Actualizado 16/06/2012 1:42:26 +00:00 CET

Cuba dice que la salud de Gross "es normal" y que "recibe tratamiento para las enfermedades que padece"

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Exteriores de Cuba ha asegurado a través de un comunicado oficial que la salud del contratista estadounidense Alan Gross, que cumple una condena de 15 años por espionaje, "es normal" y que "recibe tratamiento para las enfermedades crónicas propias de su edad que padece". Asimismo, ha apuntado que Gross "mantiene un régimen elevado de ejercicios, lo que demuestra su buen estado general de salud".

La Habana ha contestado así a las afirmaciones vertidas por la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland, quien dijo el jueves que la salud de Gross ha empeorado hasta el punto de ser incapaz de caminar.

"Ha perdido más de 45,5 kilos desde su arresto. Sufre de artritis degenerativa grave y ya no es capaz de caminar en su celda. Además, tiene otros problemas de salud que le provocan dolor y que requieren tratamiento", manifestó Nuland. "Pedimos al Gobierno de Cuba que libere inmediatamente a Gross y que lo entregue a su familia", agregó.

Además, Nuland anunció que Washington ha solicitado a La Habana que entregue información acerca de su situación a la familia de Gross para que puedan saber si se encuentra bien y si está recibiendo el tratamiento adecuado.

En este sentido, el Ministerio de Exteriores ha afirmado que el Ejecutivo estadounidense y la familia de Gross "han recibido sistemáticamente información médica completa sobre su estado de salud". Asimismo, ha relatado que las autoridades cubanas han mantenido reuniones periódicas con funcionarios estadounidenses y familiares del detenido para compartir toda la información relativa a la salud del contratista.

Por ello, La Habana ha lamentado las "tergiversaciones" difundidas en torno a la salud de Gross y ha recalcado que las autoridades han respetado "su derecho a la privacidad de la información médico-paciente". "Cuba demanda que cese esta campaña de fabricaciones, que de continuar, no dejará otra alternativa que difundir abundante información sobre el tema", ha reseñado el Ministerio de Exteriores.

Por último, el Gobierno cubano ha señalado que, pese a que Gross "podría estar recluido en cualquier centro penitenciario, pues su situación no es incompatible con ello, permanece en un hospital militar, no porque su salud lo requiera, sino para asegurar las mejores condiciones de internamiento".

'CASO GROSS'

Gross fue detenido cuando estaba trabajando para la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) con el objetivo de facilitar el acceso a Internet a los judíos que residen en Cuba. Por ello, fue hallado culpable de un delito de "actos contra la independencia o la integridad del Estado".

El jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos, Jorge Bolaños recordó en mayo que "Gross no está preso por ayudar a los judíos a conectarse a Internet", y dijo que "todas las sinagogas de la isla tienen Internet y lo tenían antes de que él viniera al país", sino por "implementar un programa del Gobierno de Estados Unidos para atentar contra el orden constitucional cubano".

"Gross no es un trabajador voluntario que vino a ayudar al pueblo de Cuba, es un profesional pagado por el Gobierno de Estados Unidos", recalcó, destacando que las actividades encubiertas realizadas por Gross constituyen delitos en muchos otros países del mundo, incluyendo Estados Unidos".

'LOS CINCO'

Por otro lado, Bolaños comparó la situación de Gross con la de los cinco cubanos encarcelados en Estados Unidos por espionaje, y aseguró que las condiciones del contratista "son muy distintas al régimen cruel de aislamiento" que se les ha impuesto a los isleños en el país norteamericano.

Así, apuntó que 'los cinco' "tienen estrictas restricciones para dar entrevistas a la prensa de Estados Unidos" y que dos de ellos, René y Gerardo, no han podido recibir la visita de sus esposas, Olga y Adriana, respectivamente, a pesar de que la madre de Gerardo falleció mientras él estaba en prisión.

Sobre la breve estancia de René en Cuba, afirmó que su caso y el de Gross "son muy diferentes" porque el cubano "cumplió hasta el último día su sentencia" y "permanece en Estados Unidos contra su voluntad", por lo que la decisión de una jueza de Florida de autorizar su viaje a la isla "se corresponde plenamente con las condiciones establecidas para su libertad supervisada".

Bolaños también defendió que 'los cinco' llevan casi catorce años encarcelados "por buscar información sobre grupos terroristas que atentaron contra Cuba desde Estados Unidos". "Esa información ayudó a salvar vidas en ambos países. No obtuvieron secretos del Gobierno ni atentaron contra la seguridad de Estados Unidos", sostuvo.