Crónica C.Rica.- El ex mandatario Arias y el ex liberlista Solís compiten mañana por la Presidencia de Costa Rica

Actualizado 04/02/2006 18:28:20 CET

La escasa diferencia entre contrincantes que reflejan las últimas encuestas es inédita en Costa Rica y promete una reñida contienda

SAN JOSE, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 100 observadores internacionales controlarán los comicios presidenciales y legislativos que se celebrarán mañana en Costa Rica, según informó el presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Oscar Fonseca. Además del futuro presidente costarricense, de estos comicios también saldrán dos vicepresidentes, 57 diputados y 1.002 regidores entre los candidatos presentados por numerosas fracciones políticas.

El ex mandatario (1986-1990) Oscar Arias Sánchez, candidato del Partido Liberación Nacional (PLN) y Premio Nobel de la Paz 1987, con el 42,6% de la intención de voto de los costarricenses es el favorito para sustituir en la Presidencia a Abel Pacheco.

Sin embargo, según la última encuesta, a estas alturas del proceso le 'pisa los talones' peligrosamente su principal rival, el represenante del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, con el 31,5% de los apoyos. La escasa diferencia entre contrincantes es una circunstancia inédita en Costa Rica que promete reñida la contienda.

Cerca de 2,5 millones de personas, unas 2.000 más de las que se registraron en los comicios de 2002, están registradas para votar el domingo. Un día después sufragarán los 33.721 extranjeros nacionalizados en este país, unos 1.700 más que en 2002. La mayor cantidad de emigrantes con derecho a elegir al futuro presidente costarricense proviene de Nicaragua, unos 19.580 según demostró el padrón electoral elaborado con antelación.

Durante los comicios funcionarán 6.053 juntas, a las cuales deben llegar las cajas de votación por lo menos 10 días antes. Participarán también alrededor de 100 observadores internacionales que, tras el proceso, deberán elaborar un informe escrito que será difundido un día después del sufragio.

Según adelantó el presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Oscar Fonseca, entre los supervisores internacionales estarán tres jueces ecuatorianos, tres paraguayos, seis mexicanos, un belga y un francés. Los observadores podrán moverse por el territorio nacional, pero sin intervenir en el proceso ni opinar a favor o en contra de candidatos o partidos. Hoy, todos serán recibidos por el actual gobernante de Costa Rica.

Previo al proceso se inscribieron en este país 15 partidos a escala nacional, con posibilidad de presentar candidatos presidenciales; 15 provinciales, sólo autorizados a proponer diputados; y 24 pertenecientes a diferentes cantones, para las alcaldías.

LA AMENAZA DEL ABSTENCIONISMO

El proceso electoral 2005-2006 tiene diferencias notables respecto de periodos anteriores. El más destacable es la llegada de una gran cantidad de representantes de partidos políticos diferentes a Liberación Nacional y la Unidad Social Cristiana, quienes gobernaron con mayorías legislativas en la mayor parte el periodo comprendido entre 1953 y 2002.

Además, la amenaza de un abstencionismo cercano al 40% del padrón electoral pone en duda la legitimidad del candidato que finalmente resulte electo. El descontento de los ciudadanos respecto al sistema costarricense ha aumentado al unísono con las denuncias por corrupción en las altas esferas públicas y con el deterioro de la calidad de vida, especialmente de la clase media, durante los últimos 20 años.

Finalmente, la participación del ex presidente Arias Sánchez dentro de la contienda electoral es posible como consecuencia de una sentencia de la Sala Constitucional de abril de 2003 en donde cinco de sus siete jueces consideraron que la Asamblea Legislativa no tiene la capacidad de restringir los derechos de los ciudadanos a elegir y ser electos. La última reelección para la presidencia sucedió cuando José Figueres Ferrer ganó en 1970.

LOS PREPARATIVOS

Alrededor de 11.000 policías serán desplegados en Costa Rica este domingo para mantener la seguridad de las elecciones presidenciales y legislativas que se desarrollarán en el país, según informó el director de la Fuerza Pública, comisario Walter Navarro Romero.

Los efectivos deberán impedir actos violentos causados por diferencias políticas y resguardar la documentación electoral, entre otras tareas, precisó Navarro Romero, según la agencia Prensa Latina.

También se instalará un puesto de mando en el Ministerio de Seguridad Pública con la participación de más de 100 autoridades de los distintos cuerpos de socorro. Según Navarro, en ese punto estratégico se contará con equipos de alta tecnología, conexiones directas con el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), internet, videoteléfonos, proyectores multimedia y sistemas de rastreo.

Las unidades pertenecientes al Servicio de Vigilancia Aérea estarán alertas en el Aeropuerto Juan Santamaría, unos 19 kilómetros al norte de esta capital. Al mismo tiempo, permanecerán alistadas las embarcaciones del Servicio Nacional de Guardacostas en las estaciones situadas en el Caribe y el Pacífico.

Además, la Fuerza Pública velará por el cumplimiento de la denominada 'Ley seca', por la que restaurantes y supermercados no podrán vender bebidas alcohólicas ante la proximidad y durante de la jornada electoral de este domingo. La 'Ley seca' estará en vigor hasta el próximo lunes en todo el país.

Según el artículo 80 del Código Electoral se prohíbe la venta de licor un día antes de las elecciones, durante la jornada de votación y hasta un día después de los comicios. El Código Penal estipula una sanción de tres meses a dos años de cárcel para quienes incumplan la disposición y rompan los sellos colocados por las autoridades.

FAVORITO EN LAS ENCUESTAS

El ex presidente Oscar Arias Sánchez, del Partido Liberación Nacional (PLN), cuenta con el 42,6% de la intención de voto de cara a las elecciones presidenciales que este domingo se celebrarán en Costa Rica, donde el segundo lugar en las preferencias del electorado lo ocupa el candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, con el 31,5% de los apoyos.

Así lo revela la última encuesta realizada por la firma Unimer para el diario costarricense 'La Nación', para la que se realizaron un total de 1.200 entrevistas a potenciales votantes en todo el territorio nacional, entre el 27 y el 31 de enero.

La encuesta resalta que Arias Sánchez, a pesar de ser el favorito, vio descender esta semana en siete puntos (de 49,6% a 42,6%) su porcentaje de apoyos. Por contra, esta semana fue Solís quien subió 5,2 puntos porcentuales (26,3% al 31,5%) en intención de voto.

En el tercer puesto, con una variación menor, se ubica el candidato del Movimiento Libertario, Otto Guevara Guth, quien subió de 11,8% a 12,9%, según la última encuesta.

En cuanto a los restantes candidatos presidenciales, ninguno muestra variaciones significativas. Quienes más apoyo obtienen son el candidato de Unión para el Cambio (UPC), Antonio Alvarez Desanti (4,4%), y el representante de Unión Nacional, José Manuel Echandi (2,7%). El resto no supera el 2% de los votos posibles.

La variación puesta en evidencia por la consulta refleja un clima de inestabilidad en la decisión de voto de los costarricenses, a pocas horas de tener que adoptar una posición definitiva. Esa situación magnifica la incertidumbre de los principales candidatos en este enfrentamiento electoral, interpreta el citado diario local.

Según la empresa de encuestas Unimer, este clima es muy diferente al que se dio en la mayoría de elecciones anteriores, cuando a estas alturas los resultados evidenciaban más seguridad en la intención de voto.