Actualizado 03/08/2006 16:18:00 +00:00 CET

Cuba.- La oposición interna teme que el Gobierno tome medidas drásticas contra los disidentes

MIAMI, 3 Ago. (del enviado especial de EUROPA PRESS Carlos López) -

La oposición interna al Gobierno cubano está comprobando que las presiones de la policía política contra los disidentes del régimen se han ido incrementando en los últimos días y el nivel de presión ha alcanzado las amenazas de muerte lo que ha llevado a muchos a temer por sus propias vidas.

En declaraciones telefónicas a Europa Press desde la isla, el presidente de la Coordinadora Democrática de la ciudad de Pinar del Río, Richard Acosta, afirmó que para el régimen castrista no es un secreto "lo indefenso que se siente un ser humano cuando defiende la verdad y ha tenido que enfrentarse a personas (...) independientemente de que te maltraten económicamente o humillen".

"La oposición tiene miedo, miedo de que llegado un momento se tomen medidas drásticas", señala Acosta, quien además resalta la falta de información de la población que ha llevado en el caso de los partidarios del Gobierno a creer que es posible una invasión estadounidense lo que puede moverles a atacar a los disidentes.

"La misma población dice a los opositores que podrían tener problemas en caso de un ataque", explicó. La población carece de información dentro del país y observa como se están llevando a cabo movimientos militares a lo largo de la costa y el traslado de efectivos a las costas.

En el caso de la Coordinadora Democrática de Pinar del Río, Acosta asegura que no tienen ninguna intención de actuar como "quinta columna" de ningún país invasor. No obstante, resaltó que cualquiera que sea el próximo presidente que llegue "están en contra de las violaciones de los Derechos Humanos".

"Los opositores en Cuba siempre han tenido el miedo a ir a la cárcel (...) en estos momentos nadie puede discutir que se trata de una situación álgida y que puede ocurrir cualquier cosa", afirmó. "Tenemos miedo, habría que ser un temerario para no tener miedo (...) A mí me lo han dicho personas de la seguridad del estado, (citando) 'en caso de que la situación se ponga mala le vamos a pasar por arriba con los tanques'", añadió.

Para Acosta, la realidad de Cuba no dependerá del cambio de una persona sino de un sistema que en el caso del actual "es violador de los Derechos Humanos" y tener los mismos derechos que tienen el resto de los ciudadanos del mundo, derecho a poder acceso a medios de comunicación y decidir sus representantes políticos.

Acosta no quiso hacer especulaciones sobre lo que estaba pasando ahora mismo en Cuba dado que es la población que vive en la isla "la que está más desinformada", ni tan siquiera se sabe el estado de salud del presidente.

"La solución de este país, de todas formas está en todos los cubanos no en una persona, Mao pasó y en la Unión Soviética pasaron años hasta que hubo un cambio de régimen, no tengo porque pensar que la desaparición física de un presidente pueda acabar con un sistema".