Actualizado 25/09/2012 22:08 CET

Cuba/EEUU.- Senadores de Estados Unidos reclaman al Gobierno cubano que libere a Alan Gross

MIAMI, 25 Sep. (Reuters/EP) -

Un grupo de 44 senadores estadounidenses, tanto demócratas como republicanos, han escrito una carta al presidente de Cuba, Raúl Castro, para pedir la liberación del contratista norteamericano Alan Gross, condenado a 15 años de prisión por introducir en la isla equipos de comunicación por satélite.

La misiva supone la mayor reivindicación hasta la fecha realizada por miembros del Congreso de Estados Unidos y representa un paso más en las peticiones lanzadas desde Washington a La Habana para resolver un caso que se ha convertido ya en símbolo de las tensiones bilaterales.

Gross, según los senadores, "sufre de angustia por estar separado de su familiares, varios de los cuales se encuentran gravemente enfermos". La hija del contratista está siendo tratada por un cáncer de pecho y su madre, de 90 años, se encuentra en estado terminal por un cáncer que los médicos ya han declarado inoperable.

Los 44 firmantes también han recordado que Gross, de 63 años, ha perdido más de 47 kilos desde su arresto y padece de artritis degenerativa. Además, un bulto en el hombro que no ha sido tratado, han apuntado en el texto.

"La prolongada detención de Gross en su país supone un gran obstáculo para cualquier posible acción de mejora de las relaciones bilaterales", han trasladado los senadores a Castro, que de momento no ha dado muestras de ceder a las presiones para excarcelar al estadounidense.

Gross fue detenido en diciembre de 2009 en La Habana cuando estaba trabajando para la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) con el fin de facilitar el acceso a Internet a la comunidad judía en Cuba.

Tras permanecer dos años en prisión preventiva, en marzo de 2011 fue condenado a 15 años de cárcel por llevar a cabo "actos contra la independencia o la integridad del Estado cubano" por introducir equipos de comunicación por satélite en el país, algo prohibido por las autoridades cubanas.

Desde entonces, Estados Unidos ha solicitado insistentemente a Cuba que libere a Gross por razones humanitarias, ya que, según argumenta, se encuentra gravemente enfermo. Su mujer, Judy, denunció que durante su reciente estancia en La Habana encontró a su marido en un estado de salud muy deteriorado. "Creo que no sobrevivirá a esta terrible experiencia", apuntó.

Las autoridades cubanas han rechazado estas acusaciones, aseverando que el estado de salud del contratista estadounidense es "normal" y que "realiza regularmente intensos ejercicios físicos" para mantenerse en forma.

SIN NEGOCIACIONES

El Departamento de Estado norteamericano advirtió la semana pasada en un comunicado de que Washington "no negocia" la liberación de Gross y, por tanto, rechazó un posible canje por los cinco agentes de los servicios de Inteligencia cubanos detenidos en 1998 y condenados en 2001 por espionaje.

'Los cinco' son considerados unos héroes en Cuba, porque se les atribuye la infiltración en redes terroristas cubano-estadounidenses para evitar atentados en la isla caribeña. Sin embargo, en Estados Unidos son considerados espías que pretendían atentar en suelo norteamericano.