Actualizado 06/11/2006 20:54:11 +00:00 CET

Crónica Nicaragua.- El candidato sandinista Daniel Ortega se perfila como ganador de las elecciones presidenciales

MANAGUA, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

El candidato del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Daniel Ortega, se postula como ganador de las elecciones presidenciales celebradas ayer en Nicaragua, que a un 40,43 por ciento de los votos escrutados habría recibido el 40,01 por ciento de los votos, según el recuento oficial del Consejo Supremo Electoral (CSE). En estos comicios 3,6 millones de nicaragüenses estaban habilitados para votar.

Ortega mantiene así una ventaja del 7,29 por ciento de los votos con respecto a su principal rival, el candidato de Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre, que lleva obtenidos el 32,72 por ciento de los sufragios. Le sigue el aspirante a la presidencia del Partido Liberal Constitucional (PLC), José Rizo, con un 20,33 por ciento de apoyos.

Menor suerte han tenido el candidato del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), Edmundo Jarquín, con el 7,50 por ciento de los votos y por último el candidato de Alternativa por el Cambio (AC), conocido como 'guerrillero cero', Edén Pastora.

Anoche, según los datos preliminares del sistema de recuento rápido que ofreció el 'Grupo Cívico Ética y Transparencia en torno a las 6:50 de la madrugada de hoy, (13:50 hora española), Daniel Ortega obtuvo el 38,39 por ciento de los votos, seguido de el 29,52 por ciento que obtuvo el candidato de Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre.

De confirmarse estos datos, se cumplirían los pronósticos más optimistas del candidato sandinista, puesto que si finalmente supera el 40 por ciento de los votos, no tendría que esperar a una segunda vuelta.

El ex presidente Daniel Ortega llevaba presentándose a los comicios presidenciales en cuatro ocasiones -los últimos 16 años- pero a pesar de que siempre encabezaba las encuestas de opinión, perdió en estos años y tuvo que afrontar sucesivas derrotas, pero probablemente ayer cambió su suerte.

Anteriormente el candidato del FSLN fue uno de los nueve comandantes de la revolución sandinista y, tras derrocar el 19 de julio de 1979 a la dictadura de Anastasio Somoza, fue coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional. Ortega ocupó la presidencia de Nicaragua de 1985 a 1990.

La Ley Electoral nicaragüense establece que gana en primera vuelta el candidato que logre el 40 por ciento de los votos, o en su defecto el que obtenga el 35 por ciento del total, siempre y cuando mantenga una diferencia de cinco puntos porcentuales frente a su principal rival.

REACCIONES DE LOS CANDIDATOS

El candidato derechista a la presidencia por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre, dijo hoy en una rueda de prensa que esperará los datos finales del Consejo Supremo Electoral, pero que las estadísticas de su partido arrojan una diferencia de menos de cinco puntos frente al FSLN, por lo que está "listo" para una segunda vuelta.

"Esta es una batalla para transformar Nicaragua. Esto no se termina hasta que el último voto esté contado. Los conteos del CSE no arrojan una tendencia. Nadie debe adelantarse", recomendó. "Estamos listos y preparados para una segunda vuelta. Creemos que la tendencia se va a reducir y vamos a esperar los resultados del CSE", dijo Montealegre.

Por su parte, el candidato a la presidencia del PLC, José Rizo, afirmó ayer, -tras reunirse con el ex presidente estadounidense Jimmy Carter, que acudió como observador electoral a los comicios- que reconocerá cualquier resultado de las elecciones porque este será "reflejo de la voluntad popular".

"A mí en Nicaragua se me conoce como demócrata y los demócratas aceptamos los resultados de la voluntad popular. Hay irregularidad, algunas verdaderas y otras subsanables y otras tantas ficticias, hechas para ganar un poquito de cámaras", declaró Rizo.

Por su parte, el candidato por el MRS, Edmundo Jarquín (en estos momentos tiene el 7,5 por ciento de los votos) manifestó su esperanza por la posibilidad de una segunda vuelta y señaló las anomalías que se produjeron durante la jornada.

LOS OBSERVADORES

Más de 17.000 observadores de todo el mundo llegaron a Nicaragua para vigilar los comicios presidenciales. La mayoría de estos las calificaron de exitosas por el alto grado de participación de los votantes, que según el representante de la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Fernández, fue del 70 por ciento. Según este organismo las elecciones en Nicaragua fueron "pacíficas, masivas, ordenadas y ajustadas a la ley".

Entre las irregularidades que anotó la OEA, a través de los 200 observadores electorales que desplazó al país centroamericano, destacó el de varios ciudadanos que no pudieron ejercer su derecho al sufragio porque algunas Juntas Receptoras de Votos (JRV) cerraron cuando todavía había gente haciendo fila para votar. Además en algunas JRV faltaron copias de actas de cierre que tienen que entregar a todos los fiscales de los partidos.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, declaró hoy desde Santiago de Chile que estaba satisfecho con los comicios. "Creo que decir que fue un proceso ajustado a derecho es más positivo que decir que no ha habido fraude, pero es lo mismo finalmente", agregó Insulza, desestimando así las denuncias del PLC.

Por su parte, la delegación de observación electoral de EEUU, encabezada por el embajador estadounidense en Managua, Paul Trivelli, dijo que la jornada electoral estuvo empañada por "anomalías", entre las que mencionó el retraso en la apertura de algunas JRV.

El jefe de la Misión de Observadores Electorales de la Unión Europea, Claudio Favá, dijo que el proceso de votaciones fue una "victoria de democrática del pueblo nicaragüense", según los datos que ofreció anoche un informe preliminar de las elecciones.

Favá elogió la participación masiva de los ciudadanos que acudieron a las Juntas Receptoras de Voto (colegios electorales en España). Además, el representante europeo elogió la actitud de calma y civismo de los nicaragüenses. "No hubo ningún acto de intimidación o violencia" dijo.

Estos han sido los comicios más observados de las historia de Nicaragua, con mil observadores extranjeros y 16.000 nacionales, según datos del Consejo Supremo Electoral, (CSE). "Ni en las elecciones de 1990 (que determinaron el fin de la guerra de la década de 1980) hubo tanta supervisión como ahora", comentó el presidente del CSE, Roberto Rivas.

"Casi hay un observador por cada Junta Receptora de Voto (JRV) que se instalará en el país el día de la votación, lo que da una idea del interés que hay en estas elecciones", apuntó el magistrado.

En total 3,6 millones de nicaragüenses mayores de 16 años estaban habilitados para votar y elegir al presidente del Gobierno además de a 90 diputados y a los 20 representantes al Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Aún falta más de la mitad del recuento de votos oficial, sin embargo todo apunta a que Daniel Ortega será presidente de Nicaragua, durante al menos los próximos cuatro años.