Publicado 01/12/2021 11:11CET

DDHH.- La cifra de migrantes internacionales equivale ya al 3,6 por ciento de la población mundial

Archivo - 22 May 2021, North Rhine-Westphalia, Duesseldorf: A traveller enters the departure terminal at Duesseldorf Airport. Photo: Henning Kaiser/dpa
Archivo - 22 May 2021, North Rhine-Westphalia, Duesseldorf: A traveller enters the departure terminal at Duesseldorf Airport. Photo: Henning Kaiser/dpa - Henning Kaiser/dpa - Archivo

La OIM alerta de un drástico aumento de los desplazados internos, que superaron en 2020 los 40 millones

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las restricciones a la movilidad adoptadas para contener la pandemia de COVID-19 lastraron en gran medida los desplazamientos internacionales, pero aun así ya son 281 millones las personas que viven fuera del país en que nacieron, un 3,6 por ciento de la población mundial, según un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que alerta de una drástica subida de los desplazados internos.

El 'Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2022' echa la vista atrás para examinar, en esta edición, las consecuencias que han tenido para distintos tipos de viajes una crisis sanitaria que motivó el cierre indiscriminado de fronteras. La cifra de pasajeros que se movieron por aire descendió en un solo año un 60 por ciento, de los 4.500 millones de 2019 a los 1.800 millones de 2020.

El dato de migrantes internacionales, en cambio, sigue aumentando, en concreto un 3,5 por ciento, y de no haber sido por la pandemia la OIM estima que habría habido unos dos millones más. El informe recuerda que en 1970 solo había 84 millones de migrantes, lo que equivalía aproximadamente al 2,3 por ciento de los habitantes que tenía entonces el planeta.

De los 281 millones de migrantes registrados por la OIM, 169 se han movido por motivos de trabajo, si bien el movimiento global de remesas ha pasado de 719.000 a 702.000 millones de dólares, un 2,4 por ciento menos --llegó a temerse una caída de hasta el 20 por ciento--.

Pandemia al margen, los desastres naturales, los contextos de violencia y los conflictos armados se han seguido sucediendo, como evidencia el hecho de que hubiese 89,4 millones de desplazados internos, solicitantes de asilo o refugiados, unos 600.000 más que en 2019. La cifra de refugiados rondaba a finales de 2020 los 26,4 millones, mientras que la de desplazados internos ascendía a 55 millones.

Sin embargo, la OIM ha querido poner el foco en el aumento de la movilidad interno en 2020, ya que hubo más de 40,5 millones de nuevos desplazados, de los cuales el 63 por ciento derivaría de desastres y el 25 por ciento de conflictos o situaciones de violencia.

El director general de la agencia, António Vitorino, ha apuntado que el informe refleja "una paradoja nunca vista en la historia de la humanidad". "Mientras que miles de millones de personas se han visto efectivamente paralizadas por la pandemia de COVID-19, otros millones han tenido que desplazarse dentro del territorio de sus propios países", ha afirmado.