Publicado 27/10/2021 11:10CET

Cuba.- El Observatorio Cubano de DDHH acusa al Gobierno de promover el odio entre ciudadanos de cara al 15 de noviembre

Archivo - Personas con mascarilla en una calle de La Habana
Archivo - Personas con mascarilla en una calle de La Habana - JOAQUIN HERNANDEZ / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

La oposición teme una escalada represiva y pide a la comunidad internacional que esté vigilante

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) ha acusado al Gobierno de promover que estudiantes y trabajadores repriman por su cuenta a quienes secunden el llamamiento a manifestarse el próximo 15 de noviembre, después de que las autoridades hayan vetado dicha marcha por considerar que es una "provocación" promovida desde Estados Unidos.

El director ejecutivo del OCDH, Alejandro González Raga, ha lamentado esta "peligrosa demostración de odio", según la cual las autoridades estarían instando a la ciudadanía a "armarse con palos para reprimir a otros que decidan sumarse a la manifestación pacífica".

La oposición teme que se reproduzcan incidentes como los vividos en julio y sospecha que el Gobierno puede adelantarse reteniendo en sus viviendas a los activistas, una táctica que habría aumentado en este último año de acuerdo a los balances elaborados por el OCDH y otras organizaciones afines a la disidencia en la isla.

El OCDH ha pedido a la comunidad internacional que esté alerta. "Existe un peligro real para la integridad física de los convocantes, que ya han recibido citaciones amenazas, y para cualquier ciudadano participante", ha señalado el responsable de esta organización en un comunicado.

El movimiento Archipiélago, convocante de la 'Marcha Cívica por el Cambio' del 15 de noviembre, denunció la semana pasada que varios de sus miembros habían sido citados por la Fiscalía para tratar de frenar lo que consideran un "derecho constitucional", alegando que el Gobierno estaría incumpliendo la Constitución si no autorizase la protesta.

LA JUSTIFICACIÓN DEL GOBIERNO

Un miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Rogelio Polanco Fuentes, ha recordado este martes que quienes incumplan las directrices oficiales se arriesgan a ser acusados de "delitos de desobediencia, manifestaciones ilícitas, instigación a delinquir y otros previstos y sancionados en la legislación penal vigente", según recoge la prensa oficial.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ya denunció el lunes en un foro del Partido Comunista de Cuba los supuestos intentos de Estados Unidos por llevar a cabo una "guerra no convencional" en suelo cubano. Ve en la inminente protesta "una provocación como parte de una estrategia de golpe suave", es decir, con "intención manifiesta de promover un cambio de sistema político".

"No vamos a legitimar el accionar imperialista en la política interna", proclamó el mandatario, en cuya opinión la manifestación del 15 de noviembre "no es un acto de civismo" sino "de subordinación a la hegemonía yanqui". "Tales acciones pretenden regresar al país a un tiempo histórico de subyugación, al cual nunca regresaremos", remachó.