Actualizado 30/05/2012 20:36 CET

Cuba.- La hija de Raúl Castro se considera una "disidente" y asegura que Cuba pudiese ser "más democrática"

MIAMI, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Mariela Castro Espín, hija del presidente cubano, Raúl Castro, se ha autodefinido como una "disidente" durante una charla en la Biblioteca Pública de Nueva York en la que además ha asegurado que la isla de gobierno comunista pudiese ser "más democrática" de lo que es ahora.

"Los revolucionarios somos disidentes", ha asegurado Castro Espín durante su participación en una conferencia sobre los derechos de los homosexuales. "Los revolucionarios somos incómodos y sufrimos la discriminación por nuestro proyecto histórico, por una ideología que intenta experimentar la emancipación del ser humano", ha explicado.

Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX), llegó la semana pasada a Estados Unidos para participar en la XXX Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) y en algunos eventos relacionados con la defensa de los derechos de los homosexuales.

A pesar de que la política cubana no era el tema central de la conferencia en la que participó el martes en Nueva York, Castro Espín ha aprovechado la ocasión para defender el proceso revolucionario que tiene lugar en la isla desde 1959, cuando su tío, el exmandatario Fidel Castro, derrocó el régimen de Fulgencio Batista.

Según ha dicho, el proceso electoral en Cuba "es tan democrático" que algunos sectores se niegan hablar sobre ese tema y ha aseverado que la representación en el Parlamento de la isla de todos los sectores de la sociedad "es muy ampliada y variada".

Sin embargo, ha asegurado que mira "críticamente" esa realidad y por eso considera que el proceso revolucionario "podría ser más democrático todavía", según informan varios medios locales.

La visita de Castro Espín ha dado pie a una de ola de polémicas, no sólo en el seno de la amplia comunidad cubano-americana, sino también por parte del Partido Republicano que fustigó el hecho de que las autoridades estadounidenses le otorgaran un visado de ingreso.

Ésta no es la primera vez que la hija de Raúl Castro viaja a Estados Unidos. Durante el Gobierno de George W. Bush, la activista viajó tres veces a ese país para participar en eventos realizados por diversas organizaciones.