Actualizado 04/07/2006 21:06:00 +00:00 CET

Crónica México.- López Obrador impugna los resultados preliminares y mañana comenzará el recuento voto a voto

El IFE niega las acusaciones del PRD y garantiza que mañana escrutará los tres millones de votos supuestamente 'perdidos'

MEXICO DF, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los mexicanos siguen sin saber quién será su próximo presidente y todo apunta a que pasarán varios días hasta conocer al vencedor de las elecciones del pasado domingo. Y todo por el que el candidato del Partido de la Revolución Democrática, Andrés Manuel López Obrador, ha desconocido los resultados preliminares ofrecidos por el Instituto Federal Electoral, que dan como ganador a su contrincante del Partido de Acción Nacional, Felipe Calderón, al constatar la existencia de "serias inconsistencias e irregularidades" en el recuento.

Además de impugnar los resultados, su coalición 'Por el Bien de Todos' ha decidido crear una Comisión Política de Seguimiento al Proceso Electoral para defender los votos de López Obrador, que está formada por los dirigentes del PRD, el PT y de Convergencia, Leonel Cota, Alberto Anaya, Luis Maldonado, Jesús Ortega, Ricardo Monreal y Horacio Duarte, quienes en las próximas horas ofrecerán "informes, pruebas técnicas y datos duros de las inconsistencias" encontradas.

Desde el PRD aseguran que López Obrador ganó en 155 de los 300 distritos electorales en los que está dividido el país, que hay "inconsistencias" en al menos 16.000 casillas, que el recuento preliminar (PREP) comenzó en los estados del norte del país, donde el PAN tiene mayoría, y que los resultados del DF, el Estado de México y Veracruz, donde ganó el candidato 'perredista', entraron al final.

Haciendo números aseguran que si el 59 por ciento de la población acudió a las urnas, eso equivale a 42 millones de votos. Sin embargo, de la suma de votos escrutados por el PREP, de partidos, votos nulos y por candidatos independientes, la cifra es de 38 millones de votos, por lo que faltan unos tres millones. Además, dicen que hay 393.000 boletas más en la elección para diputados que en la de presidente.

Jesús Ortega, jefe de campaña de López Obrador, señaló que el PREP no tiene facultad para legitimar la elección, por lo que pedirán el recuento de los votos en los consejos distritales y en algunos casos, de ser necesario, la apertura de los paquetes que contienen los sufragios. Por todo esto "y mucho más" pidió al IFE que bajo ninguna circunstancia "ceda y declarar resultados basados en el PREP".

NO ESTABAN PERDIDOS

Ante estas acusaciones, el presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde, negó que los tres millones de votos se hayan "perdido", tal como ha denunciado López Obrador, aunque reconoció que no fueron incluidos en el recuento preliminar porque, según dijo, se detectaron algunas irregularidades. Además, garantizó que mañana serán escrutados en el cómputo por distrito, lo que dará resultados "oficiales definitivos".

Así, Ugalde precisó que todas las actas con errores se guardan a parte y están registradas, por lo que saldrán en el cómputo que se realizará mañana. De hecho, aclaró que los representantes de todos los partidos están informados sobre las inconsistencias en las actas, según declaraciones recogidas por Europa Press.

A partir de las 08:00 horas de mañana los consejos distritales del IFE harán el recuento voto a voto en base a las actas de cada una de las casillas, un proceso que podría durar varios días, por lo que lo más probable es que hasta el fin de semana no se podrá anunciar el nombre del ganador de la contienda presidencial.

Sin embargo, otros representantes del IFE confía en que el próximo jueves estén computadas la totalidad de las actas y que ese mismo día se de a conocer al triunfador de la contienda. Con todo, reconocen que dependerá de la fluidez del cotejo de las actas del presidente del consejo distrital y los representantes de los partidos políticos.

Aunque poco numerosas, ya han comenzado las primeras protestas en las calles. Un centenar de seguidores de López Obrador realizaron una concentración de apoyo a su candidato ante la sede del IFE, en la capital mexicana, portando pancartas en las que dejaban patente su disconformidad con los resultados que han aparecido hasta el momento y exigiendo que no se altere la voluntad de los mexicanos.