Actualizado 29/01/2015 12:35:26 +00:00 CET

Frei Betto: Fidel Castro está "delgado pero lúcido" y mantiene "buen humor"

El expresidente cubano Fidel Castro se reúne con Putin
Foto: HANDOUT . / REUTERS

LA HABANA, 29 Ene. (Reuters/EP) -  

   El expresidente cubano Fidel Castro goza de buena salud y está delgado pero lúcido, ha explicado el miércoles a la televisión estatal el teólogo brasileño Frei Betto tras reunirse con el líder el martes en La Habana.

   Castro, de 88 años, y quien fue reemplazado en la presidencia del país por su hermano menor Raúl en 2008, no ha sido visto en público desde el 8 de enero del 2014, cuando asistió a la inauguración de un estudio de arte en La Habana.

   Tampoco se han publicado fotos del líder histórico de la revolución cubana desde agosto pasado. Su silencio en los medios estatales alimentó especulaciones sobre su estado de salud.

Relacionadas

   "El comandante (Castro) disfruta de muy buena salud y muy buen humor", ha contado el escritor Carlos Alberto Libanio Christo, más conocido como Frei Betto, en declaraciones a la televisión estatal.

   Betto, un fraile dominico, ha dicho que Castro siempre está en su "torre de observación privilegiada (...) pero siempre muy optimista". Y citado por la agencia de noticias Prensa Latina, sostuvo que Castro se encuentra "muy bien, está delgado pero muy lúcido, anotándolo todo en su cuaderno" durante la conversación.

   Además, el brasileño ha inciado que Castro se mantiene enterado de todo lo que ocurre a nivel nacional e internacional. Aunque Castro ha publicado en los últimos años artículos de opinión, mantuvo silencio semanas después que su hermano Raúl y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunciaron el 17 de diciembre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

   El 12 de enero, Fidel Castro envió una carta a su amigo, el ex astro del fútbol argentino Diego Armando Maradona, que acalló los rumores sobre su muerte.

   Castro llegó al poder con la revolución de 1959 y encabezó el Gobierno comunista durante 49 años, en los que criticó con fuerza a Estados Unidos, considerado su enemigo político.