Publicado 21/04/2021 22:06CET

Cumbre Ib.- La Cumbre Iberoamericana se conjura para avanzar hacia la acción climática sostenible

La secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, y el jefe del Gobierno de Andorra, Xavier Espot, en el plenario de la Cumbre Iberoamericana
La secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, y el jefe del Gobierno de Andorra, Xavier Espot, en el plenario de la Cumbre Iberoamericana - JAVIER BORREGO - Europa Press

Exigen "un mayor esfuerzo y ambición global" para llegar a cumplir los acuerdos de París

SOLDEU (ANDORRA), 21 Abr. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Rubén González) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de los 22 países iberoamericanos, reunidos en la XXVII Cumbre Iberoamericana en Andorra, se han conjurado para impulsar una transición hacia la acción climática sostenible reconociendo que el cambio climático es "una de las cinco principales causas de pérdida de biodiversidad".

Así se recoge en un comunicado especial sobre cambio climático y medio ambiente, promovido por España, que han sellado este miércoles en el plenario de la cumbre en el que concluyen que es esencial promover la urgente reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, para prevenir la degradación de los ecosistemas, que proveen servicios esenciales a la promoción del desarrollo sostenible y juegan a su vez "un papel relevante en la lucha contra el cambio climático".

Además, ponen el foco en la sostenibilidad del consumo y de la producción de las sociedades que conforman la Conferencia Iberoamericana, "fortaleciendo el uso sostenible de los recursos y priorizando la inversión en la protección, la conservación y el uso sostenible de la naturaleza para ayudar a impulsar las economías y promover la inclusión social y la erradicación de la pobreza".

Esta medida pretende aportar a la remisión de la recurrencia de eventos climáticos extremos y de las emisiones de gases de efecto invernadero y para poner freno "al deterioro de la calidad de vida y sistemas de vida de los pueblos" de los países que forman parte de la región así como la pérdida y la degradación de la biodiversidad.

Los líderes recuerdan que la región de América Latina y el Caribe es uno de los territorios más vulnerables del planeta a los efectos adversos del cambio climático y, por lo tanto, su contribución a la lucha global contra este fenómeno debe ser "reconocida y apoyada" por la comunidad internacional por medio de apoyo técnico y financiero

AGENDA 2030

En ese sentido, los países firmantes vuelven a manifestar su compromiso con la Agenda 2030 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que ven como una de las "hojas de ruta fundamentales" para lograr el desarrollo sostenible en las dimensiones económica, social y medioambiental.

Con todo, en el documento dejan claro que los datos ponen sobre plano la necesidad de "un mayor esfuerzo y ambición global" para alcanzar los ODS y cumplir con los objetivos del Acuerdo de París y, en especial, el objetivo de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2ºC con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5ºC con respecto a los niveles preindustriales.

Para alcanzar estos objetivos, los firmantes acuerdan explorar las oportunidades de inversión y empleo que ofrecen los patrones sostenibles de consumo y producción, entre otros modelos, y reconocen la importancia de crear incentivos económicos adecuados con miras a impulsar modelos de negocio sostenibles.

Por todo ello, emplazan a los países a renovar los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en materia de Medio Ambiente, en particular los vinculados al Cambio Climático, la Conservación y Uso Sostenible de la Biodiversidad y la Lucha contra la Desertificación, entre otros.

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

Además, los miembros de la cumbre han aprobado un segundo comunicado especial, también promovido por España, sobre ciencia, tecnología e innovación en el que piden una mayor cooperación entre Europa y Latinoamérica ante un reto común de ambas regiones que deben fortalecerse mediante proyectos concretos.

Ponen como ejemplo de esa cooperación en proyecto las acciones del programa europeo de observación de la tierra, Copernicus, en países latinoamericanos y caribeños, en la monitorización de los recursos naturales y del impacto del cambio climático en la región y la creación de infraestructuras de datos espaciales para conocer, por ejemplo, la superficie agrícola y la demanda neta de riego de los cultivos, que permita a los usuarios y administradores de los recursos hídricos disponer de manera oportuna de esta información para la planificación y toma de decisiones.

El documento aprobado subraya la importancia de continuar fortaleciendo la asociación birregional en la cooperación en ciencia e innovación frente al COVID-19 y llama a seguir compartiendo avances, información y buenas prácticas en el área de CTI, incluida la transferencia de conocimiento y tecnología innovadoras hacia los países en desarrollo, un método de trabajo y muestra de mutua confianza que ha resultado imprescindible en la lucha contra la pandemia y que será beneficioso ante cualquier otro reto que se presente a la Comunidad Iberoamericana.

Contador