Crónica Ecuador.- El economista de izquierdas, Rafael Correa aumenta su ventaja sobre el empresario, Álvaro Noboa

Actualizado 27/11/2006 23:46:11 CET

QUITO, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El candidato izquierdista del partido alianza Movimiento País (MPAIS), Rafael Correa amplía su ventaja frente a su contrincante del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN) en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ecuador. Con el 63,44 por ciento de los votos escrutados, Correa habría obtenido el 63,31 por ciento mientras que Noboa se queda a casi 30 puntos de ventaja, con el 36,69 por ciento de los sufragios, según informó el Tribunal Supremo Electoral.

Esta misma mañana el candidato izquierdista llamó hoy a su rival a aceptar la "contundente e histórica" victoria de Correa en la segunda vuelta de las presidenciales celebradas ayer para sustituir al actual presidente, Alfredo Palacio, cuyo mandato concluye el próximo 15 de enero.

Noboa "debe aceptar la realidad" de los resultados parciales. "Es el éxito más contundente que ha tenido Ecuador en tres décadas de democracia. Es una victoria histórica", dijo Correa en una rueda de prensa en Guayaquil.

El izquierdista dijo que los electores votaron "contra un proyecto oligárquico, que nos consideró a todos como un pueblo de mendigos", en alusión a las ayudas que Noboa ofreció durante su campaña electoral.

El empresario bananero, por su parte, ve como se esfuma su tercer intento en llegar a la presidencia de Ecuador y anoche se negó a reconocer los resultados y anticipó que exigirá contar voto a voto en esta segunda vuelta. Álvaro Noboa señaló, además que espera que no se cometa un fraude electoral.

REACCIONES INTERNACIONALES

La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, afirmó hoy en declaraciones a Europa Press, que "Aunque aún no tenemos un resultado oficial, todo parece indicar que ha ganado Rafael Correa las elecciones y además lo ha hecho con un margen suficientemente amplio como para que nadie cuestione el mismo".

"Yo quiero destacar la ausencia de incidentes durante la celebración de las elecciones y cómo el pueblo ecuatoriano ha decidido libremente quién quiere que sea su próximo presidente. Este hecho ya supone para mi un motivo de alegría para expresar mi felicitación al candidato elegido y al pueblo ecuatoriano", señaló la Secretaria.

"Una vez que se conozca el resultado oficial, el Gobierno se pondrá en contacto con el nuevo presidente electo para establecer con él la relación que todos los Gobiernos de América Latina nos merecen desde la base del respeto que siempre hemos querido mantener", explicó.

Antes de que el escrutinio llegara al 60 por ciento y previo al pronunciamiento definitivo del Tribunal Supremo de Elecciones anuncie al ganador oficial de los comicios, el coordinador de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, se adelantó y manifestó hoy la "satisfacción" de la coalición por el resultado electoral en Ecuador del "compañero" Rafael Correa, quien tiene una "relación histórica" con este partido y en estos momentos es "prácticamente el nuevo presidente" de Ecuador.

Llamazares aseguró que con este resultado electoral se "consolida" una línea de cambio de izquierdas en Latinoamérica, que el Gobierno español "debe respetar e impulsar".

Por su parte, el Departamento de Estado de los Estados Unidos omitió hoy las diferencias políticas y destacó que el Gobierno de George W. Bush está listo para trabajar con el nuevo presidente de Ecuador cualquiera que sea el resultado final. "En términos del próximo gobierno ecuatoriano, estamos listos para trabajar con ellos", dijo.

No obstante, el portavoz Sean MacCormack indicó que todo dependerá si las políticas que adopte el próximo gobierno son o no son cónsonas con los propósitos del Estado norteamericano.

"En ese sentido, si podemos trabajar juntos hacia esas metas dependerá de las políticas que ese gobierno siga. Nuestra política es bien conocida. Está centrada en la promoción de la democracia y las instituciones democráticas, promoción de una mayor prosperidad a través del libre comercio y, mediante la combinación de ambos, encarar los temas de justicia social", acotó.

Sobre el hipotético triunfo del candidato de izquierda y sus ideas anti-estadounidenses, MacCormack reconoció que Correa lleva una amplia ventaja, pero aclaró que los resultados todavía no son oficiales. No obstante, manifestó que los EEUU desea que la democracia ecuatoriana se fortalezca.

"No les vamos a dictar (al nuevo Gobierno) lo que tienen que hacer (...) esperaríamos ciertamente que todos los gobiernos, al margen de su orientación política, respeten los contratos legales internacionalmente válidos (...) y se resuelvan las disputas por los medios establecidos", señaló al referirse a los planes de nacionalización que ha propuesto Correa.

En la primera vuelta electoral fue el empresario bananero, Álvaro Noboa quien obtuvo una ligera ventaja sobre Correa contra todos los pronósticos, pero ahora la ventaja es sustancialmente mayor. Noboa había anunciado que si ganaba las elecciones presidenciales rompería las relaciones con Venezuela, tras asegurar que el presidente de dicho país "se inmiscuye favoreciendo a ciertos candidatos", en alusión a Correa.

Noboa también había dicho que Correa es un "amigo de terroristas" después de que éste se negara a calificar a las FARC como grupo terrorista y tras exponer su amistad con los mandatarios de Venezuela y Cuba.