Actualizado 01/08/2006 23:13:00 +00:00 CET

Cuba.- EEUU afirma que no espera una mejoría de la situación en Cuba con una eventual llegada al poder de Raúl Castro

WASHINGTON, 1 Ago. (EP/AP) -

El Gobierno estadounidense afirmó hoy que no espera una mejoría de la situación de Cuba con una eventual llegada al poder de Raúl Castro, a quien el actual presidente, Fidel Castro, delegó temporalmente sus funciones tras someterse a una intervención quirúrgica por una hemorragia intestinal.

"El intento de Raúl Castro de imponerse al pueblo cubano es más de lo mismo que ha hecho su hermano", destacó Tony Snow, portavoz de la Casa Blanca, al tiempo que señaló que George W. Bush, quien ha estado trabajando en los últimos cuatro años en un plan para la transición democrática en la isla, "seguía hablando como siempre de su esperanza en que el pueblo cubano, finalmente, disfrute de la libertad y la democracia".

"Lo único que deseamos hacer es continuar dándole seguridades al pueblo de Cuba de que estamos listos a ayudarle", explicó Snow en declaraciones a los medios de comunicación.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, dijo que "en la eventualidad de que Cuba empiece una transición a la democracia, Estados Unidos y el pueblo estadounidense harán todo lo que puedan para ponerse del lado del pueblo cubano en sus aspiraciones por la democracia".

En el Congreso, varios miembros de origen cubano exhortaron al Gobierno de Bush a estar preparado para asistir al pueblo cubano. "Creo que en este momento, cuando los informes son inciertos, debemos mantenernos vigilantes y listos para ayudar al pueblo cubano a encontrar un futuro democrático", declaró el senador republicano por Florida Mel Martínez.

"COMIENZO DEL FIN"

Asimismo, la congresista Ileana Ros-Lehtinen, también republicana por el estado de Florida, manifestó que aún cuando se trataba de una decisión temporal de Castro "es un gran día para el pueblo cubano y para sus hermanos y hermanas en el exilio". "Espero que este sea el comienzo del fin de su despreciable régimen", agregó.

No obstante, el congresista demócrata por Nueva York José Serrano, de origen puertorriqueño, pidió a Bush "sacar las manos de Cuba" y dejar el desarrollo de los acontecimientos exclusivamente al pueblo cubano.

La transferencia temporal de poderes en La Habana se produjo tres semanas después de la publicación de un segundo informe de la llamada Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre, que el presidente estadounidense creó hace casi cuatro años. En la presentación en el Departamento de Estado, el coordinador del informe, Caleb McCarry aseveró que "una Cuba no democrática es una influencia desestabilizante" en el hemisferio occidental.

Al anunciarse hoy la transferencia de poderes, Bush se encontraba en Miami, donde declaró a 'WAQI-AM Radio Mambí', una emisora que transmite en español, que "si Fidel Castro se retirara debido a causas naturales", Estados Unidos dispone de "un plan para ayudar al pueblo de Cuba a comprender que hay una mejor vía que el sistema en el cual ha estado viviendo".