Publicado 19/11/2021 21:42CET

Cvirus.- El presidente de Austria pide unidad ante las nuevas medidas para salir de la "cuarta ola masiva de COVID-19"

26 October 2021, Austria, Vienna: Austrian President Alexander Van der Bellen delivers an address during a swearing-in ceremony for recruits, as part of the national holiday celebration in Vienna. Photo: Florian Wieser/APA/dpa
26 October 2021, Austria, Vienna: Austrian President Alexander Van der Bellen delivers an address during a swearing-in ceremony for recruits, as part of the national holiday celebration in Vienna. Photo: Florian Wieser/APA/dpa - Florian Wieser/APA/dpa

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, ha pedido este jueves unidad a los ciudadanos después del malestar generado por la imposición de nuevas restricciones, entre ellas el confinamiento nacional y la obligatoriedad de la vacuna contra el coronavirus, que servirán para "salir de la cuarta ola masiva de COVID-19".

"No nos dividamos", ha solicitado Van der Bellen en un discurso televisado en el que ha alertado de que "las reacciones (a las medidas) no deben estar dominadas por la ira, el dolor, y el resentimiento, sino por la constatación de que solo las restricciones a la circulación de personas pueden acabar con la cuarta ola masiva de coronavirus que afecta a Austria".

Para el presidente, la decisión del confinamiento ha llegado "tarde", pero ha sido la correcta ya que la situación "simplemente no podía seguir así".

En cuanto a la vacunación, el presidente austriaco ha hecho referencia a que existen "obligaciones humanas", como "el deber de estar ahí el uno para el otro", por lo que vacunarse ahora se convierte en un deber para "ayudar a prevenir nuevas olas", informa 'Der Standard'.

"Construyamos una comunidad fuerte y solidaria. Por favor ayuden. Gracias", ha concluido el presidente.

Las palabras de Van der Bellen se producen después de que ya se hayan anunciado grandes manifestaciones en el país en contra de las nuevas restricciones, y de que la Inteligencia austriaca haya alertado sobre las posibles acciones de los participantes, como por ejemplo que traten de acceder a hospitales y centros sanitarios.

El país se convierte así en el primero en Europa en imponer la obligatoriedad de la vacuna, el mismo día en el que se han notificado cerca de 16.000 nuevos contagios, anotando un nuevo récord de casos.

El canciller de Austria, Alexander Schallenberg, ha anunciado este viernes que las autoridades impondrán un nuevo confinamiento a nivel nacional a partir del lunes y ha afirmado que la vacunación contra el coronavirus será obligatoria a partir del mes de febrero.

La incidencia semanal de contagios por cada 100.000 habitantes es ya de 990,7 y la situación es especialmente grave en Salzburgo y Alta Austria, donde la incidencia supera los 1.500 casos. En el estado de Estiria ya no hay camas de cuidados intensivos, informa ORF.

Contador