplia victoria del actual presidente, que rozó la reelección en la primera vuelta

SAO PAULO, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 126 millones de brasileños decidirán mañana si conceden o no otros cuatro años para que Luis Ignacio 'Lula' da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT) continúe al frente de la Presidencia del país o si, por el contrario, permiten a Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia que se convierta en presidente. No obstante, según las últimas encuestas, con una diferencia de más de 20 puntos entre los dos candidatos a favor de 'Lula', parece que ya está todo prácticamente decidido.

Aunque no se esperan grandes sorpresas, los resultados de los sondeos de opinión tendrían que tomarse con cautela, teniendo en cuenta el antecedente sembrado el pasado 1 de octubre. Entonces, las encuestas apuntaban a una victoria del actual presidente en la primera vuelta, pero finalmente 'Lula', aunque resultó el candidato más votado, no se hizo con los apoyos necesarios para proclamar su reelección.

En concreto, el representante del PT obtuvo el 48,61% de los apoyos, frente al 41,64% de Alckmin. El tercer lugar lo ocupó Heloísa Helena, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), que no llegó al 7% de los votos.

Casi un mes después, las distancias entre los dos candidatos no han hecho sino aumentar con el paso de los días. Según una encuesta publicada el jueves, elaborada por la CNT/Sensus, la ventaja de 'Lula' sobre Alckmin era ya de 24 puntos.

Según este sondeo, 'Lula' contaba con el 57,5% de las intenciones de voto, frente al 33,5% de Aclkmin. De esta manera, descartados los votos blancos y nulos, el presidente brasileño obtendría el 63,2% de los votos válidos, mientras que el socialdemócrata se haría con el 36,8%, lo que supone una distancia del 26,4%.

Para el director del instituto Sensus, Ricardo Guedes, la elección está definida. "Cualquier cosa que ocurra no cambiará ya el resultado de la elección. Las diferencias se están ampliando", afirmó, citado por el diario 'O Folha'.

Mientras en lo que respecta al índice de rechazo, el de 'Lula' es menor que el de su adversario, ya que el 33,6% de los electores encuestados aseguraron que no votarían al candidato del PT de ninguna manera, mientras que para Alckmin el rechazo se situó en el 45%. Según Guedes, el candidato que tiene un 40% o más de rechazo está fuera del juego político.

DEBATES

A diferencia de lo que ocurrió en la campaña electoral para la primera vuelta, esta vez 'Lula' ha decidido acudir a los debates contra Alckmin. Ambos candidatos se enfrentaron en cuatro ocasiones, la última ayer viernes, en las que primaron los ataques mutuos por corrupción.

Anoche 'Lula' y Alckmin volvieron a intercambiar acusaciones. El presidente, que ayer celebraba su 61 cumpleaños, adoptó un tono agresivo al principio del debate, mientras que su contrincante mantuvo la moderación de los últimos encuentros, aunque utilizando los escándalos de corrupción como su principal arma.

Además, durante los enfrentamientos televisados, Alckmin acusó a 'Lula' de seguir una política exterior blanda, desfavorable para los intereses de Brasil, y aseguró que el país ha sido "humillado", tras recordar la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia. Mientras, el candidato del PSDB esbozaba generalidades de su programa de Gobierno, que parecen no haber convencido al electorado.

En la última jornada de propaganda electoral, ayer viernes, ambos candidatos aprovecharon para pedir el voto. "Si usted es brasileño y le gusta su país, haga algo por él. No deje que le confundan con lo que está bien o está mal. Vote en lo correcto, Geraldo Alckmin presidente. La hora es ahora. Cambie Brasil para mejor, cambie de presidente", aseguraba la propaganda de los socialdemócratas, que una vez más aseguró que, de ser elegido, no abandonará la Bolsa Familia, el programa estrella de 'Lula'. "Quiero ser el presidente de la educación, de las obras que Brasil necesita, el presidente de la esperanza", culminó.

Por su parte, 'Lula' comenzó su tiempo electoral agradeciendo el apoyo a todos los que le han acompañado durante la campaña e insistió en la importancia de haber tenido que acudir a una segunda vuelta. "El debate se amplió y la gente puede conocer mejor a los candidatos. Ahora los candidatos tienen condiciones de elegir", aseguró.

El candidato fue presentado en el programa como un hombre respetado en el mundo entero, que sacó a millones de brasileños de la pobreza y ha conseguido hacer crecer la economía y caer la inflación. "'Lula' promete. 'Lula' cumplió", afirmó el presidente.

CORRUPCIÓN

Los escándalos de corrupción que han salpicado a la clase política durante los últimos meses no han dejado de acaparar la atención pública. En concreto, el caso de la venta de un presunto dossier que contenía información que relacionaba a miembros del PSDB con hechos corruptos se ha extendido durante el mes de octubre.

Pocos días después de la celebración de la primera vuelta, el Partido de los Trabajadores expulsó de sus filas a los militantes involucrados en la compra de los documentos. El presidente del partido, Ricardo Berzoini, presentó su dimisión, al menos hasta que se aclaren las denuncias. Se cree que este caso fue el principal motivo que llevó a 'Lula' a no hacerse con la reelección el pasado 1 de octubre.

Se puede decir que la corrupción ha sido la pesadilla de 'Lula' durante su mandato, aunque parece que hasta el final el presidente ha conseguido mantenerse al margen de las tramas por las que dimitieron hombres muy próximos a él. El primero en caer fue su mano derecha, el hasta entonces jefe de Gabinete José Dirceu, que también fue presidente del PT y preparó la campaña de 2002.

Este escándalo implicaba al Ejecutivo en la compra de votos a decenas de diputados de todo el espectro político para que apoyaran sus proyectos en la Cámara de los Representantes. La crisis fue destapada por el entonces diputado del Partido del Trabajo Brasileño (PTB) Roberto Jefferson.

Después fue la mafia de las ambulancias: una comisión del Congreso determinó que existían pruebas que implicaban a 72 parlamentarios de haber aceptado sobornos y desviar fondos de contratos que sobrefacturaban la compra de ambulancias. Como resultado de la 'Operación Sanguijuela' fueron expulsados de sus cargos los más de 70 diputados, de los que sólo dos eran del Partido de los Trabajadores.

Sin embargo, a pesar de que la 'decepción' ha sido una de las palabras más repetidas a la hora de analizar el primer Gobierno de izquierda en Brasil, muchos analistas coinciden en apuntar que esta sensación ha venido especialmente motivada por las grandes expectativa creadas, no sólo a nivel nacional, con la llegada de 'Lula' al poder.

Una vez más, 'Lula' ha sido el candidato de los pobres. La causa no hay que buscarla sólo en la imagen que para ellos representa el ex sindicalista, sino en los programas sociales ejecutados, que han logrado reducir por primera vez las desigualdades en uno de los países con más diferencias del mundo.

Aunque el proyecto Hambre Cero, el gran protagonista de la campaña de 2002, tal y como fue concebido fracasó en su primer año de mandato, su reestructuración y el acento puesto en el Bolsa Familia ha sido considerado un acierto por propios y ajenos.

En un informe reciente, la Agencia de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) destacaba los "extraordinarios" logros obtenidos por la política de Lula en la lucha contra la pobreza y el hambre, en especial que un total de 11 millones de familias se hayan podido beneficiar hasta este año del Bolsa Familia. De esta manera, el 25% del total de los brasileños han recibido dinero en efectivo, a cambio de que sus hijos acudieran al colegio.