Actualizado 26/01/2007 16:25:03 +00:00 CET

Cuba.- El ELN dice que irá a la nueva fase de diálogo en La Habana abierto al logro de un cese hostilidades

BOGOTA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) señaló que irá a la nueva fase de diálogo con el Gobierno de Alvaro Uribe en La Habana (Cuba) abierta al logro de un acuerdo sobre un alto el fuego y cese de hostilidades temporal que ofrezca un ambiente para la paz.

El alto el fuego debe ser bilateral y debe integrar "compromisos para la desactivación de los distintos factores que están en contravía de lo que constituye un ambiente para la paz", precisó el ELN en un comunicado.

Son compromisos para el Gobierno y también para el ELN, reconoció el grupo colombiano, que en diciembre de 2005 entró en una fase exploratoria de una proceso de paz con el Gobierno de Uribe, según recuerda la emisora local RCN.

Estas conversaciones preliminares, siempre con La Habana como sede, abarcaron cuatro rondas, la última en noviembre pasado, cuando ambas partes dieron por terminada la fase de exploración, para entrar en una nueva, con el proyecto de buscar un "acuerdo base".

Según el ELN, "un ambiente para la paz implica (...) que se suspendan hostilidades como los asesinatos extrajudiciales, las amenazas y encarcelamiento de los líderes sociales y políticos de oposición, las desapariciones y desplazamientos, las políticas represivas, antidemocráticas y antieconómicas del Gobierno".

"Llegar a un 'acuerdo base' para generar el ambiente para la paz implica pensar en el país y en la construcción de su futuro como Nación", continuó la organización, la segunda del país, después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El ELN admitió que en breve volverá a la mesa de diálogo en la capital cubana con una expectación moderada, que se deriva de las orillas opuestas en las que están las partes implicadas y su forma de "entender el conflicto, el país, la paz y los propósitos que buscan".

En este contexto, consideró que "hay que comenzar aceptando que el conflicto interno colombiano sí existe" y que tiene un componente social e histórico, además del armado, con un movimiento insurgente que "es expresión y producto del mismo conflicto y no un fenómeno de terrorismo y bandolerismo como lo califica la clase política".