Crónica México.- Más de 70 millones de mexicanos acuden mañana a las urnas en las elecciones más reñidas de su historia

Actualizado 01/07/2006 16:00:21 CET

Las encuestas dan una ligera ventaja al candidato de centro-izquierda López Obrador (PRD) frente al conservador Calderón (PAN)

MEXICO DF, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 71,35 millones de mexicanos elegirán mañana a la persona que sustituirá a Vicente Fox en la Presidencia de la República para los próximos seis años en unas elecciones que todos los analistas han coincidido en señalar que serán las más reñidas de su historia. Los dos candidatos con más opciones de llegar a Los Pinos, Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón, llegan a la contienda con un escaso margen de diferencia en favor del izquierdista frente al oficialista.

Para la elección presidencial de mañana se presentan otros tres candidatos. El ex gobernador Roberto Madrazo, del otrora poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI); Patricia Mercado, de la coalición Alternativa Socialdemócrata y Campesina, y Roberto Rafael Campa Cifrián, del partido Nueva Alianza. Ademas, los mexicanos están convocados a las urnas para elegir a 128 senadores, 500 diputados y cuatro nuevos gobernadores.

Casi todas las encuestas publicadas el pasado 23 de junio --último día que permiten las leyes electorales mexicanas-- muestran que López Obrador, ex alcalde de la Ciudad de México y candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), tiene una ligera ventaja frente al conservador Felipe Calderón, aspirante del oficialista Partido de Acción Nacional (PAN) y ex ministro de Energía del Gobierno de Fox.

Para la jornada electoral de mañana las autoridades han desplegado un operativo de seguridad similar al de anteriores elecciones ya que, según asegura el Gobierno, no hay ninguna condición especial que haga necesario redoblar el número de agentes y militares. Además, desde este sábado hay "ley seca". En definitiva, se espera que la jornada será "ejemplar y sin incidentes".

EMPLEO E INSEGURIDAD

El próximo presidente de los mexicanos deberá enfrentarse a dos grandes retos: crear más empleos y reducir la inseguridad, según se desprende de las encuestas publicadas en los últimos meses, sin olvidar las reformas pendientes en materia energética, fiscal y laboral, todo ello con el horizonte de reducir la pobreza, que genera una muy mala distribución de la renta y un gran descontento social.

Y es que aunque los índices de desempleo oficial son relativamente bajos con respecto a otros país del subcontinente, la realidad es que en las calles de las principales ciudades del país hay cientos de miles de personas que se buscan la vida como pueden con trabajos informales y otros cientos de miles ponen en riesgo sus vidas al cruzar el río Bravo en busca del llamado 'sueño americano'.

La gestión económica es, quizá, el principal legado que deja la Administración Fox al futuro gobierno, con buenos indicadores al cierre de 2005 y los estimados para 2006 que muestran un elevado crecimiento de la actividad económica, inflación bastante controlada, en comparación con las de las años ochenta y noventa, y una pequeña bajada en la tasa de paro.

Además, las reservas internacionales van a alcanzar este año máximos históricos, unos 80.000 millones de dólares, los niveles más altos de América Latina. De hecho, México fue en 2005 el principal receptor de inversión extranjera directa de la región con 18.000 millones de dólares, adelantando a Brasil que fue el segundo país en entradas de inversiones, con 15.000 millones.

VOTO EN EL EXTRANJERO

Otra de las novedades de la jornada es que por primera vez en su historia los mexicanos residentes en el extranjero han podido ejercer su derecho al sufragio. Sin embargo, a pesar de que se esperaba que la participación fuese significativa, los trámites administrativos han impedido que la mayoría pudiese votar. De hecho, el Instituto Federal Electoral (IFE) sólo ha recibido unos 40.000 votos por correo que serán contabilizados mañana, a partir del mediodía.

Los sobres han ido llegado desde unos 65 países y representan más del 74 por ciento del total de los emigrantes que finalmente pudieron registrarse en el llamado Listado Nominal de Electores Residentes en el Extranjero, según informó Alberto Coria, director ejecutivo del Registro Federal de Electores, quien precisó que el 87 por ciento de las papeletas proceden de votantes que viven en Estados Unidos, país donde residen más de 10 millones de mexicanos.

De hecho, las autoridades electorales estiman que varios miles de mexicanos cruzarán la frontera para emitir su voto. Incluso aseguran que podrían ser decisivos en algunos estados del norte del país. Pero la realidad es que la mayoría no podrá elegir al próximo mandatario y varias organizaciones de inmigrantes han organizado un voto simbólico en las principales ciudades de Estados Unidos, sufragio que no cuenta pero que enviará un mensaje de protesta al Gobierno de Fox.

"Nos dejaron fuera del proceso electoral por no tener credencial de elector y eso no es justo. Además, a los candidatos también los dejaron fuera porque no les permitieron darse a conocer y hacer campaña en Estados Unidos", afirmó el mexicano José Zavala al diario 'La Opinión' de Los Angeles. Zavala estuvo a cargo de una casilla que fue instalada frente al Consulado mexicano en la ciudad de Sacramento (California).

OBSERVADORES INTERNACIONALES

Por otro lado, el Instituto Federal Electoral ha informado de la llegada al país de casi 700 extranjeros provenientes de 60 países que participarán como observadores electorales. Casi un tercio provienen de Estados Unidos (219), seguido de España (51), Venezuela (36), Argentina (33) y Canadá (33). Además, la Unión Europea ha enviado una misión encabezada por el eurodiputado del PP José Ignacio Salafranca.

La comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, destacó que las elecciones "serán seguramente las más reñidas de la historia reciente" de México y marcarán un momento importante en el proceso de consolidación de la democracia. Los observadores europeos se distribuirán por todo el país para observar el período de campaña, los preparativos electorales, la votación y el período postelectoral.

La misión europea, financiada a través de la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH), es para Bruselas un "valioso instrumento de respaldo al proceso democrático de un país" y se envía "en cumplimiento del compromiso adquirido por la UE de promover la democracia, los derechos humanos y el respeto del Estado de Derecho".

La delegación española está compuesta por un senador de cada grupo político. Por el PSOE Segundo Bru Parra; del PP, Dionisio García; Entesa Catalana de Progrés, Rafel Bruguera, y CiU, Nuria Aleixandre. Además, por PNV Inmaculada Loroño; Coalición Canaria, José Mendoza, y por el Grupo Mixto, José María Mur, según precisaron a Europa Press en fuentes de la Cámara Alta.