Cuba.- Raúl Castro dice que ha movilizado decenas de miles de soldados y que "millones" de cubanos rechazan el plan Bush

Actualizado 18/08/2006 11:51:50 CET

Afirma en su primera entrevista como presidente provisional que siempre ha sido "discreto" y tiene intención de seguir siéndolo

LA HABANA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Raúl Castro, hermano del presidente cubano Fidel Castro y presidente provisional desde el pasado 1 de agosto, asegura hoy en una entrevista al diario oficial 'Granma' que desde esa fecha se ha elevado "de manera sustancial" la "capacidad y disposición combativa" del país a través de varias medidas, entre ellas la "movilización de varias decenas de miles de reservistas y milicianos", para hacer frente a una hipotética agresión estadounidense.

Además, afirma que "millones" de cubanos rechazan los planes de transición del presidente de Estados Unidos George W. Bush y estarían dispuestos a recibir "con el fusil en la mano" al "interventor" que envíe Washington.

"No podíamos descartar el peligro de que alguien se volviera loco, o más loco todavía, dentro del gobierno norteamericano", afirma Raúl Castro en sus primeras declaraciones desde que, además del mando militar, asumió la dirección política del país tras ser operado su hermano de una hemorragia intestinal de la que está convaleciente.

Castro dedica gran parte de la entrevista, titulada "Ningún enemigo podrá derrotarnos", a comentar la amenaza estadounidense, aunque añade que no pretende "exagerar peligros" y admite que los "ataques" norteamericanos hasta ahora "no han pasado de la retórica" y las "transmisiones subversivas" de radio y televisión.

Además, agradece a los médicos la "profesionalidad" y el "gran amor" con que están atendiendo a su hermano, porque esto "ha sido un factor muy importante en la progresiva recuperación de Fidel", aunque agrega que "su extraordinaria naturaleza física y mental también ha resultado esencial para su recuperación satisfactoria y gradual". A lo largo de la entrevista, Raúl Castro intercala frases y citas suyas, y de José Martí, para exponer su posición sobre distintos asuntos.

El general afirma que no le preocupan en absoluto los rumores internacionales acerca del mutismo que ha mantenido a lo largo de los 17 días que Fidel lleva convaleciente y sólo le interesa lo que piensen los cubanos: "afortunadamente vivimos en esta isla geográficamente pequeña, donde se sabe qué hacemos todos", argumenta. Según dice, no ha salido en los medios porque "sencillamente no ha resultado necesario".

En este sentido, argumenta que si suele aparecer poco en público es porque "muchas tareas relacionadas con la defensa del país no deben ser publicadas y hay que manejarlas con el máximo cuidado", y esa ha sido su tarea como ministro de Defensa. "Además, siempre he sido discreto, esa es mi forma de ser, y de paso aclaro que pienso seguir así", asevera.

Las primeras imágenes de Raúl Castro desde el 1 de agosto se difundieron con motivo de la visita del presidente venezolano, Hugo Chávez, que viajó a La Habana el 13 de agosto para celebrar con Fidel su 80 cumpleaños.

En la entrevista, Raúl Castro agradece los "numerosos mensajes de solidaridad" de todo el mundo y dice que ya hay 12.000 firmantes en el llamamiento lanzado por personalidades de la cultura de más de cien países, entre ellos varios premios Nobel, condenando "declaraciones injerencistas y agresivas del Gobierno de los Estados Unidos".

BUSH, "BRAVUCON DE BARRIO"

"Desde allá, como si fueran los dueños del planeta, dicen que aquí tiene que haber transición a un régimen social que sea de su agrado y que 'tomarán nota de cuantos se opongan a ello'", añade el mandatario, achacando a Bush una "actitud de bravucón de barrio" y "gran estupidez".

Raúl Castro asegura que la situación en el interior de la isla es de "absoluta tranquilidad" y de "actitud serena, disciplinada y decidida", y añade que por la situación interna "no hubiera sido necesario movilizar ni un pionero de los que custodian las urnas en las elecciones".

Sin embargo, vuelve la vista a Washington y subraya que nunca ha "echado en saco roto una amenaza del enemigo". A su juicio, Estados Unidos no debe "tomar nota" de quienes se opongan a la transición, sino de los "anexionistas asalariados de su Oficina de Intereses en La Habana, esos que van a recibir las migajas de los anunciados 80 millones de dólares para la subversión, porque el grueso se lo distribuirán en Miami".

"De lo contrario, la lista va a ser interminable. Tendría que anotar los nombres de millones y millones de cubanos y cubanas, los mismos que están listos para recibir a su interventor designado con el fusil en la mano", agrega.

UNIDAD MONOLITICA

Los cubanos, recalca, están dando "una prueba de madurez, serenidad, unidad monolítica, disciplina, conciencia revolucionaria y _ponlo en mayúsculas_ firmeza", que le recuerdan a "los días heroicos de la llamada Crisis de los Cohetes, en octubre de 1962". "Nadie lo dude, mientras permanezcamos así, ningún enemigo podrá derrotarnos", remacha.

Cuba, prosigue Raúl Castro, está dispuesta a "normalizar las relaciones" con Estados Unidos, pero "en un plano de igualdad" y sin una "política prepotente e injerencista".

Así, arremete contra el "plan intervencionista" aprobado por Washington en 2004 y la nueva estrategia desde este mes de julio. "Han dicho abiertamente que incluye un anexo secreto que no publican 'por razones de seguridad nacional' y 'para asegurar su efectiva realización' (...), El gobierno de los Estados Unidos no revela el contenido de ese anexo porque es ilegal. Hay que exigir su divulgación, sobre todo ahora que han hablado de su existencia para amenazar a Cuba", argumenta.

Por ese motivo, dice el jefe de las Fuerzas Armadas, en los "últimos tiempos" se han adoptado medidas "para fortalecer cada vez más la defensa" y desde el 1 de agosto se tomaron nuevas medidas y se movilizó a reservistas y milicianos, y se planteó a las tropas regulares, incluidas las especiales, "las misiones que exigía la situación político militar creada".

Según Castro, la movilización se ha desarrollado "satisfactoriamente", todo el personal ya cumplido o está cumpliendo un "importante ciclo de preparación y cohesión combativas". "Estas tropas se irán rotando, en cifras aproximadamente iguales, según se alcancen los objetivos propuestos. Todos los reservistas y milicianos que participarán en estas actividades conocerán, con la anticipación necesaria, la fecha de incorporación a las unidades y el tiempo de permanencia en estas para cumplir su guardia por la Patria", apostilla.

Por último, el mandatario arremete contra la labor propagandística de TV Martí. Después de acusar a Estados Unidos de violar los acuerdos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones por transmitir desde un avión desde aguas internacionales, añade que no le preocupa esa "propaganda burda y de pésima factura, muy por debajo del nivel cultural y político de la población cubana". Estados Unidos, dice, dedica "sumas millonarias" a una "TV que no se ve".