Crónica Chile.- Pinochet se recupera de infarto al miocardio y se aleja posibilidad de operación a corazón abierto

Actualizado 04/12/2006 23:50:59 CET

El ex dictador recibió la visita del arzobispo de Santiago y la libertad bajo fianza por dos de los asesinatos de la Caravana de la Muerte.

SANTIAGO, 4 Dic. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Claudia Riquelme) - El ex dictador Augusto Pinochet, quien la madrugada del domingo sufrió un infarto al miocardio y un posterior edema pulmonar, se recupera "satisfactoriamente" y cada vez se aleja más de la posibilidad de ser intervenido a corazón abierto, según los médicos del Hospital Militar de Santiago, donde se encuentra internado.

La positiva evolución que presentó el paciente, de 91 años, no fue la única buena noticia que recibió la familia del ex dictador, ya que hoy la Corte de Apelaciones de Santiago decidió concederle la libertad bajo fianza en el caso que investiga dos de los 74 crímenes de la 'Caravana de la Muerte', una comitiva militar que, bajo las órdenes del ex Gobernante de facto, recorrió Chile tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 para ejecutar a opositores al régimen. Es decir, con esta decisión, Pinochet ya no está bajo arresto domiciliario, situación en la que lo sorprendió el infarto.

Pinochet, que se encuentra consciente, "pero muy cansado", según los médicos, reconoce a las pocas personas que han podido visitarlo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Unidad Coronaria del hospital. Así ocurrió con el cardenal arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, quien, al salir del recinto asistencial, hizo un llamamiento a los chilenos para que recen por la pronta recuperación del ex dictador.

Este lunes ocurrieron también los primeros enfrentamientos entre partidarios y detractores del anciano militar, en las inmediaciones del Hospital Militar, que tuvieron que ser reprimidos por la policía.

PARTE MÉDICO

El último parte médico sobre la salud del genera retirado fue entregado a las 21 horas de España por el doctor Juan Ignacio Vergara, quien dijo que el paciente "ha tenido una evolución favorable".

"Está en condiciones bastante estables, con todos los parámetros clínicos mejorando", dijo, al tiempo que agregó que, si estas condiciones se mantienen, los médicos del recinto militar están convencidos de que Pinochet "podrá salir adelante".

El facultativo explicó, no obstante, que Pinochet no ha dejado su condición de gravedad y reiteró que deberá estar, al menos, 10 días en el hospital.

Asimismo, descartó, por ahora y de manera terminante, que el ex gobernante de facto, de 91 años, sea sometido a una nueva intervención quirúrgica.

El doctor Vergara dijo que los médicos que atienden a Pinochet están "optimistas respecto de que no habrá una complicación mayor.

"El paciente sigue en riesgo vital, aunque su evolución ha sido muy, muy favorable. Él está bastante mejor, está bien, el riesgo de muerte ha ido disminuyendo, pero persiste", dijo.

Pinochet se salvó de morir pues la ambulancia que lo trasladó desde su casa, en el barrio más acomodado de Santiago, La Dehesa, tardó sólo siete minutos en llegar al hospital.

Por ahora, se mantiene conectado a oxígeno, pero respirando por su cuenta, sin ayuda mecánica. Además, está bajo efecto de sedantes, por lo que, según sus cercanos, "es casi imposible conversar con él".

UN POCO DE CARIÑO

La hija mayor del general retirado, Lucía Hiriart, comentó este lunes que pudo ver a su padre brevemente: "Lo vimos en la mañana, le hicimos un poquito de cariño y nada más. Nadie lo puede ver todavía, porque está grave, pero tengo mucha fe en Dios de que se mejore".

Convencida de que la recuperación de su padre es "casi un milagro", agradeció a las casi 100 personas que han mantenido una permanente vigilia en las puertas del hospital, rezando por la salud del ex dictador.

No obstante, los manifestantes interrumpieron las oraciones para enfrentarse a gritos primero y a golpes después con representantes de las juventudes de los partidos Socialista y Comunista, que concurrieron al lugar a protestar en contra del anciano militar. La situación, que terminó en golpes entre los distintos bandos, obligó a la policía a intervenir y a acordonar el lugar.

LIBRE BAJO FIANZA

A la misma hora en que los médicos seguían trabajando por mantenerlo con vida, Pinochet logró la libertad bajo fianza en el caso que investiga dos crímenes cometidos en el marco de la 'Caravana de la Muerte'.

Sus abogados consiguieron que la Corte de Apelaciones de Santiago le otorgara la libertad tras el pago de 1 millón de pesos chilenos en el proceso que indaga el asesinato de dos ex guardaespaldas del derrocado presidente Salvador Allende, quienes fueron ejecutados por la comitiva militar que, en 1973, bajo las órdenes del ex gobernante, recorrió Chile asesinando a opositores, tras el Golpe de Estado.

En la oportunidad, los abogados de la parte acusadora, Hiram Villagra y Hugo Gutiérrez expresaron sus dudas sobre la veracidad de la crisis de salud que afecta a Pinochet.

Al mismo tiempo de pedir que no se le otorgara la libertad bajo fianza, los abogados dijeron que les parece "curioso" que el ex dictador se haya recuperado tan pronto de una afección tan grave y aseguraron que, a su juicio, se trata de otra estrategia de la defensa de Pinochet para eludir a la justicia.

LA MONEDA

Manteniendo la cautela expresada desde que se conoció la noticia del infarto que sufrió Pinochet, La Moneda insistió hoy en mirar con distancia los hechos, a la espera de la evolución de los acontecimientos.

Mientras el ministro del Interior, Belisario Velasco, expresó el deseo de que Pinochet se recupere, la presidenta Michelle Bachelet tuvo una reunión reservada, de "carácter privado", según explicó La Moneda, con el comandante en jefe del Ejército, general Óscar Izurieta.

Trascendió que, en la ocasión, el jefe militar informó a Bachelet sobre la salud del ex presidente y que, además, se habrían analizado los posibles escenarios ante su eventual fallecimiento.

Si bien los ministros han calificado como "de mal gusto" hablar de la muerte de una persona que aún vive, se sabe que la situación es analizada al más alto nivel, pues se cuestiona si Pinochet debe o no recibir un funeral de Estado.