Actualizado 12/05/2011 19:30 CET

Familiares desmienten que el opositor Juan Wilfredo Soto haya recibido una paliza de policías cubanos

El Opositor Fallecido Juan Wilfredo Soto García.
EUROPA PRESS/CUBADEBATE

Cuba reconoce que el disidente fue arrestado por gritar "consignas contrarrevolucionarias"

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Familiares del fallecido Juan Wilfredo Soto desmintieron que el opositor cubano haya recibido una paliza por parte de oficiales de la policía política del Estado y confirmaron la versión del régimen castrista de que su muerte fue por causas naturales, al tiempo que cargaron contra la disidencia a la que acusaron de utilizar este hecho para su "propaganda contrarrevolucionaria".

Soto, considerado un ex preso político, murió el pasado sábado en un hospital de Santa Clara, en la provincia de Villa Clara, a causa de un paro respiratorio. Grupos de la oposición denuncian que su muerte fue un "asesinato" provocado por policías que le habrían golpeado brutalmente el pasado jueves tras haber sido detenido en el parque Vidal de Santa Clara, provocándole daños graves en su organismo.

En cambio, la versión del Gobierno de Raúl Castro apunta a que su deceso se debió a "un shock multifactorial por fallo multiorgánico, debido a una pancreatitis", pero además aclara que "no se observaron signos de violencia internos o externos" en el cuerpo del opositor.

El diario 'Granma' --portavoz oficial del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC)-- ha publicado este jueves las primeras declaraciones de los familiares de Soto desde su fallecimiento en un artículo titulado 'Cuba desprecia la mentira' en el que además aparecen sus fotografías.

"Eso de que lo golpearon es una gran mentira. No tenía ninguna marca de golpeadura, todo es un invento de la propaganda contrarrevolucionaria. Estamos muy dolidos con esta campaña que se ha formado, causante de un gran dolor en la familia", señaló Rosa Soto García, hermana del fallecido.

Según su hermana, el opositor padecía varias enfermedades como "gota, hipertensión arterial, migraña y crecimiento del corazón", motivo por el cual recibía atención médica "desde hacía muchos años", sin embargo, Soto "llevaba una vida muy desordenada y no cumplía las indicaciones de los galenos", según reseña el rotativo.

"Fíjese si estamos indignados, que el día del entierro, al hijo de mi hermano, de solo 14 años, le dio tanto asco la postura de los 'disidentes', que les pidió que se fueran del cementerio", aseguró Rosa Soto García.

Por su parte, Madelín Soto, sobrina de Wilfredo, insistió en que su tío no presentaba ningún tipo de contusión. "Fui a verlo al hospital y no observé ninguna señal de violencia. Además, si le hubieran dado tan solo un arañazo, de seguro él me lo hubiera dicho porque yo era de su entera confianza", aclaró.

INGRESÓ EL VIERNES EN EL HOSPITAL

Soto fue trasladado al Hospital Arnaldo Pérez Milián de Santa Clara el pasado viernes, 6 de mayo, después de que su hija pidiera ayuda a Yasmil Pérez Rodríguez, esposo de Madelín, debido al delicado estado de salud que presentaba el ahora fallecido.

"Tenía sudoraciones, no se sentía los pies, e incluso tuvimos que bajarlo del cuarto piso en un sillón de ruedas", explicó Pérez Rodríguez. "Una vez en la consulta del Arnaldo Milián, (Soto) fue objeto de varios análisis, recibiendo medicamentos de todo tipo, sin que hubiera una respuesta favorable de su organismo", agregó.

Pero "ante su empeoramiento, lo remitieron a la sala de terapia (unidad de cuidados intensivos), donde permaneció ingresado hasta su deceso", lamentó Yasmil, quien acompañó a Soto desde las 9.00 horas del viernes hasta el sábado. Durante ese tiempo le ayudó a vestirse e ir al baño y "nunca observó el más mínimo síntoma de violencia en su cuerpo". "Si fuera verdad lo que dice esa gente, de seguro él se lo hubiera contado", subrayó.

Mario Félix Lleonart, un pastor de la iglesia bautista, aseguró en declaraciones a Radio Nederland, haber visto al opositor el jueves cuando se dirigía a un hospital para que le vieran las heridas que supuestamente le quedaron tras la paliza de los policías. Soto, según el pastor, se quejaba de un fuerte dolor en la espalda.

EL DÍA DE LOS HECHOS

Según informa 'Granma', citando a testigos, Soto fue arrestado por dos policías el pasado jueves, 5 de mayo, por la mañana en el parque Vidal de Santa Clara --lugar que visitaba con frecuencia-- porque estaba gritando "consignas contrarrevolucionarias". "Observé cuando dos agentes del orden público, uno de ellos mujer, lo condujeron a la patrulla, sin que hubiera el más mínimo forcejeo, e incluso, él montó por sí mismo", comentó Jorge Álvarez Cabrera, vendedor de flores.

Álvarez Cabrera señaló que "al poco rato" vio nuevamente al opositor cuando éste fue a preguntarle si tenía un mechero para encender un cigarro. Amado Gómez Rodríguez, otro de los vendedores por cuenta propia que trabaja en el parque, dijo que Soto mostraba ese día una "aspecto normal" sin signos de haber recibido una paliza.

El dueño de un establecimiento de comida situado cerca del parque Vidal vio entrar a Soto en el lugar, poco después de haber sido arrestado por los oficiales de la policía.

Soto pertenecía al Foro Antitotalitario Unido, organización dirigida por el periodista independiente Guillermo Fariñas, y ejercía de secretario para los presos políticos en Santa Clara. Anteriormente había estado encarcelado durante 12 años por su participación en actividades de disidencia.

CAUSAS DE LA MUERTE

El diario 'Granma' cita además a especialistas médicos que aseguran que Soto presentaba problemas de salud desde "mucho antes" y que varias veces tuvo que ser ingresado aquejado por enfermedades como un "edema generalizado" y "presión arterial".

Ricardo Rodríguez Jorge, el médico forense que realizó la autopsia, indicó que la causa de fallecimiento fue una "pancreatitis aguda, con focos hemorrágicos a nivel de cola y cuerpo pancreáticos, y producto de las patologías anteriores se alteraron todos los parámetros por descompensación".

Asimismo, destacó que en la necropsia no se apreciaron signos de violencia a nivel externo, interno, ni en los planos anterior o posterior. En cuanto al cráneo y cuello, eran normales, y el tórax presentaba pulmones típicos de un fumador, con un corazón aumentado de volumen, reseña el rotativo.

Rodríguez Jorge considera que es "imposible" que una paliza haya sido el "detonante de la pancreatitis" porque "un trauma, para que llegue al páncreas, tiene que ser visible".

La muerte de Soto levantó una fuerte condena a nivel internacional. Algunas organizaciones de Derechos Humanos han comparado su situación con la de Orlando Zapata Tamayo, disidente muerto en febrero de 2010 tras más de 80 días de huelga de hambre y convertido ahora en uno de los iconos de la disidencia.

Amnistía Internacional (AI) ha pedido al Gobierno de Raúl Castro abrir "de inmediato" una investigación "imparcial e independiente" para determinar las causas de la muerte de Soto. "Si en última instancia murió a consecuencia de la paliza que le propinó la policía en el parque Vidal, los responsables deben comparecer ante la justicia", exhorta la ONG.