Cuba/EEUU.- El jefe de inteligencia de EEUU asegura que Castro está "muy enfermo" y "muy cerca de la muerte"

Actualizado 15/12/2006 14:33:33 CET

WASHINGTON, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El director de Inteligencia Nacional estadounidense, John Negroponte, aseguró ayer que el presidente de Cuba, Fidel Castro, está "muy enfermo" y que, de este modo, "está muy cerca de la muerte"

"Todo indica que no va a vivir mucho tiempo más", destacó Negroponte en un encuentro con editores y periodistas del diario norteamericano 'Washington Post', a quienes declaró que al dictador cubano le quedan "meses y no años".

Castro cedió temporalmente el poder por primera vez en 47 años el pasado 31 de julio debido a la operación a la que tuvo que ser sometido a causa de una "hemorragia intestinal", según informó el Gobierno de la isla.

Su hermano Raúl asumió los poderes, pero las autoridades cubanas siempre han señalado que el líder comunista se está recuperando y que volverá a ejercer su cargo. La última imagen que se ha emitido sobre Fidel Castro apareció el 28 de octubre, un vídeo que mostraba su débil estado de salud y su larga convalecencia.

Las dudas sobre su recuperación volvieron a surgir el pasado día 2, cuando finalmente no apareció en las celebraciones del 50 aniversario del desembarco del buque Granma y, por tanto, de la Revolución cubana. En esa fecha también se tenía previsto celebrar su cumpleaños, que fue retrasado desde el 13 de julio debido a la intervención quirúrgica.

En el discurso que pronunció Raúl Castro el 2 de diciembre, afirmó que Cuba está abierta a posibles negociaciones con Estados Unidos "para resolver el largo conflicto" entre ambas naciones.

En contraposición a esta oferta, el secretario de Estado adjunto para América Latina, Thomas Shannon, explicó a los medios de comunicación que la Administración de George W. Bush sólo llegará a acuerdos con el Gobierno cubano cuando muestre un compromiso democrático.

Según Shannon, durante el periodo de incertidumbre que supone el poder temporal de Raúl Castro "el régimen se ha vuelto más duro y ortodoxo, y esta no es una posición que aporte alguna señal o un camino significativo sobre la dirección que tomará después de Fidel".

Los congresistas estadounidenses defensores de aliviar las sanciones contra Cuba volarán hoy a la isla para una visita de tres días en la que pretenden determinar el potencial de cambio político que existe bajo el mandato de Raúl Castro. Este grupo bipartidista de diez personas supone la más grande delegación del Congreso que visita Cuba en todos los años de conflicto binacional.