Actualizado 09/09/2010 21:28 CET

Cuba.- La llegada de otro ex preso cubano eleva a 32 disidentes y 193 familiares los acogidos en España

Todavía quedan en prisión 20 de los 52 presos políticos que Raúl Castro prometió liberar, pero más de la mitad se niegan a venir a España

MADRID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Este jueves llegó a Madrid el último de los seis presos políticos cuya liberación anunció el pasado 24 de agosto el Arzobispado de La Habana, por lo que son ya 32 los disidentes que han llegado a España en virtud de la mediación de la Iglesia Católica de la isla ante el Gobierno de Raúl Castro y con el respaldo del Ejecutivo español. Junto a ellos han venido un total de 193 familiares.

El último en llegar ha sido Alexis Rodríguez Fernández, miembro del Movimiento Cristiano de Liberación y condenado a 15 años, que aterrizó en Madrid junto con siete familiares. Ayer, había llegado Leonel Grave de Peralta Almenares, bibliotecario independiente y sentenciado a 20 años, junto con seis familiares, mientras que el martes se produjo la llegada de Víctor Arroyo Carmona, miembro de la directiva del Movimiento Todos Unidos, condenado a 26 años de cárcel, que vino acompañado por seis familiares, y Claro Sánchez Altarriba, periodista independiente condenado a 20 años, con diez familiares.

La semana pasada ya habían llegado Alfredo R. Domínguez Batista, miembro del Movimiento Cristiano de Liberación que lidera Oswaldo Payá y condenado a 14 años de prisión, junto con ocho familiares, y Próspero Gaínza Agüero, delegado del Movimiento de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitell y condenado a 25 años, que llegó con dos familiares.

El pasado 7 de julio, el presidente cubano, Raúl Castro, había anunciado que pondría en libertad en el plazo de cuatro meses a los 52 presos políticos que seguían en prisión tras ser detenidos durante la ola represiva de la Primavera Negra en la que se detuvo a un total de 75 intelectuales, periodistas y opositores.

Desde entonces, un total de 32 presos han salido de prisión para viajar directamente a España, pero uno de ellos, José Ubaldo Izquierdo, se trasladó a principios de agosto a Chile junto con siete familiares.

MÁS DE UNA DOCENA SE NIEGAN A VENIR A ESPAÑA

Así las cosas, quedan aún 20 disidentes por excarcelar. Sin embargo, según ha indicado a Europa Press el presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, "más de la mitad de ellos no quieren ser deportados a España".

Según ha sabido por conversaciones directas con ellos o con sus familiares, al menos doce se niegan a que su salida de prisión sea para viajar directamente a España y "puede que haya uno o dos más". De ellos, precisó, "la mitad ya han expresado su rechazo de forma directa al arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, cuando les ha llamado para consultarles por esta posibilidad".

Respecto a estos últimos, Sánchez subrayó que "ya debieran haber salido de prisión" puesto que su caso es mucho más sencillo y requiere menos "papeleo". Sin embargo, en su opinión, el régimen está actuando con "cierta mala fe y dilatando deliberadamente su excarcelación".

"Se trata de una medida excluyente y casi de castigo porque cada hora y cada día en prisión cuenta", subrayó. Según el presidente de la CCDHRN, se trata de "una táctica para tratar de inducir a que acepten salir del país a los que ya han dicho que no, como ya ha ocurrido con algunos que finalmente han viajado a España".