Actualizado 08/08/2006 22:43:30 +00:00 CET

Crónica Cuba.- EEUU prepara el futuro de Cuba sin Fidel Castro mientras sigue la incógnita sobre su estado de salud

El vicepresidente cubano aprovechó la toma de posesión de Uribe para informar a los latinoamericanos de la recuperación positiva de Castro

MIAMI/MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El estado de salud de Fidel Castro continúa siendo la incógnita que más expectación despierta a nivel internacional estos días, cuando se cumplen ya hoy martes nueve tensas jornadas desde que el líder cubano cediera el poder a su hermano Raúl, por primera vez en 47 años, para someterse a una operación quirúrgica de la que, por el secreto impuesto desde La Habana, desconocemos aún las consecuencias.

Mientras tanto, las autoridades de la isla continúan haciendo llegar a la opinión pública una imagen favorable de la recuperación del presidente. Este martes fue el turno del vicepresidente cubano, Carlos Lage, quien según la agencia oficial cubana 'Prensa Latina', comentó ayer al Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, que la recuperación de Castro avanza "positivamente" y que se reincorporará a sus "tareas" cuando se recupere completamente de su intervención.

Además, coincidiendo con su estancia en Bogotá para asistir a la toma de posesión del presidente Alvaro Uribe, Lage se reunió "por separado" con los presidentes de Chile, Michelle Bachelet; de Paraguay, Nicanor Duarte; de Ecuador, Alfredo Palacio, y de República Dominicana, Leonel Fernández; y con los vicepresidentes de Venezuela, José Vicente Rangel, y de Bolivia, Alvaro García Linera. A todos ellos les comunicó las mismas noticias sobre la salud de Castro.

En este sentido también se manifestó ayer el embajador cubano en Bolivia, Robert Gausa, quien dijo en Sucre, Bolivia, que la salud del presidente cubano ha mejorado y que volverá a desempeñar sus tareas "más temprano que tarde". "Su salud mejora, se está recuperando, y aún nos queda Fidel por ver", afirmó Gausa.

REACCIONES EN ESPAÑA

En Madrid, la situación generada por la salud Castro en la isla ha despertado reacciones en las diversas formaciones políticas. Es el caso del PP, cuyo portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana, acusó hoy al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de desaprovechar la situación creada en Cuba con la delegación de poderes de Castro para reclamar una transición hacia la democracia.

Zaplana dijo "echar en falta" que en estas semanas no haya habido llamamientos del Gobierno de España en favor de la vía democrática en Cuba, reprochando al Ejecutivo haberse limitado a desear el pronto restablecimiento de Castro.

Además, lamentó que, con el elogioso precedente de la transición española, los cubanos no perciban ahora el apoyo de "un pueblo hermano" para "avanzar de forma pacífica a una situación de libertad, respeto de derechos humanos y de democracia".

Asimismo, el dirigente 'popular' pidió saber "por qué no se pronuncia el gobierno de España" en favor de la vía democrática y se preguntó si "acaso" los socialistas prefieren que Cuba se mantenga bajo una dictadura.

AYUDA PARA CUBA, NO INTROMISION

Por su parte, también hoy martes, se ha pronunciado públicamente sobre el tema cubano el embajador de Estados Unidos en España, Eduardo Aguirre, de ascendencia cubana, quien ha dicho que "ningún país se debe de inmiscuir en los asuntos internos" de la isla.

Sin embargo, en su opinión, "Cuba puede utilizar la ayuda de países como España y Estados Unidos, y muchos otros para, nuevamente, impulsar y encontrar la democracia", de la que "lamentablemente" carece desde hace "casi 50 años".

Según el embajador estadounidense, "todos los que estamos interesados por la libertad", también "estamos interesados de ver que Cuba evoluciona en una transición para la democracia, para la libertad, para el progreso". Sobre este punto, el embajador Aguirre deseó que el pueblo cubano "pueda entrar al siglo XXI, que se ha quedado yo creo, un poco atascado en 1960".

