Actualizado 12/08/2006 14:38:10 +00:00 CET

Crónica Cuba.- EEUU anuncia medidas para favorecer la reunificación familiar y desestimular la inmigración ilegal

Impedirá que responsables de violaciones de DDHH del Gobierno cubano obtengan beneficios como inmigrantes en territorio estadounidense

MIAMI, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos anunció ayer un paquete de medidas que favorece sensiblemente la reunificación familiar, castiga a los cubanos interceptados en el intento migratorio y abre las puertas a los médicos cubanos desertores en terceros países, en un intento por desestimular la emigración de cubanos hacia Estados Unidos.

Además, entre las medidas se establece la prohibición de que partidarios del régimen de Fidel Castro responsabilizados con violaciones de Derechos Humanos puedan obtener beneficios como inmigrantes en territorio estadounidense a partir de ahora, según informó el Departamento de Seguridad Nacional.

Washington pretende así reafirmar su decisión de enfrentar el contrabando humano desde la isla con legislaciones más severas y, a la vez, promover una inmigración "segura y ordenada" mediante nuevas alternativas legales, anunciadas por el Gobierno tras conocerse el traspaso temporal de poderes de Castro a su hermano Raúl

"Exhortamos a los cubanos a que permanezcan en la isla para trabajar por una sociedad libre y democrática. Desalentamos a quienes ponen a riesgo sus vidas en el mar tratando de viajar a Estados Unidos, pero si eligen reunirse con sus familiares en nuestro país, respaldamos la inmigración legal, segura y ordenada", precisó.

El plan del Departamento de Seguridad Nacional, coordinado con su Servicio de Inmigración y Ciudadanía y el Departamento de Estado, propone aumentar hasta 7.500 el número de visados anuales destinados a la reunificación familiar y eliminar los retrasos en los viajes de personas que ya han sido admitidas como refugiados.

MEDICOS CUBANOS EN EL EXTRANJERO

Además, negar la elegibilidad para los beneficios de reunificación familiar a toda persona que sea capturada en un intento de entrada ilegal en Estados Unidos, y poner en marcha un sistema que permita a los familiares en Estados Unidos recibir información sobre sus seres queridos interceptados en alta mar por los guardacostas.

También contempla utilizar la potestad de 'parole' en favor de personal médico cubano que se encuentre en una misión gubernamental en un tercer país y tome la decisión de desertar. "Esta política beneficiará también a la familia de estos profesionales, las cuales regularmente permanecen en Cuba", añadió.

Por último, impedir la entrada en Estados Unidos y la obtención de beneficios migratorios a los violadores de Derechos Humanos en Cuba. Aquellos inmigrantes que hayan detentado posiciones de autoridad dentro del régimen castrista o se hayan involucrado en actos represivos también serán considerados inelegibles, subrayó.

Aunque durante semanas se especuló sobre la posibilidad de cambios radicales en la política migratoria hacia Cuba, el plan presentado ayer deja intacto el alcance legal de la Ley de Ajuste Cubano (CAA) --vigente desde 1966-- y de la política de "pies secos/pies mojados", establecida tras los acuerdos migratorios de 1994 y 1995.

De hecho, las nuevas regulaciones no cambian el monto de 20.000 visados anuales que fue fijado por los acuerdos bilaterales entre La Habana y Washington, sino que reduce a 5,000 las entradas otorgadas por la lotería (el llamado "bombo") para aumentar hasta 7.500 los visados por reunificación familiar.

PREVENIR UNA CRISIS MIGRATORIA

El anuncio de las medidas ha sido calificado por expertos como un bloque preventivo para la inmigración ilegal de cubanos. "Por primera vez Estados Unidos se adelanta a la posible crisis migratoria con esfuerzos razonables", comentó Willy Allen, abogado de inmigración en la ciudad de Miami.

Sin embargo, el letrado indicó que un aspecto esencial de estas regulaciones estará marcado por la voluntad que muestre Cuba para cooperar con una política migratoria que "introduce elementos desestabilizadores" para sus misiones de cooperación internacional. según informa el diario local 'El Nuevo Herald'.

"¿Va Cuba a permitir la salida de los familiares de los médicos que deserten en el extranjero, cuando tradicionalmente los ha castigado con largas retenciones en la isla?. ¿Cabe esperar buena voluntad de un gobierno que ni siquiera ha permitido la salida de los 14 cubanos del Puente de las Siete Millas", se preguntó.

Según estadísticas del Departamento de Estado, el Gobierno cubano retiene a unas 530 personas con visados para emigrar, de los cuales más de 200 son familiares de médicos y militares desertores. Los congresistas cubanoamericanos de Florida saludaron anoche las medidas anunciadas, fruto de largas jornadas de negociación en Washington.

"La administración Bush muestra nuevamente su solidaridad con el pueblo cubano extendiendo visas a las personas que están separadas de sus familias y ayudando a los médicos cubanos que Castro utiliza para su malvada propaganda política", afirmó Ileana Ros-Lehtinen en un comunicado conjunto con sus colegas Mario y Lincoln Díaz-Balart.