Actualizado 10/06/2006 17:55:40 +00:00 CET

Cuba.-Castro se refiere a los inmigrantes como los "esclavos modernos" sin los que no podrían funcionar los países ricos

LA HABANA, 10 Jun. (EP/AP) -

El presidente cubano, Fidel Castro, aseguró hoy que los inmigrantes son los "esclavos" modernos sin los cuales los países ricos no podrían funcionar y lamentó que después de haber sido saqueado por Estados Unidos Méixco se vea obligado a mantenerse con estas remesas.

"Cada vez se les hace más difícil controlar a los esclavos", dijo el mandatario en un discurso de más de cuatro horas pronunciado anoche durante la clausura del Seminario Internacional de Alfabetización.

Por otro lado, Castro señaló que las naciones desarrolladas dependen de los flujos de los pobres del tercer mundo dispuestos a realizar los trabajos rechazados o peor remunerados, como antes sucedía con los africanos traídos a América.

La diferencia "es que hoy cruzan solos" llevados por la pobreza en la cual viven sus comunidades, en medio de los intentos de los americanos por "cazarlos a tiros" en las fronteras, opinó.

Según Castro, durante décadas los gobiernos latinoamericanos y sus socios de las potencias, derivaron millones de dólares y toda suerte de recursos naturales especialmente hacia Estados Unidos, dejando a los países sumergidos en la miseria y el desempleo, obligando a las personas a emigrar.

"De México se fue tanto dinero o más que de Venezuela y México producía también petróleo, oro, plata, minerales y recursos de todo tipo. Centroamérica también era saqueado, el Caribe era saqueado", aseguró el mandatario.

Ahora que millones de personas viven en Estados Unidos como indocumentados los quieren "calladitos" o buscan hacerlos salir y llamarlos para "el día en que comience la cosecha del tomate". Actualmente, el Congreso de Estados Unidos y la Administración del presidente George W. Bush estudian proyectos de reforma migratoria que generaron un fuerte debate en el país norteamericano.

Asimismo, Castro destacó que a diferencia de todos los otros latinoamericanos a los cubanos que emigran se les otorga toda suerte de prebendas, politizando su salida del país.

Ante una representación de la UNESCO presente en el evento, Castro arremetió contra el organismo internacional, quien reportó que más de 700 millones de personas en el mundo no saben leer ni escribir.

"No los necesitamos", dijo Castro, al indicar que durante 60 años los países latinoamericanos estuvieron esperando el apoyo de la UNESCO para eliminar el analfabetismo sin que estos hicieran mucho al respecto. Convocados desde el lunes pasado, 721 delegados de 33 países expusieron sus experiencias en alfabetización.