Publicado 26/01/2021 04:14CET

DDHH.- Amnistía Internacional lanza una campaña para pedir la prohibición de sistemas de reconocimiento facial

Reconocimiento facial en la universidad a distancia para evitar las trampas
Reconocimiento facial en la universidad a distancia para evitar las trampas - UDIMA - Archivo

La organización considera que esta tecnología "amplifica la actuación policial racista"

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional ha lanzado este martes una campaña para pedir la prohibición del uso de los sistemas de reconocimiento facial, que considera una "forma de vigilancia masiva" que "amplifica la actuación policial racista y amenaza el derecho de manifestación".

"El reconocimiento facial entraña el riesgo de que los organismos encargados de hacer cumplir la ley lo utilicen como instrumento contra las comunidades marginadas en todo el mundo. De Nueva Delhi a Nueva York, esta tecnología invasiva pone nuestra identidad en contra nuestra y menoscaba los derechos humanos", ha afirmado el investigador de Amnistía Internacional sobre Inteligencia Artificial y Derechos Humanos, Matt Mahmoudi, en un comunicado.

Con el nombre de 'Prohibir el escaneo' ('Ban the Scan'), la iniciativa ha arrancado en Nueva York, Estados Unidos, y se extenderá a todo el mundo para denunciar la "violación del derecho a la privacidad" y la "amenaza del derecho a la libertad de reunión pacífica y de expresión" que supone, a juicio de la organización, esta tecnología.

En concreto, en Nueva York, Amnistía Internacional se ha sumado a Inteligencia Artificial para las Personas, el Proyecto de Supervisión de las Tecnologías de Vigilancia, el Proyecto de Defensa de los Inmigrantes, la Unión por las Libertades Civiles de Nueva York, la Defensoría del Pueblo, la Coalición de Nueva York por la Privacidad, el senador estatal Brad Hoylman y Rada Studios para unir sus fuerzas en una campaña en favor de la promulgación de legislación que prohíba que los organismos encargados de hacer cumplir la ley utilicen tecnología de reconocimiento facial para vigilancia masiva en la ciudad.

"El uso policial de tecnología de reconocimiento facial pone a neoyorquinos y neoyorquinas inocentes en una rueda policial de reconocimiento permanente y viola nuestro derecho a la privacidad. El reconocimiento facial es un procedimiento omnipresente y no regulado que debe prohibirse", ha añadido en este sentido la fundadora y directora ejecutiva de Inteligencia Artificial para las Personas, Mutale Nkonde.

Por su parte, el director ejecutivo del Proyecto de Supervisión de la Tecnología de Vigilancia para el Centro de Justicia Urbana, Albert Fox Cahn, ha asegurado que el sistema de reconocimiento facial es "radicalmente contrario a la democracia".

"El Departamento de Policía de Nueva York lleva años utilizando el reconocimiento facial para rastrear a decenas de miles de neoyorquinos y neoyorquinas y pone a los que son de color en riesgo de sufrir detención falsa y violencia policial", ha lamentado, para incidir en que prohibir el reconocimiento facial "es una cuestión de vida o muerte".

BLACK LIVES MATTER

En este aspecto, la organización ha apuntado al uso de esta tecnología para "hostigar" a los ciudadanos, como ocurrió durante las protestas de Black Lives Matter de 2020.

Según Amnistía Internacional, el 7 de agosto, decenas de agentes del Departamento de Policía de Nueva York intentaron irrumpir en el apartamento de Derrick 'Dwreck' Ingram, cofundador de la organización de justicia social 'Warriors in the Garden', para detenerlo ya que le acusaban de haber agredido a un agente de policía al gritar con fuerza en un megáfono en una de las protestas en junio.

"Una cámara captó frente a su domicilio a un agente que llevaba un documento titulado 'Informe principal divulgativo de la sección de identificación facial', lo que indicaba que probablemente se había utilizado reconocimiento facial para justificar su detención. En el documento se hacía coincidir el rostro de Dwreck con una foto de Instagram", ha relatado Amnistía Internacional.

Para condenar que la Policía "no le informó de sus derechos, amenazó con echarle la puerta abajo, intentó interrogarlo sin la presencia de un abogado, utilizó al menos un helicóptero y drones y apostó a decenas de agentes en el pasillo de edificio, en la salida de incendios y en puestos tácticos emplazados dentro y alrededor de los edificios próximos".

La organización ha precisado que la policía no informó a Dwreck de sus derechos, intentó interrogarles sin presencia de un abogado y utilizó un helicóptero, drones y más de una decena de agente para la detención. Así, han señalado, las autoridades no se fueron hasta que Dwreck comenzó a transmitir en directo lo que estaba ocurriendo, congregaron manifestantes y los medios de comunicación comenzaron a preguntar.

"Se empapeló el barrio de Dwreck con carteles policiales de 'Se busca' con fotografías tomadas sin su consentimiento de su cuenta privada de Instagram. Aunque el Departamento de Policía de Nueva York confirmó al principio que había utilizado tecnología de reconocimiento facial, todavía tiene que desvelar debidamente documentación en el proceso legal de Dwreck sobre el uso de tal tecnología", ha criticado la organización.

MÁS DISCRIMINACIÓN

Por otro lado, entre los motivos que han impulsado la campaña se encuentra también el uso discriminatorio de esta tecnología por parte de propietarios de inmuebles de alquiler para espiar a las comunidades negras y pardas.

Entre 2018 y 219, la comunidad predominantemente negra de los edificios Atlantic Plaza Towers de Ocean Hill-Brownsville, en Brooklyn, se opusieron con éxito a la instalación de cámaras de reconocimiento facial allí, como pretendía hacer el propietario, Nelson Management Group.

Así, el lanzamiento de la campaña 'Prohibir el escaneo' va acompañado de la creación de un sitio web donde los vecinos y vecinas de Nueva York pueden generar comentarios sobre el uso que hace el Departamento de Policía de Nueva York, al amparo de la denominada Ley POST, relativa a la supervisión pública de las tecnologías de vigilancia, y en una etapa posterior de la campaña, generar solicitudes de libertad de información para ver dónde se utiliza tecnología de reconocimiento facial en sus comunidades.

Este sitio se ampliará en mayo de 2021, cuando Amnesty Decoders, red mundial de activistas digitales, ayudará a geolocalizar en Nueva York dispositivos de vigilancia con capacidad de reconocimiento facial para que los ciudadanos sepan dónde se utiliza la tecnología.