Cuba.-La oposición cubana denuncia que la "Policía política" impidió a los activistas acudir al funeral de Wilman Villar

Actualizado 22/01/2012 3:29:32 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El funeral del disidente cubano Wilman Villar Mendoza transcurrió en medio de una alta presencia de la "Policía política" y los "órganos represivos del Gobierno" de Cuba, que impidieron a los activistas que asistieran a la ceremonia funeraria. Como consecuencia, apenas una veintena de activistas lograron acceder al recinto donde se ofició el acto, según han confirmado a Europa Press fuentes de la oposición cubana y familiares del fallecido.

La esposa del difunto, Maritza Pelegrino, ha asegurado a Europa Press que "la seguridad del Estado tenía todo chequeado" y ha reiterado que "no dejaron pasar ni a los activistas y a las damas de blanco".

Por su parte, el presidente de la Unión Patriótica Cubana, José Daniel Ferrer, ha aseverado a Europa Press que la ceremonia estuvo "bajo el control de la Policía política y los órganos represivos del Gobierno", lo que obligó a los activistas a valerse de su "astucia" para "poder llegar al funeral". Finalmente, "solo una veintena de activistas" pudieron acudir, ha subrayado Ferrer.

"La carretera de Contramaestre (donde se ofició la ceremonia) estaba controlada por la Policía, por lo que (los activistas) tuvieron que ir campo a través" y "montándose en trenes" previo pago para llegar al funeral, ha explicado Ferrer, quien no acudió a la ceremonia funeraria.

Ferrer ha denunciado la detención de entre 75 y 90 personas en las localidades de Palma Soriano, Palmarito del Cauto, Guantánamo, Gibara, Banes, entre otros. Asimismo, ha acusado a las fuerzas de seguridad cubanas de "intentar impedir a la esposa y a la madre" de Villar al funeral, algo que la propia Pelegrino ha desmentido. No obstante, ha apostillado que las fuerzas del régimen cubano les "tiraron huevos" contra el vehículo en el que viajaban cuando accedían al recinto del funeral.

Pelegrino, que no acudió al entierro pero sí al funeral, también ha criticado que las autoridades cubanas no le permitieran ver a su esposo en un primer momento cuando Villar se encontraba ingresado en un hospital y ha denunciado unas supuestas amenazas lanzadas por "la Policía política" contra sus padres. "Les han dicho que si las Damas de Blanco continúan apoyándonos, podrían tener problemas", ha aclarado Pelegrino.

EL PASADO DE VILLAR

Ferrer ha rechazado el argumento esbozado por el Gobierno cubano que señaló este sábado que Villar fue encarcelado por los delitos de desacato, atentado y resistencia tras ser detenido por "agredir y provocar lesiones en el rostro a su esposa".

La Habana insistió en que Villar era "un preso común" sin relación alguna con la disidencia antes de ser encarcelado. En un comunicado, el Ejecutivo de Raúl Castro sostiene que fue después cuando "comenzó a vincularse con elementos contrarrevolucionarios en Santiago de Cuba, quienes le hicieron creer que su presunta pertenencia a los grupúsculos mercenarios le permitiría evadir la acción de la Justicia".

A este respecto, Human Rights Watch afirmó en un comunicado difundido ayer sábado que la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), encabezada por Elizardo Sánchez, calificó a Villar como preso político en diciembre de 2011. De esta forma, tal calificación se produjo después y no antes de ser condenado el 25 de noviembre, lo cual respalda la versión facilitada por La Habana.

Al respecto, Pelegrino ha indicado que estas acusaciones son "un invento del Gobierno para lavar su imagen, mientras que Ferrer ha remarcado que estas afirmaciones son "falsas", si bien ha reconocido a Europa Press que se produjo "una discusión doméstica" el pasado 12 de julio, exenta de "hechos de violencia doméstica".

Aquel día, la suegra de Villar llamó a la Policía para intervenir en la presunta discusión. En su actuación, los policías "golpearon y le arrojaron gas lacrimógeno y pimienta" a Villar". Esto produjo "indignación" en la familia "por el trato violento".

Ferrer ha explicado que fue el mismo 24 de agosto, día de la fundación oficial de la Unión Patriótica Cubana, el día en que contactó por primera ocasión con Villar, en el marco de una búsqueda de "jóvenes descontentos con el sistema y críticos con el Gobierno", dispuestos a emprender "una lucha pacífica y moral". Según ha mantenido Ferrer, Villar "se lo pensó" y fue en "los últimos días de agosto" cuando comenzó sus "actividades en la calle".

ENCARCELAMIENTO

Otra fecha clave en el encarcelamiento de Villar, según Ferrer, fue el 14 de noviembre cuando Villar fue "reprimido" en las calles de la localidad cubana de Contramaestre "junto con otros nueve activistas, entre ellos Jorge Cervantes García, el coordinador de la Unión en Contramaestre". En aquella acción, se manifestó "frente a 800 o incluso 1000 personas" cantando eslóganes como 'Abajo el comunismo' y 'Viva la democracia', entre otros.

Como consecuencia, le detienen "de forma violenta" y le trasladan "a la unidad policial de San Luis" y, finalmente, a la de Contramaestre, donde le "amenazan y le proponen apartarse de esas acciones". De no hacerlo, ha continuado Ferrer, "le acusarían del delito de agresión a su mujer", en referencia a la "discusión" de julio.

El 24 de noviembre, y no el 12 como sostuvo Elizarlo Sánchez, fue detenido, sometido a un "juicio rápido" y condenado a cuatro años de prisión. Un mes después, Villar decide "suspender la huelga de hambre que inició el 25 de noviembre" a petición de la esposa, de Unión Patriótica Cubana y de la promesa de las autoridades cubanas de que sería liberado.

No obstante, el 29 de diciembre reanuda la huelga y las autoridades le "encarcelan en una celda de castigo, donde, en condiciones de ayuno, temperaturas muy bajas, (...) y sin ropa, contrae una neumonía". "No le ofrecen asistencia médica. Tenía fiebre altísima, pérdidas de conocimiento y vómitos", ha relatado Ferrer, "y deciden llevarlo a un hospital de Santiago de Cuba donde le dan alimentación y respiración asistida".

Esta versión difiere en algunos aspectos con la ofrecida por la mujer del fallecido, quien ha rechazado precisar fechas de incorporación de Villar a las filas de la Unión Patriótica Cubana al limitarse a decir que "entró en una unión (...) allá a finales del año 2010 o 2011".

Pelegrino ha remachado que Villar le "comentó sus actividades y algunas reuniones", pero ha insistido en que desconoce mayores detalles sobre la participación de su esposo en la disidencia cubana. Pelegrino ha admitido que se incorporó a las Damas de Blanco "cuando fue encarcelado, hace unos dos o tres meses".