Publicado 17/07/2020 17:47CET

Cumbre UE.- Michel aparca el debate sobre el tamaño del fondo y el presupuesto en los primeros compases de la cumbre

BRUSELAS, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo europeo, Charles Michel, ha pedido a los líderes centrar sus primeros debates en cuestiones como el respeto al Estado de Derecho, la clave de reparto de los fondos y la creación de nuevos impuestos europeos, aparcando así otros temas más espinosos como el tamaño del fondo de recuperación y del presupuesto de la UE o la condicionalidad para acceder a las ayudas.

Esta es la estrategia del exprimer ministro belga para ir acercando poco a poco las posturas de los jefes de Estado y de Gobierno y empezar a tejer acuerdos, según han señalado fuentes comunitarias. La idea de Michel es dejar después espacio para contactos bilaterales o por grupos pequeños antes de volver de nuevo a la mesa a veintisiete.

Los líderes comenzaron a las 10.00 horas la cumbre compartiendo impresiones con el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, y después mantuvieron dos breves puntos de información sobre Rusia y Turquía, pedidos el primero por Lituania y el segundo por Grecia y Chipre.

Tras estos intercambios se dio paso al único punto en la agenda de la cumbre, que es el debate sobre el presupuesto de la UE para los próximos siete años y el fondo de reconstrucción. Según ha detallado una fuente diplomática, los jefes de Estado y de Gobierno no han entrado en los detalles y "la temperatura en la sala no ha subido demasiado".

Durante esta primera ronda de intervenciones varias delegaciones han planteado opciones para recortar aún más tanto el presupuesto como el plan de recuperación. En el segundo caso, las ideas han pasado por mantener los 560.000 millones dirigidos a los gobiernos en forma de transferencias o préstamos, pero reducir otros programas.

Algunos de los que podrían verse afectados por estos recortes serían el nuevo 'plan Juncker' o el Instrumento para la Solvencia', que pretende impulsar inversiones privadas en empresas golpeadas duramente por la pandemia a través de garantías del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Dinamarca, según la misma fuente diplomática, ha sido el país más activo en la búsqueda de opciones para recortar el fondo, mientras que Francia ha centrado sus esfuerzos en eliminar los 'cheques' o correcciones que reducen la aportación de los países ricos al presupuesto comunitario.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha insistido en que los planes nacionales para acceder a las ayudas tienen que ser aprobados por unanimidad entre los socios comunitarios. Por contra, Pedro Sánchez y el italiano Giuseppe Conte han insistido en que la propuesta de la Comisión Europea representa el mínimo aceptable para Madrid y Roma.

"Parece que los líderes están reservando energías para lo que venga mañana", resumen fuentes diplomáticas.