"Vemos en esto --la transferencia de competencias de Fidel Castro a su hermano Raúl-- una posibilidad muy importante para el futuro de Cuba y la estamos estudiando de forma cuidadosa, cautelosa, para ver cuál es el desarrollo de lo que está ocurriendo", resaltó.

PREPARAR EL FUTURO SIN CASTRO

Tambien en España la disidencia cubana se prepara para encarar un futuro sin Castro. Este martes varios miembros del exilio cubano se reunieron en Madrid para analizar la situación y hablar con Europa Press sobre lo que, según sus informaciones, se está viviendo en el país caribeño.

Denuncian que en la isla existe un vacío de poder desde que hace una semana Fidel Castro traspasara sus poderes a su hermano Raúl, el cual todavía no ha aparecido, debido a la intervención a la que fue sometido a causa de una hemorragia intestinal.

De este modo, explicaron, se ha incrementado la vigilancia en toda la isla, lo que ha incrementado el miedo de los cubanos hacia el régimen. Además, el suministro y el abastecimiento se han recortado "todavía más", según les han informado ciudadanos desde la isla, hasta llegar al punto de que "el pueblo está pasando mucha hambre".

Así lo indicaron Fernando Martiñán (plataforma Cuba Independiente y Democrática), José Cal (Comité de Ayuda a la Disidencia y Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos), Antonio Peláez (Centro Cubano de España), Raquel Diporro (ex cónsul de Cuba en Madrid), Fausto García (Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos), Ofelia García (Federación Mundial de Ex-Presos Políticos Cubanos en Europa) y Rigoberto Carceller (plataforma Cuba Democracia Ya!), quienes han puesto en marcha un comité de urgencia "mientras dure esta crisis" y que estará en contacto con el exilio y la oposición interna.

En su comunicado, el comité pide a los gobiernos europeos y a toda la comunidad internacional que exijan que se restablezca la libertad y la democracia en Cuba bajo la constitución de 1940 y siguiendo estos pasos: liberación de los presos políticos, cese de la represión, disolución de los órganos represivos y convocatoria de elecciones libres a corto plazo. "No admitimos un gobierno que no sea elegido por el pueblo", concluye.

Para este comité de disidentes, la situación en la que pueda desembocar Cuba tras el traspaso de poderes es "impredecible", y destacaron la ausencia de Raúl Castro en cualquier acto público. Por ello, argumentaron que en la isla existe desde hace una semana un "vacío de poder" y en la que no se sabe "quién gobierna".

EEUU Y LA EVENTUAL 'AVALANCHA' DE CUBANOS

Mientras tanto, continúan en Washington los preparativos para encarar el futuro sin Castro y las nuevas situaciones que se prevé puedan producirse en la isla.

Concretamente, el Gobierno del presidente George W. Bush estaría estudiando la puesta en marcha de nuevas normas de cara a la reunificación de las familias cubanas en el caso de que se produzca un cambio de régimen en Cuba, lo que con toda probabilidad provocaría un éxodo desde la isla y la naturalización de numerosas personas.

Las nuevas normas podrían darse a conocer esta misma semana y tendrían como objetivo evitar la salida masiva de cubanos de la isla, pero también facilitar el proceso de reunificación familiar.

"Las normas en su conjunto facilitan una migración ordenada, legal y segura, mientras que apoya a la población cubana en sus aspiraciones de una sociedad libre y próspera", señala el borrador al que tuvo acceso la agencia de noticias Associated Press.

Para el senador por Tennessee y líder de la mayoría republicana, Bill Frist, se trata de un "gran cambio" que a su juicio creará "una ola de cambio para la población cubana que actualmente vive bajo el yugo del despotismo para alzarse y pedir su libertad". Además Frist animó a la Administración a liderar el apoyo internacional a Cuba.