Crónica Iberoamérica.- Los países iberoamericanos se enfrentan al reto de fortalecer sus instituciones democráticas

Actualizado 13/02/2006 14:34:51 CET

En los últimos 25 años han realizado importantes avances pero tienen ante sí aún grandes retos, entre ellos la reducción de la pobreza

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los países iberoamericanos experimentaron un importante avance en los últimos 25 años en materia de consolidación de la democracia, pero todavía tienen ante sí importantes "retos" sobre todo en lo referente a la necesidad de fortalecer las instituciones democráticas y de mejorar la imagen que de ellas tienen los ciudadanos, según destacó hoy la secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín, en la apertura del seminario internacional 'Desafíos y oportunidades en la promoción y protección de los Derechos Humanos' organizado por el Programa Regional de Apoyo a las Defensorías del Pueblo en Iberoamérica (PRADPI) en la sede de la Agencia Española de Cooperación Internacional.

Pajín destacó que en los últimos 25 años "se han conseguido grandes progresos" en materia democrática pero aún hay "serios retos" sobre todo en lo referente a la "desconfianza" de los ciudadanos respecto a las instituciones democráticas y sus representantes políticos. A esto se une, añadió, "la falta de avances en el terreno social".

Según la secretaria de Estado, "la igualdad ante las urnas" que otorga el Estado de Derecho debe traducirse en una "igualdad de derechos, oportunidades y capacidades". Para ello, agregó, hay que trabajar en pro de "promover y fortalecer el Estado de Derecho en América Latina".

En este sentido, dijo, la política de cooperación internacional debe buscar no sólo cubrir "las necesidades básicas" en la lucha contra la pobreza y por el desarrollo internacional, sino un "empoderamiento de las instituciones básicas". Por ello, añadió hay que trabajar para "consolidar los regímenes democráticos y fomentar los Derechos Humanos" en este continente.

Según Pajín, los países desarrollados tienen que "promover las instituciones públicas en los países en desarrollo" y colaborar y apoyar a ls organizaciones de defensa y promoción de los Derechos Humanos en estos países. En esta labor, juega un papel clave la figura de los Defensores del Pueblo u Ombudsman que, agrupados en la Federación Iberoamericana de Ombusdsman (FIO), trabajan en la defensa de los Derechos Humanos y la democracia en estos países.

En esta línea, el presidente de la FIO, el español Enrique Múgica, resaltó el importante papel desempeñado por los defensores del pueblo, que están "alerta ante los excesos y disfunciones que se comenten en relación con los Derechos Humanos" y recordó a los ciudadanos iberoamericanos que la figura del Ombudsman, como se le conoce en algunos de ellos, "es un instrumento jurídico de gran eficacia a su alcance" y están dispuestos a "ejercer su 'autoritas persuasiva' cuando el Estado o sus funcionarios descuidan sus deberes democráticos".

Por su parte, el director regional para América Latina del Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), Daniel Zovatto, encargado de presentar a los participantes en el seminario una radiografía de la democracia en Iberoamérica, destacó en declaraciones a la prensa al margen del encuentro que se puede hacer un "balance mixto" de los últimos 25 años ya que aunque por un lado "nunca la democracia había estado tan desarrollada y tan extendida en América Latina por tanto tiempo", por otra parte, la democracia "presenta una serie de limitaciones y retos muy importantes".

Según Zovatto, "es una democracia que no ha reducido significativamente la pobreza", que sigue en torno al 41%, y donde "la distribución de la riqueza y la desigualdad es la más grave de todo el mundo". Además, agregó, "presenta serios problemas en materia de debilidad de sus instituciones, fundamentalmente los Parlamentos y los partidos políticos, y tiene una ciudadanía de baja intensidad".

DEMOCRACIA DE CIUDADANOS

Por ello, dijo, el mayor desafío es pasar "de esta democracia electoral que es muy fuerte, a una democracia de ciudadanos" para "no tener sólo electores sino ciudadanos plenos". "El tema fundamental hoy en día es cómo mejoramos la calidad de la democracia" lo que pasa, resaltó, por mejorar "la calidad de las instituciones y la calidad de los liderazgos".

Según Zovatto, en el terreno de los derechos civiles es el que más avances se han realizado ya que "se ha dejado afortunadamente atrás el terrorismo de Estado que caracterizó la época de la dictadura" si bien, agregó, "subsisten obstáculos o desafíos importantes" como son "el fortalecimiento del Estado de Derecho, de la seguridad jurídica y de la independencia del sistema judicial", la superpoblación de las cárceles en las que además, "hay casi un 50% de presos sin condena", o la subsistencia de "un alto grado de tortura" por parte de las fuerzas policiales. Además, añadió, "en algunos países el tema de la libertad de expresión y el asesinato de periodistas sigue siendo un aspecto importante a tener en cuenta como en Colombia o México"

En cuanto a los derechos políticos, "donde más avances se han hecho es en materia de elecciones libres" y además se ha mejorado la representatividad de las mujeres, si bien "en materia de representación de minorías étnicas" no se ha avanzado mucho. Pero, destacó, "donde más retrasados estamos es en materia de derechos económicos, sociales y culturales".

"La subsistencia de un alto nivel de pobreza (41%) y un alto nivel de desigualdad colocan a la región en situación muy difícil para cumplir los Objetivos del Milenio (ODM)" y sólo en países como Chile, Argentina, Costa Rica o Urguay se puede estar en condiciones de cumplirlos mientras que "la mayoría de los otros paíse se enfrentan a serios problemas".

El experto iberoamericano admitió que "si hay un país que a lo largo de estos años lo ha venido haciendo bien es Chile", donde se ha reducido considerablemente la pobreza y ha habido una tasa de crecimiento sostenible importante aunque "sigue teniendo una distribución de la riqueza bastante desigual". Es un país, añadió, "que junto con Uruguay y Costa Rica posee un buen nivel de institucionalidad política".

BOLIVIA, CUBA Y VENEZUELA

Respecto a Bolivia, consideró que "la llegada al poder de Evo Morales a través de un proceso electoral incuestionable y con una mayoría clara" constituye una demostración de que ese país "sigue apostando por una vía pacífica para la resolución de los problemas". En su opinión, hay que "darle un voto de confianza".

Zovatto hizo hincapié en los "enormes desafíos" a los que se enfrenta Morales como la tasa de pobreza del 70%, el enorme nivel de desigualdad o la nacionalización de los recursos naturales. Morales, añadió, "va a tener que poner a prueba su capacidad de negociación y diálogo" y países como Argentina o Brasil le pueden ayudar a "hacer una transición exitosa". Para ello, también es importante que "países como Estados Unidos no confronten de manera tan fuerte" al nuevo presidente que, añadió, "si escoge más la vía (del presidente brasileño) Lula (Da Silva) que la vía (del presidente venezolano Hugo) Chávez va estar en el buen camino".

En cuanto a Cuba, resaltó que "la situación prácticamente estancada" y que no parece haber elementos "para ser optimistas". "La política equivocada del embargo de Estados Unidos le sigue dando un pretexto a Fidel Castro de una mayor radicalización", opinó, de ahí la necesidad de que "America Latina asuma una posición propia lejos de la posición estadounidense" y que pida a La Habana "elecciones libres y justas y una democracia representativa".

Por último, consideró que la situación en Venezuela es diferente a la cubana ya que se organizan elecciones, pero el problema es que "la oposición no es alternativa, está demasiado fragmentada". Así, consideró que la oposición tendrá que hacer "un esfuerzo" para presentar un "candidato único" a las presidenciales de diciembre "para enfrentarse con ciertas posibilidades a Chávez".