Actualizado 02/10/2012 7:59:24 +00:00 CET

Cuba/EEUU.- Alan Gross podría tener cáncer, según su abogado estadounidense

LA HABANA, 2 Oct. (Reuters/EP) -

Alan Gross, el contratista estadounidense condenado a 15 años de prisión en Cuba por introducir equipos de comunicación por satélite en el país caribeño, podría tener cáncer y, en caso de que así fuera, no está recibiendo tratamiento médico, según ha informado este martes su abogado estadounidense, Jared Genser.

Genser ha explicado que facultativos estadounidenses han hecho una valoración de las pruebas médicas a las que se ha sometido Gross en los últimos meses por la existencia de una "masa" en su hombro derecho, que su mujer, Judy, vio en la última visita.

El radiólogo estadounidense Alan Cohen ha sostenido, en base a esta información, que "Gross tiene un problema médico potencialmente mortal que no está siendo evaluado conforme a los estándares de la medicina moderna".

"Una masa blanda en un adulto que ha perdido mucho peso debe considerarse como un tumor maligno hasta que no se pruebe lo contrario", ha dicho, recordando que Gross ha adelgazado 47 kilogramos desde que fue encarcelado, en 2009.

Así, Cohen ha indicado que el contratista norteamericano debería someterse a más pruebas médicas "inmediatamente", en concreto, a una biopsia para determinar la naturaleza de la "masa", y, "preferiblemente, en Estados Unidos".

De acuerdo con Genser, los médicos cubanos detectaron la "masa" el pasado mes de mayo, pero le dijeron a Gross que era un hematoma y que, como tal, desaparecería con el paso del tiempo. El Gobierno, por su parte, insiste en que se encuentra en buenas condiciones de salud.

Por ello, el letrado del contratista estadounidense ha apuntado que "o los médicos cubanos son responsables de una grave negligencia profesional o están ocultando intencionadamente lo que podría ser una enfermedad mortal".

Por su parte, Judy ha instado al Gobierno cubano a permitir que su marido se someta a una revisión médica en Estados Unidos "antes de que sea demasiado tarde". "Presidente, (Raúl) Castro, te ruego que no dejes morir a mi marido ante tu mirada", ha solicitado.

Además, ha criticado la actuación de los facultativos cubanos. "Tu país --le ha dicho a Castro-- presume de tener uno de los mejores sistemas médicos del mundo, entonces, ¿Por qué tus médicos han fallado en el diagnóstico y no han hecho las pruebas adecuadas?", ha cuestionado.

EL CASO GROSS

Gross, de 63 años de edad, fue detenido en diciembre de 2009 en La Habana cuando estaba trabajando para la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) con el fin de facilitar el acceso a Internet a la comunidad judía en Cuba.

Tras permanecer dos años en prisión preventiva, en marzo de 2011 fue condenado a 15 años de cárcel por llevar a cabo "actos contra la independencia o la integridad del Estado cubano", por introducir equipos de comunicación por satélite en el país, algo prohibido por las autoridades cubanas.

La posibilidad del diálogo bilateral permanece en el aire, principalmente, porque La Habana pretende llevar a la mesa de negociaciones el caso de los cinco agentes de los servicios de Inteligencia detenidos en 1998 en Estados Unidos y condenados en 2001 por espionaje, para proponer un canje de presos.

'Los cinco' son considerados unos héroes en Cuba, porque se les atribuye la infiltración en redes terroristas cubano-estadounidenses para evitar atentados en la isla caribeña, sin embargo, en Estados Unidos son considerados espías que pretendían atentar en suelo norteamericano.

El caso Gross puso fin a un breve periodo de distensión en las relaciones bilaterales, propiciado por la llegada a la Casa Blanca de Barack Obama, que flexibilizó el embargo comercial impuesto a la isla desde hace más de medio siglo al permitir que los cubano-estadounidenses puedan viajar libremente y enviar remesas a su país.