Actualizado 03/08/2006 20:34:41 +00:00 CET

Cuba.- Organizaciones de exiliados critican al Gobierno americano por su negativa a permitir el flete de embarcaciones

MIAMI, 3 Ago. (Del enviado especial de EUROPA PRESS Carlos López) -

El presidente de la organización opositora al régimen cubano Movimiento Democrático, Ramón Saúl Sánchez, lamentó hoy la postura adoptada por el Gobierno estadounidense en su negativa a aceptar cualquier tipo de acción de los movimientos de exiliados cubanos en territorio norteamericano, por lo que anunció que pedirán explicaciones a Washington.

En declaraciones a Europa Press, Sánchez afirmó que pedirán al Departamento de Estado norteamericano que diferencie "entre una flotilla de barcos que pueda salir de aquí y entrar en Cuba para ejercer su derecho como cubanos a participar junto a los cubanos de la isla en los sacrificios en favor del cambio y barcos que vayan a la isla a tratar de introducir familiares en EEUU".

"Hay una diferencia entre los dos", señaló Sánchez, al tiempo que indicó que Movimiento Democrático "no busca, ni estimula un éxodo desde Cuba, ya que por el contrario desintegraría la nación cubana y pone en peligro las vidas humanas", pero sí reclama "y con todo el vigor el derecho como cubanos de llevar ayuda humanitaria y estar presentes allí".

Defienden, según explicó, "el derecho a correr los mismos riesgos porque es inadecuado en este momento de cambio convocar desde las playas del destierro a los cubanos dentro de la isla a tomar cierto tipo de acción sin estar dispuestos --en Miami-- a correr los mismos riesgos (...) dar ejemplo, por lo que hay que tratar de ir y estar ahí".

Los preparativos del grupo van desde el apoyo humanitario, en el caso de que se requiera debido a la situación, y también una intervención en el caso de que el Gobierno inicie una campaña de represión en contra de la oposición interna "para dar un mensaje a las fuerzas reformistas dentro y fuera de la estructura del poder".

Debido a la cautela que requiere su posición respecto al decreto presidencial estadounidense que impide que este Movimiento pudiera llevar a cabo su incursión bajo amenaza de cárcel y confiscación de su flotilla, Sánchez no quiso concretar ningún tipo de operación hacia la isla, pero explicó que la Carta de Derechos Humanos reconoce la capacidad de retorno de una persona a su propia tierra y que es "un derecho" que se reservan.

En este sentido, manifestó que, como en ocasiones anteriores, las protestas realizadas cuentan con la colaboración de ciudadanos que han llegado a reunir hasta 40 barcos y una decena de aviones. En esta ocasión están dispuestos una quincena de barcos y diez aviones en el caso de que se decidiera llevar a cabo una penetración en el territorio americano.