Publicado 08/11/2021 14:57CET

Cuba.- Relatores de la ONU piden información al Gobierno de Cuba sobre activistas detenidos

Archivo - Miguel Díaz-Canel en el congreso del Partido Comunista de Cuba.
Archivo - Miguel Díaz-Canel en el congreso del Partido Comunista de Cuba. - XINHUA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

Varios relatores de Naciones Unidas han pedido al Gobierno de Cuba información sobre las alegaciones de "amenazas, vigilancia y supuestas detenciones arbitrarias" en contra de periodistas y defensores de Derechos Humanos del Comité por la Integración Racial (ICR) y el Movimiento Cristiano Liberación (MCL).

En una carta, la Relatoría Especial sobre la situación de los Defensores de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, la Relatoría Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión y la Relatoría Especial sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica y de asociación han trasladado al Ejecutivo cubano la información de la que disponen sobre estos supuestos abusos.

Así, han resaltado que en 2021 la represión en Cuba se ha incrementado en el contexto de la pandemia de COVID-19. "Producto de la crisis sanitaria, se habrían aplicado medidas destinadas a restringir varios derechos, entre los que se incluyen la libertad de opinión y expresión, la libertad de reunión, asociación y circulación, además de limitaciones a la movilidad con toque de queda en varias zonas del país".

Entre otros asuntos, también aluden a un comunicado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que advirtió en mayo de que "existe en Cuba una práctica de persecución y hostigamiento en contra de periodistas y medios independientes, defensores y defensoras de Derechos Humanos y artistas que denuncian la falta de libertades y derechos políticos o participan de asuntos políticos".

"Sin pretender prejuzgar la veracidad de la información recibida, quisiéramos expresar nuestra más profunda preocupación respecto a los alegatos sobre la criminalización y presuntas detenciones arbitrarias de personas defensoras de Derechos Humanos y periodistas por el trabajo que realizan en la denuncia de violaciones a los Derechos Humanos", han agregado.

También han mostrado su "preocupación" por las "presuntas detenciones arbitrarias, las defensoras y defensores estén siendo objeto de vigilancia, amenazas, hostigamientos, al igual que allanamientos, prohibiciones de viaje y cortes del servicio de telefonía e Internet por su participación en las protestas del 11 y 12 de julio de 2021 o por denunciar los hechos acaecidos durante las protestas en redes sociales y otros medios".

En este sentido, han reconocido su inquietud por 2lo que parece ser una práctica de utilizar detenciones y otros ataques como método de intimidación y hostigamiento de defensores y defensoras de Derechos Humanos". "Asimismo, notamos con preocupación las alegaciones sobre la falta de acceso a medicamentos en prisión y fuera de prisión como método de intimidación", han agregado.

"Lamentamos que, de ser verificados estos hechos, formarían parte de un aparente patrón de represión hacia las actividades de los defensores de Derechos Humanos, y en particular hacia el libre ejercicio de la libertad de expresión", han concluido los relatores, que han señalado que "agradecerían" recibir una respuesta del Gobierno cubano "en un plazo de 60 días".

LA SITUACIÓN DE FERRER

Por otro lado, la ONG Prisoners Defenders ha hecho un llamamiento al Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell, para que interceda en favor de José Daniel Ferrer, "torturado, enfermo e intoxicado con psicofármacos en prisión en Cuba".

Ferrer se encuentra en la prisión Mar Verde de Santiago de Cuba desde que fue detenido el pasado 11 de julio, día en que se disponía a participar de las protestas masivas que tuvieron lugar en más de 50 ciudades de la isla y a las que no pudo siquiera llegar.

Según Prisoners Defenders, en dos llamadas, Ferrer ha descrito torturas que se le están aplicando y que pueden acabar con su salud física y/o mental "en muy corto espacio de tiempo".

"Lleva más de 120 días encerrado entre cuatro paredes blancas, sin ventilación alguna hasta hace apenas unos días, con el único mobiliario de una bombilla luminosa las 24 horas del día encendida", ha denunciado la ONG.

"Sufre de unos ataques sónicos que identifica y describe como 'sonido de grillos'. Precisamente en ambas llamadas es posible escuchar claramente un sonido constante muy semejante al de los grillos", ha agregado.

Además, "no ve la luz del sol jamás, lo que provoca carencias de vitaminas esenciales que el organismo necesita" y "sufre de intensos dolores de cabeza recurrentes, sangrado bucal, falta de aire, perdida de la visión". "Esta sintomatología además no le permite dormir", ha añadido la ONG.

"Sufre de una paupérrima alimentación en prisión y se alimenta de lo poco que los familiares le pueden llevar, pero a los familiares también les impiden pasar muchos de los alimentos que llevan", han lamentado, antes de denunciar que tampoco "recibe tratamiento médico alguno, salvo la administración mediante engaño de una droga psicoactiva, Alprazolam, que provoca falta de aire, inclinación al suicidio y alteraciones de la consciencia".

"La reticencia a cambiarle de celda, así como las obras realizadas en ella, como veremos, indican que ésta pudiera estar preparada tecnológicamente para la tortura", han concluido.

Prisoners Defenders ha extendido su llamamiento a la Comisión Europea, a los gobiernos de Canadá y Noruega y "todos aquellos mediante los cuales el régimen aún se nutre de activos financieros y políticos" y que "por lo tanto tienen margen y herramientas para exigir el respeto de los Derechos Humanos" para que "colaboren de inmediato a impedir este lento y cruel asesinato de un notable defensor de los Derechos Humanos".

Contador