Cuba.- El ex preso político Arnaldo Ramos pide a España ser "más enérgico" y "más fuerte" con el régimen cubano

Actualizado 15/11/2010 23:35:57 CET

Asegura que se quedará haciendo oposición en Cuba

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El disidente cubano recién excarcelado Arnaldo Ramos Lauzerique ha pedido este lunes al Gobierno español ser "más enérgico" y "más fuerte" con el régimen de Raúl Castro, para que promueva "una mayor apertura" que favorezca a todos los sectores en la isla.

En declaraciones a Europa Press, Ramos ha aplaudido la labor del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el proceso de liberación de los 75 opositores de la Primavera Negra de 2003, junto con la Iglesia Católica cubana, pero consideró que se deben tomar "medidas más fuertes" para promover "verdaderas reformas" en la isla.

"Desearía que el Gobierno español fuese más enérgico y que hiciera gestiones más fuertes para que puedan haber en Cuba aperturas de todo tipo", dijo el economista opositor en declaraciones telefónicas desde La Habana.

Para Ramos, la labor de España "fue favorable porque fue la culminación de un proceso que duró 8 años que luchaba por la liberación de todos estos opositores que trabajaban pacíficamente por una causa".

El economista de 68 años formaba parte del grupo de los 13 opositores que se niegan a abandonar la isla a cambio de su excarcelación, en virtud de los acuerdos alcanzados entre el régimen castrista y la Iglesia cubana para la excarcelación de los presos del llamado Grupo de los 75.

Ramos fue puesto en libertad el pasado sábado después de recibir una llamada telefónica del arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega. Ese mismo día fue excarcelado Luis Enrique Ferrer García, quien finalmente sí viajará a España. Así, sólo quedan en prisión once de los 75 condenados tras la oleada represiva de la Primavera Negra.

Asimismo, opinó que con estas medidas en favor de los disidentes el Gobierno de Castro "esperaba algo por parte de España como la eliminación de la posición común o el levantamiento del bloqueo, pero eso, al parecer, no lo consiguió".

Por tal motivo, consideró que no se puede hablar de una acción "unilateral como tal porque esto lo hizo el régimen obedeciendo a algunas esperanzas", ni tampoco "podemos hablar de apertura porque con esto se demuestra que los opositores son como unos rehenes que utiliza (el Gobierno cubano) como moneda de cambio".

RIESGOS

Ramos, condenado a 18 años, salió de la cárcel con una licencia extrapenal "de tipo humanitario" que no establece "ningún tipo de condiciones", lo que significa que no está obligado a salir del país ni a presentarse periódicamente a interrogatorios. También le informaron de que "no debía ningún año de prisión".

Pero todo esto se lo notificó "de manera verbal" un oficial de la Seguridad del Estado. "No me lo pasaron por escrito y no tengo ninguna constancia de que eso sea así", lamentó Ramos.

Ramos es el primer disidente que se negó a viajar a España que recupera su libertad y se queda dentro de Cuba. Tanto él como los grupos disidentes están a la expectativa de lo que sucederá con aquellos que han decidido permanecer en la isla.

"Por el momento no he sido víctima de ningún acoso ni se me ha puesto ningún obstáculo (...) pero este régimen acusa a cualquiera y hay leyes de sobra para meter presa a la gente, entonces, si no somos nosotros puede ser cualquiera el que vaya preso por pensar distinto", alertó.

VIVIR EN CUBA

Sus primeras horas en libertad han transcurrido "en familia", según comentó. "He estado visitando a mis familiares, a mis amigos, a gente que tengo tiempo que no veo, haciendo gestiones personales", señaló.

Pero su principal preocupación en este momento es la suerte que correrán sus otros 11 compañeros que continúan encarcelados. "Creo que no tiene ningún sentido que permanezcan en prisión, más ahora que uno de los que quiere quedarse en Cuba, como es mi caso, ya salió en libertad", expresó.

Ramos confesó que desde que salió de la cárcel la pregunta constante ha sido sobre los motivos de su decisión de quedarse en la isla y no viajar a España como lo han hecho, hasta la fecha, 39 de sus compañeros. "Nunca tuve previsto irme de Cuba, ahora tampoco", enfatizó.

En Cuba viven su esposa, sus dos hijos y hasta sus nietos, es decir, su familia más cercana. Sus planes inmediatos son continuar con sus "actividades de oposición" orientadas a lograr una "libertad democrática" mientras el régimen no cambie". Como economista "me corresponde hacer un análisis de todo lo que está pasando y eso es lo que haré", subrayó.